Regional

Ocho de 11 alcaldes de Guanacaste buscan la reelección, ¿qué implica eso para nuestros cantones?

La campaña política por las elecciones municipales del 2020 ya avanza en los cantones de Guanacaste. Algunos candidatos se dan de codazos para que la población electoral los conozca y se entere de sus ideas. Otros, tienen el camino un tanto adelantado.

Se trata de los ocho alcaldes que buscan la reelección: Julio Viales de Liberia, William Guido de Bagaces, Carlos Cantillo de Carrillo, Luis Fernando Mendoza de Cañas, Juan Pablo Barquero de Tilarán, Giovanni Gómez de Nandayure, Junnier Salazar de La Cruz y Eduardo Pineda de Hojancha. A la lista se le suma también el vicealcalde de Santa Cruz, Iván Ramírez, quien ahora busca ser el jerarca municipal.

Las ganas de continuar al mando de las alcaldías no es un fenómeno solo en nuestra provincia. De hecho, según la lista actualizada de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), 65 alcaldes o alcaldesas de 81 actuales quieren quedarse en el poder (sin tomar en cuenta a Río Cuarto, que hasta estas próximas elecciones elegirá su gobierno local).

“Es normal que busquen la reelección y, además, la persona que está en el cargo tiene más probabilidad de ser electa porque es más conocida”, explica Felipe Alpízar, analista político y exdirector del Centro Investigación en Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR). 

Los números lo respaldan y dan cuenta de que el fenómeno va en aumento. En el país, 26 jerarcas se reeligieron en el 2006, 28 en el 2010 y 31 en el 2016.

La municipalidad les sirve para que la gente los siga conociendo, y hay una inclinación de las personas a votar por la continuidad”, agrega Alpízar. 

Pero esos años no pasan sin cicatrices: cinco de los alcaldes que se quieren reelegir tienen investigaciones penales abiertas por causas relacionadas con corrupción. Cuando la fiscalía abre una investigación es porque tiene “algo de prueba que le permite a la tramitar cuestionamientos”, explicó la analista Marcela Piedra, del CIEP. 

Los alcaldes en general justifican que esas investigaciones provienen de persecuciones políticas, de las consecuencias implícitas de estar en un puesto popular, pero Piedra opina que quien está en un cargo público debe cumplir con las expectativas de sus electores y separarse de su puesto para irse a defender. Si no, “dañás la institución y el proceso democrático”, justificó. 

“Normalmente tratan de perjudicarlo a uno como figura pública”, considera el alcalde de La Cruz que enfrenta nueve investigaciones (legislación en provecho propio, malversación, incumplimiento de deberes, fraude, influencia contra la Hacienda Pública…). 

“Aquí lo que hay es una persecución”, dice por su parte el de Nandayure, a quien investigan por supuesta influencia contra la Hacienda Pública. “Son medidas politiqueras”, considera Viales, de Liberia, con causas por supuestos tráfico de influencias y reconocimiento ilegal de beneficios laborales. 

Dicen, además, que por ser rencillas normales de la política, no hay ninguna afectación a sus candidaturas.

“Lo mío fue una denuncia por un tema en la tormenta Nate, pero eso no me afecta porque más bien remitimos el expediente completo que demuestra que la muni no fue culpable”, dice el alcalde de Tilarán, cuya investigación es la única que no se tramita en la Fiscalía Anticorrupción.

¿Cuáles son los pros y contras de que estos alcaldes lleguen una vez más al poder? Aquí algunos ejemplos: 

Continuidad de proyectos

La mayoría de alcaldes-candidatos consultados por este medio dicen que lo que quieren es concluir proyectos porque cuatro años no son suficientes para concluir sus planes. Justifican que la tramitología municipal les afecta, así como el primer año de trabajo, que lo hacen con un presupuesto estipulado por el gobierno municipal previo.

“Tenemos que obedecer a los lineamientos de la alcaldía anterior en temas de presupuesto, entonces ese año es medio inconcluso”, dice el alcalde de La Cruz, Junnier Salazar, quien busca su segundo mandato.

La directora de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), Karen Porras, coincide con los alcaldes.

Yo considero que los proyectos en las municipalidades son de mediano a largo plazo. Además, la persona tiene una curva de aprendizaje [cuando llega a la alcaldía] que es como de un año”, agrega Porras.

Los índices de Gestión Municipal de la Contraloría General de la República (CGR) también dan indicios de cómo han caminado las municipalidades de la mano de las actuales alcaldías.

Liberia, Bagaces, Tilarán y Hojancha han tenido crecimientos de entre ocho y 12 puntos entre el 2015 (año antes de que asumieran los actuales alcaldes) y el 2018. Carrillo se mantuvo igual, Cañas subió dos y La Cruz cuatro puntos.

