Comida

Amor ahumado en Nosara

This post is also available in: English

Encontré el Salty Pelican porque una amiga se lo recomendó a una amiga y ella me dijo que tenía que ir. De camino en el tuk-tuk, pensaba que seguramente era un restaurante típico americano: rock and roll, sillas altas, una pantalla con béisbol y meseras en short. Cuando entré, era otra cosa. Sillas bajitas de madera, un ahumador afuera, bachata a todo volumen, una barra llena de ticos (birrita en mano) que salieron de trabajar a las cinco y, en la tele, un partido de la Copa América.

El menú estaba en una esquinita, una pizarra escrita a mano con tiza. Habían palabras que reconocía, habían otras que no. Cuando leí Pulled Pork Sandwich, me sentí a salvo.

El dueño del local, Kyle Christopher tiene tatuajes y un sombrero gastado, se sienta conmigo y, ameno, me pregunta con un inglés sureño inconfundible qué me gustaría tomar. Le digo que agua, pero que porfa me traiga el Pulled Pork Sandwich. Él me argumenta que que tengo que probar su Brunswick Stew. Yo francamente no le entendí, pero le dije que sí porque los ojos le brillaban de orgullo. Mientras cocina, lo releva Terry Christopher en la conversación. Terry es su esposa, es rubia, menudita y alegre.

LEA también: Date un Gustito Delivers Lunches

Se casaron hace 20 años, son de Georgia y tuvieron tres hijos. El primero en venir a Costa Rica fue el hijo del medio, vino a Playa Grande y a Nosara a surfear. Después, Kyle y Terrry se enamoraron de la Costa Rica que su hijo les describió y decidieron que tenían que venir. Vinieron por primera vez hace diez años, conocieron exactamente los lugares de las historias de su hijo y además vieron una propiedad que les movió algo en el corazón y que hoy es su hogar.

El Brunswick Stew sabe a comida de consuelo espiritual (como dice Isabel Allende). Tiene papa, habas, maíz dulce, cerdo mechado y pollo mechado. La salsa no me engaña, esto es barbacoa casera: los tomates, el azúcar moreno, Worcestershire sauce, el saborcito ahumado y algo que me sabe a Navidad. Esto último no lo reconozco, entonces le pregunto a Terry y ella me dice que es nuez moscada.

El sándwich de cerdo mechado vino con una ensalada de papa a la par. Tenía mil años de no comerme una así. Sabe eneldo y mostaza y algún otro secreto que no descubrí. El cerdo está suavecito, lo ahumaron por 12 horas y se le nota. Para ser perfecto solo le faltaría que el pan fuera casero, pero yo entiendo lo que cuesta encontrar buen pan en Guanacaste.

Para ellos, la motivación más importante al abrir este lugar fue ofrecerle a los muchachos como su hijo en aquel momento un lugar al que puedan venir a comer rico, sin quedar pobres y lo lograron. Salty Pelican es perfecto para mucha gente: para mochileros, para turistas a los que les gustan los lujos, para locales y para expats.  

Número de Teléfono: 2680 6397

Dirección: Contiguo al Super Nosara. Nosara Centro

Lo bueno:

  • Ahúman las carnes por 12 horas.
  • Precios muy cómodos
  • Postres caseros

Lo malo: El pan del sánguche no es el más adecuado.

Cerrado los miércoles.

Algunos precios:

  • Brunswick stew: ¢3.500  
  • Pulled pork sandwich: ¢3.500  
  • Galletas: 2 por ¢1.000.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios