Galería

El 2020 de Guanacaste, en 10 imágenes

This post is also available in: English

El 2020 es la imagen de dos funcionarios sanitarios envueltos en trajes de plástico bajo el aplacador sol nicoyano, mientras preparan en el cajón de un pickup las pruebas que se realizan para detectar al nuevo coronavirus. Ese año también es el retrato de Luz y Lucrecia, dos vendedoras de artesanías que no tenían otra opción más que salir a trabajar informalmente en la calle, cuando otra parte de la provincia se aislaba en sus casas. O de Luis, un trailero que quedó atrapado con su mercancía entre el pulso de los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua por controlar el tránsito en la frontera norte de Peñas Blancas.

Este año retó de manera extraordinaria a Guanacaste y al resto del país. Lo hizo de distintas maneras y en diferentes grados: la subsistencia, las relaciones sociales y familiares, la cultura, la salud mental y la paciencia de los guanacastecos y las guanacastecas. El virus llegó y se mezcló con problemas y preocupaciones que ya cargaban las personas en el territorio nacional, acentuándose entre sí.

Las fotografías captadas durante el 2020 por La Voz de Guanacaste retratan precisamente esos retos, así como la voluntad de la provincia por resistir. Estas son 10 imágenes seleccionadas por nuestro fotógrafo, César Arroyo, para describir ese año  que no olvidaremos y que resonará aún en el 2021.

18/02/20. Peñas Blancas, La Cruz. Muchos pasos ilegales entre Costa Rica y Nicaragua empiezan en los patios traseros de las casas fronterizas de La Cruz, Guanacaste. Cientos de migrantes cruzan anualmente desde Costa Rica hacia Nicaragua por «el callejón»: un camino que separa a ambos países con un alambre de púas. Foto: César Arroyo
18/02/20. La Cruz, Guanacaste. Ana Yansy López, conocida como ‘Mamá África’, es investigada por la fiscalía de Costa Rica por ser la líder de una red de tráfico de migrantes. Ella lo niega a pesar de los múltiples registros telefónicos que recabó la fiscalía en los que, supuestamente, coordinó el ingreso y salida del país de decenas de africanos, haitianos y cubanos. Foto: César Arroyo
19/03/20. Playa Tamarindo, Santa Cruz. Luz Jarquín, de 35 años, y Lucrecia Zapata, de 47 años, venden artesanías y bisutería en Tamarindo desde hace 7 años. “Yo soy nicaragüense y tengo que mandarle (dinero) a mi familia en Nicaragua, entonces (no salir de casa) sería una situación muy difícil para nosotros, que de por sí ya la estamos viviendo porque casi no hay turistas. La temporada estaba muy buena y ahora estamos viviendo una situación muy dura”, cuenta Luz. Foto: Mari Arango
11/04/20. Nicoya. La parroquia de San Blas ha transmitido sus misas por plataformas digitales como una manera de conectar a la comunidad católica, después de que la iglesia decidiera cancelar sus actividades de Semana Santa por la emergencia sanitaria del coronavirus. Foto: César Arroyo
21/05/20. Peñas Blancas, La Cruz. A finales de mayo hubo una imagen constante que se extendía a lo largo de 17 kilómetros acumulados de furgones desde la frontera de Peñas Blancas: la de un conductor echado en su hamaca. Luis Aguilar mataba el tiempo así, como cientos de sus colegas quienes estuvieron días esperando a que el gobierno nicaragüense abriera su frontera, con poco acceso a agua, comida e inodoros. Foto: César Arroyo
12/06/20. Santa Cecilia, La Cruz. Delmer Zúñiga fue detenido por entrar de forma irregular a Costa Rica en el poblado de Santa Elena de Santa Cecilia, en un camino de tierra que está rodeado por potreros. Afirmó que reside y trabaja en territorio costarricense, pero que cruzó a Nicaragua para comprar un par de “chinelas” y recoger unos aguacates que le regalaron. La policía costarricense le dio un par de guantes de látex y una mascarilla para evitar un posible contagio de coronavirus. Foto: David Bolaños.
24/06/20. Barrio Matabuey, Nicoya. Dos funcionarios de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) se rocían de spray desinfectante después de tomar muestras en un barrio del cantón de Nicoya. Los equipos de muestras usan la parte trasera de las camionetas de la Caja como su oficina, donde manipulan los insumos para las pruebas COVID-19 que realizan en todo el cantón. Foto: César Arroyo
09/07/20. Barrio San Martín, Nicoya. Macaria Toruño Espinoza, de 73 años y vecina de barrio San Martín, se somete a la prueba de COVID-19 durante un muestreo que realizó el equipo de Vigilancia Epidemiológica de Nicoya. “Solo unas cosquillas, vale la pena”, dice tras hacerse el hisopado. Foto: César Arroyo
20/08/20. Sepecue, Talamanca. Nadya Hernández es una indígena Bribri que vive en el distrito de Telire, el segundo con la tasa de suicidio más alta del cantón de Talamanca, según datos del INEC. En el 2017, su tasa era de 25 por cada 100.000 habitantes, casi cuatro veces la tasa nacional. Para el 2019, la cifra bajó a 12, pero aún así duplicaba la tasa nacional de 6.4 por cada 100.000 habitantes. Lorna, la hermana de Nadya, se quitó la vida en junio del 2020. Esta investigación formó parte de GuanaData, un proyecto de La Voz de Guanacaste que investiga el presupuesto público de seis municipalidades del país, entre ellas Talamanca. Foto: César Arroyo
03/09/20. San Martín, Nicoya. Gina Hernández es vecina del barrio San Martín en Nicoya. Hace cinco años vive en la parte de atrás de la casa de sus padres en “un rancho”, como ella le llama. Una cortina sirve como puerta en el único cuarto. Allí, en un colchón, duermen ella y sus dos hijos más pequeños. En Guanacaste más de la mitad de los hogares con condiciones de hacinamiento están liderados por una mujer. Foto: César Arroyo

Comentarios