En cambio, Nandayure lleva una tendencia a la baja, pero su alcalde dice que esos números no reflejan la realidad del cantón.

Hay un montón de puntos en el índice donde hemos trepado y en muchos no hemos bajado. Yo, digamos, tengo recolección de basura en tres distritos, en esta administración compré un camión, ¿como es posible que no haya trepado?”, se pregunta el alcalde.  

Aferrarse al poder

La reelección de alcaldes puede ser consecutiva e indefinida, pero actualmente hay un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa que busca limitarlo, por considerar que muchos se aferran al poder y no permiten la renovación de liderazgos.

El proyecto de ley de la diputada de Nueva República, Carmen Chan, propone que los alcaldes puedan reelegirse una única vez de forma consecutiva.

“Lo que se pretende es no permitir que se consoliden dictaduras institucionales en las alcaldías del país, debido a que no existe, expresamente, una ley o norma que prohíba la reelección indefinida municipal”, había dicho Chan a otros medios nacionales.

El proyecto está en una comisión especial que estudia los asuntos municipales.

En nuestra provincia, el alcalde de Carrillo Carlos Cantillo busca un cuarto mandato y el de Hojancha, Eduardo Pineda, un tercero. Los demás irían por su segundo periodo. 

Los espacio políticos hay que ganarlos con buenas gestiones y se ha tratado de hacer lo mejor”, dice Pineda como una razón para aspirar nuevamente al poder.

La Voz intentó comunicarse con Cantillo para hablar de la búsqueda de un cuarto mandato, pero no contestó llamadas ni mensajes a su teléfono.

Mujeres una vez más en desventaja

Guanacaste solo tiene dos alcaldesas al mando de los cantones. Se trata de María Rosa López, en Santa Cruz y Anabelle Matarrita en Abangares. Ninguna participará en la contienda política.

Matarrita participó en las elecciones internas de su partido, Liberación Nacional, pero no recibió suficientes votos. “A las mujeres nos cuesta quedar porque aunque seamos igual o más trabajadoras, la gente percibe que quien debe llevar la batuta es un hombre”, dice ella.

Que la mayoría de alcaldías sean gobernadas por hombres y que muchos de ellos busquen la reelección afecta la participación e incursión de las mujeres en la política, explica la analista Marcela Piedra. Actualmente el país tiene 69 alcaldes y solo 12 alcaldesas.

Una ve que la mayoría de los alcaldes están intentando reelegirse y, como son hombres, yo no auguro que vaya a haber una mayor participación de mujeres a nivel local”, considera. 

Hay otro factor que se suma a la dificultad de las mujeres por llegar. “La ciudadanía, por su estructura patriarcal, tiende a preferir liderazgos de hombres”, explica Alpízar.

De hecho, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), Patricia Mora, se pronunció en contra de la reelección y argumentó que eso le añade un escalón más a la posibilidad de que las mujeres participen en las contiendas electorales.

“Permitir la reelección municipal limita y obstaculiza que las mujeres accedan a las postulaciones y al derecho a elegir y ser electas en los cargos de elección popular,» había dicho Mora.

Con distintos partidos

Tres de los ocho alcaldes que buscan reelegirse cambiaron de partido para las próximas comitivas: el alcalde de Liberia, Julio Viales, y el de Bagaces, William Guido, pasaron del Partido Liberación Nacional (PLN) al Partido Integración Nacional (PIN).

El de Nandayure, Giovanni Gómez, dejó el Partido Nueva Generación (PNG) para entrar al cantonal Nandayure Progresa (PNP).

Para Felipe Alpízar eso no significa mucho para los electores municipales, porque “a la gente le importa el candidato, no el nombre del partido”. 

La política local es más personalista y está más desligada de las lógicas partidarias”, agrega Alpízar.

De hecho, los candidatos aseguran que sus visiones y principios no cambian mucho independientemente de la agrupación política con la que estén.

“PNG no me desmotivó como partido, sino que el cantón de Nandayure lo que quiere es tener un partido del cantón”, dice Gómez.

Viales, por su parte, asegura que se apartó del PLN por el rumbo que ha tomado la agrupación. “Liberación funciona a través de pequeñas franquicias. Entonces hay dueños del partido y eso es lo que tiene a PLN hecho pedazos”, alega Viales.

Quijano no contestó las llamadas de este medio.

Nota de la periodista: Si usted quiere recordar y evaluar el cumplimiento de las promesas de sus actuales alcaldes, le recomendamos revisar nuestro juego interactivo #Sindudasenlasurnas, en el que los candidatos a la alcaldía del 2016 respondieron preguntas sobre lo que esperaban hacer en su gestión. Además, visite la plataforma del Estado de la Nación dcifra.cr para conocer el estado actual de su cantón, de forma que pueda tomar decisiones informadas el próximo 2 de febrero.

 

 

 

 

 

 

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios