Comunidad

Siete hechos que explican lo que ocurre con el acueducto de Sardinal

This post is also available in: English

A finales del mes de noviembre el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA) reinició la construcción del acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal pese a la oposición de un grupo de sardinaleños. El proyecto pretende dotar de agua a esas tres comunidades del cantón de Carrillo, pero para muchos vecinos hay inconsistencias entre la verdadera sostenibilidad ambiental y los estudios presentados por el AyA.
Para explicar el conflicto, La Voz de Guanacaste recopiló siete hechos ocurridos alrededor de este proyecto.

1. EL FINANCIAMIENTO

En el 2008 se tramitó un fideicomiso de 22 empresarios para financiar la construcción del acueducto. Esto desató la alerta de los vecinos de Sardinal quienes consideraban que los trabajos beneficiarían entonces a los grandes desarrollos de las comunidades de El Coco y Ocotal. El AyA reconoce que mediante el fideicomiso se construyó parte del acueducto y que las empresas privadas donaron terrenos, un tanque y tuberías, pero afirma que actualmente la obra es pública, financiada, construida y administrada por la institución.

2. LA VIABILIDAD AMBIENTAL

La viabilidad ambiental de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) para la ampliación del acueducto de Sardinal data del 2008, cuando por primera vez el AyA intentó iniciar la construcción, pero en el 2009 la Sala Constitucional canceló el estudio y detuvo la obra. Actualmente, el AyA justifica la capacidad del acuífero con esa misma viabilidad ambiental y con estudios hidrogeológicos realizados mensualmente por el Comité Técnico Interinstitucional (CTI)— conformado por el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara), el Ministerio de ambiente y Energía (Minae), y la Universidad de Costa Rica (UCR) — que analiza y confirma que el acuífero tiene la capacidad necesaria para el proyecto. Mediante una resolución de este año (sentencia 2017-001163), la Sala Constitucional resolvió que se contaban con los estudios necesarios para realizar los trabajos.

3. LOS ENFRENTAMIENTOS Y DENUNCIAS

El AyA presentó tres denuncias formales ante la Fiscalía de Santa Cruz por los hechos del jueves 30 de noviembre cuando un grupo de vecinos cerró el Colegio Técnico de Sardinal donde el AyA iba a presentar estudios hidrogeológicos realizados por el CTI. También por lo ocurrido el martes 5 de diciembre, cuando unos 60 sardinaleños se presentaron al lugar de las obras y tuvieron enfrentamientos con la policía antimotines. Ese martes, algunos vecinos lanzaron piedras y dañaron maquinaria y carros del AyA, mientras que la Fuerza Pública, que resguarda las obras diariamente, lanzó gases lacrimógenos. El lunes 18 de diciembre, el Tribunal de Flagrancia amplió la medida cautelar para los querellados, que les impide amenazar o agredir a los policías. La Fiscalía de Santa Cruz deberá hacer una investigación de los hechos para determinar si los vecinos demandados tendrán que enfrentar sanciones penales.

4. LAS PREOCUPACIONES DE LOS VECINOS

El grupo de sardinaleños que se opone al proyecto del AyA, denuncian que el aprovechamiento del manto acuífero de Sardinal terminará por salinizarlo y temen que en un futuro su comunidad se vea desabastecida de agua. Cuestionan, además, que la tubería tiene el tamaño para tomar más de los 70 litros por segundos previstos por el AyA, pero para monitorear esto la institución instalará macromedidores. Los vecinos lo que quieren es que las obras se detengan hasta que se llegue a un consenso entre todas las partes involucradas. El AyA, por su parte, ha manifestado que por la urgencia del acueducto, no hay marcha atrás en la construcción.

5. LA INTERVENCIÓN DE LA DEFENSORÍA

La defensora de los habitantes, Montserrat Solano, se reunió el pasado 11 de diciembre en Sardinal con los grupos a favor y opuestos a la construcción. Tras este encuentro, se llegó al acuerdo de que los vecinos y el AyA designarán a un mediador para que todas las partes involucradas en el conflicto puedan dialogar, determinar condiciones, como por ejemplo no volver a afectar la continuidad de los trabajos, y lograr que la prioridad del agua del acueducto sea para el aprovechamiento de las comunidades. La defensora de los habitantes se mantendrá como observadora de este proceso.

6. LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS EN LA ZONA

El Museo Nacional desestimó las denuncias realizadas por vecinos y miembros del Comité por la defensa y conservación de agua en Sardinal sobre los hallazgos de restos arqueológicos en el tramo de construcción del acueducto Sardinal- El Coco- Ocotal. Previo y durante la realización de las obras, el AyA contaba con la arqueóloga Ifigenia Quintanilla, quien supervisa que no hayan restos o destrucción de patrimonio arqueológico.

7. EL PROYECTO

Según el AyA, el acuífero de Sardinal tiene capacidad para extraer 440 litros por segundo, de los cuales solo se aprovecharán 70. Con el proyecto, que tiene un costo de ¢1.730 millones, se prevé beneficiar a 34.000 personas de las comunidades de Sardinal, El Coco y Ocotal, en un plazo de 25 años. Las obras terminarán en el segundo trimestre del 2018.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios