Regional, Nosara

Asada de Nosara abrió dos pozos sin permisos ni estudios para abastecer al pueblo

This post is also available in: English

Los integrantes de la Asada Bocas de Nosara abrieron dos pozos sin estudios de capacidad hídrica ni permisos del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), Acueductos y Alcantarillados (AyA), ni el Servicio Nacional de Riego y Avenamiento (Senara).

Según el presidente del ente administrador, Enrique Cordero, y los vecinos consultados, las perforaciones se hicieron porque ya no había agua suficiente para abastecer a la comunidad, pues el pozo que les daba el recurso “se secó”.

“Perforamos los pozos sin estudios porque no tenemos agua. Era eso o cerrar la Asada”, dijo Cordero.

La perforación la realizó la empresa Perforaciones Jiménez entre mayo y junio del 2016 en un terreno que es propiedad de la anterior Asada de Nosara, en Barrio Los Ángeles. El trabajo tuvo un costo cercano a los ¢30 millones que incluyeron la compra del equipo de bombeo, explicó Cordero.

Con las nuevas instalaciones, se dota de agua a 650 usuarios de los barrios El Aeropuerto, Arenales, Cementerio, Hollywood, La Casona, Nosara Centro, y San Pedro.

De hecho, algunos de los vecinos ya han notado los resultados, incluso en las épocas de mayor afluencia de turistas.

“Las perforaciones son una mejora. En esta Semana Santa que pasó hubo agua todos los días”, dijo el vecino de Los Arenales, Jorge Arrieta.

En años anteriores, los vecinos de Nosara centro han tenido problemas con el suministro de agua, lo cual llevó a la Asada a suspender el servicio durante algunas horas de la mañana y la noche para que alcanzara.

Desde abril del 2016, los socios de la Asada de Nosara acordaron donar ¢2.000 cada mes y durante un año para sufragar los costos de las perforaciones, la compra del equipo y las mejoras en el sistema de tuberías, dijo Cordero.  

Regulación en la mira

¿Cuál es el riesgo de perforar pozos sin estudios de capacidad hídrica?

Para el encargado de la Dirección Nacional de Aguas del Minae, José Miguel Zeledón, el mayor riesgo es que estas perforaciones compitan con otros pozos aledaños y bajen el caudal.

“Eso solo lo veríamos conociendo en detalle el pozo y la profundidad de la extracción”, aclaró Zeledón, quien dijo que hablará con AyA para determinar las posibles consecuencias legales.

Aunque el Minae no impondría una sanción directamente, sí dijo que el Estado debe regular la explotación de ambos pozos.

“Por consumo humano no podemos clausurar (los pozos) pero sí regularlos, habría que meterlo al Ministerio Público y ahí lo determinará (la sanción) el juez”, dijo Zeledón.

La sanción que podría afrontar la Asada de Nosara es por el delito a la usurpación de agua, por tomar aguas públicas o privadas en mayor cantidad que aquellas a las que tendría derecho, explicó Zeledón. El Artículo 226 del Código Penal dicta que por este delito se impondrá prisión de un mes a dos años y de 10 a 100 días de multa.

El síndico de Nosara y presidente de la Asociación Integral de Desarrollo de Nosara (ADIN) Marco Ávila, dijo que no teme que el Minae los clausure.

“Para clausurar estos dos pozos, el Minae debe clausurar primero los más de 400 clandestinos que se perforaron antes y están en manos privadas por todo Nosara”, dijo.

Él mismo contó que en noviembre del 2017, la ADIN va a donar a la Asada un kilómetro y medio de tuberías para ampliar el servicio en los barrios de la Rivera Norte, San Ramón, Los Ángeles y Los Gutiérrez.  

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios