Regional, Cultura, Sámara, General

Ahora llevo un machete en mi camión

This post is also available in: English

Conduciendo durante un día soleado en Sámara, aprendí otra lección sobre qué cosas siempre tener en mi carro. Ahora le agrego un machete a una lista que incluye agua, alimentos, linterna y paraguas. Es el final de septiembre y mi parte favorita de la temporada de lluvias. Anoche los monos aulladores anunciaron el inicio de una tormenta de lluvia que llegó sólo momentos después. La lluvia golpeaba directamente sobre el metal en el techo de mi casa, era tan fuerte que las conversaciones cesaron. Uno de los relámpagos de la tormenta fue tan brillante que me cegó por un segundo a pesar de que mis ojos estaban bien apretados. Continuó toda la noche hasta la mañana siguiente y me desperté viendo nubes blancas contra un cielo azul brillante por el sol. La carretera principal a Sámara se lavó, flores púrpura silvestres adornan la selva verde a cada lado. Las heliconia nativas están en flor. El ganado pasta mientras las garzas se acicalan a ellas mismas. Los ríos fluyen con un rojo pardusco de la tierra que llevan por debajo de los puentes que cruzan. Nunca se sabe lo que verá en la siguiente curva cuando se conduce en este país, y para afirmar este pensamiento, doblo una esquina para encontrarme con el tráfico detenido debido a que un árbol de 10 metros de altura se cayó sobre el camino, atravesándolo completamente. El suelo donde creció estaba saturado con el agua de las lluvia nocturna. Habían tres coches delante de mí, y tres puertas se abrieron. De cada vehículo salieron hombres que conocía del pueblo y cada uno llevaban un machete en la mano. Se fueron a trabajar de inmediato en el multi acechado árbol, cortando las ramas del árbol de lo que solía ser la parte superior, mientras los apilaban a un lado del camino. Otros cuatro hombres trabajaban con sus machetes desde el otro lado de la ruta, sin duda de coches que estaban saliendo de Sámara. A los pocos minutos se fueron al tronco y tuvimos un carril abierto. Me recordaron a las hormigas que siempre cortan las plantas y los tomates que están a punto de florecer. En lo que parece un abrir y cerrar de ojos, el tráfico se mueve otra vez y al hacer la última curva, llego a ese punto mágico donde Sámara aparece de repente. La línea del horizonte en la bahía que divide los dos azules, entre cielo y mar. Estoy en el camino que sigue recto y se convierte en la principal calle de Sámara, repleta de restaurantes, hoteles, boutiques y tiendas. Lugares como Locanda, La Vela, Lo Que Hay, Al Gusto y Sheriff´s sirven desayunos frente al mar. Los comensales ven a los surfistas en las olas; palos y frisbees están siendo lanzados para los perros, y las parejas caminan de la mano a lo largo de la costa más allá de los caballos. Una muy verde Isla Chora me hace señas para que la visite montado en un kayak y haga un picnic en su playa de arena, posiblemente vea algunas de las ballenas jorobadas que fueron recientemente avistadas cerca del arrecife protector de Sámara. Si llegas desde San José, Liberia, o simplemente desde fuera del pueblo, como lo está mi casa, verás que la calle termina en Playa Sámara, simplemente termina en la playa. Porque usted ya llegó a su destino y no necesita del carro.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios