Nosara

Bomberos de Nosara se las ingenian con el celular para atender más de 260 emergencias en lo que va del año

This post is also available in: English

Ryan Bombard está pendiente de su celular 24 horas al día, siete días a la semana. No está esperando notificaciones de amigos en redes sociales, sino las alertas que le indican dónde están sucediendo emergencias en Nosara: incendios, inundaciones, culebras y hasta cocodrilos fuera de control.

El celular es prácticamente el centro de operaciones de los Bomberos de Nosara, una organización de voluntarios que co-fundó este exmilitar estadounidense hace casi diez años para responder a una necesidad irresuelta: como el distrito costero está separado del casco central de Nicoya por 60 kilómetros de calle de lastre y huecos, los bomberos oficiales, los de Nicoya, llegaban a las emergencias cuando ya era demasiado tarde.

Si nos atenemos a Bomberos de Costa Rica, solo vendrían a ver las cenizas de los incendios”, dice con seguridad el presidente de la Asociación de Desarrollo (ADIN), Marco Ávila.

Los bomberos de Nicoya admiten que atender las necesidades de todo el cantón es difícil y que los nosareños son un gran soporte en estos tiempos.

“La ayuda que ellos nos han dado ha sido muy valiosa, porque cuando nosotros llegamos a atender un incidente, algo pequeño, ellos ya lo tienen controlado”, dice el jefe de los Bomberos de Nicoya, Javier Guerrero.

No ha sido fácil para el equipo. Todos tienen sus trabajos a tiempo completo, no reciben pago por sus horas como voluntarios —con excepción de Bombard y subsisten a punta de donaciones de la comunidad.

La falta de recursos, sin embargo, no es su única limitación: como no están financiados por Bomberos de Costa Rica, que es la institución estatal a cargo de apagar incendios en todo el país, tampoco les notifican directamente las llamadas de emergencia que entran directamente desde el 9-1-1. Mientras logran ser integrados en el sistema de alertas, los bomberos tienen una solución paliativa: los celulares.

Con donaciones de equipo y de dinero, los Bomberos de Nosara subsisten para atender las emergencias de la comunidad. Foto: César Arroyo

Celular en mano 24/7

Durante una mañana de agosto en Nosara, Bombard nos cuenta que este año ya han atendido 268 incidentes en el distrito. En ocho meses, ya llevan más del doble que el año anterior, cuando atendieron 113, dice él mientras observa las notas de su celular, en el que lleva un minucioso conteo con el detalle del tipo de emergencia, la hora, el lugar y la descripción. La más frecuente es la presencia de serpientes.

Cantidad de incidentes atendidos hasta agosto del 2018

268 Bomberos de Nosara
33Bomberos de Nicoya

 

 

 

 

 

El bombero atribuye la cantidad de llamadas en aumento al crecimiento poblacional del distrito y a que la gente los conoce más.  

“Tenemos llamadas todos los días. Una pequeña, una grande, pero todos los días”, agrega él, quien es el único que se dedica 24/7 a ser bombero en esta comunidad de unos 5.000 habitantes. Los demás acuden sólo cuando la emergencia lo amerita.

Para avisarles de alguna emergencia, los vecinos los pueden llamar directamente a un número de celular que aparece en los rótulos de Bomberos de Nosara, que están pegados en algunos puntos del pueblo. Sin embargo, Bombard asegura que todavía hay gente que no los conoce y termina llamando al 9-1-1.

Para que no se les pasen estas emergencias y las víctimas deban esperar hora y media a que llegue alguien desde Nicoya, Bombard revisa con constancia la aplicación Bomberos CR, en la que se reportan todas las emergencias del cuerpo de bomberos del país.

Cuando él y su equipo se enteran, cubren ellos mismos el evento, avisan a Nicoya y eso le ahorra recursos al cuerpo de bomberos oficial.

Si la emergencia lo amerita, también se ponen de acuerdo para coordinar con otros cuerpos de atención de la provincia por medio de un grupo de WhatsApp. Ahí están Fuerza Pública, Cruz Roja, OIJ, Tránsito, Bomberos y los directores de cada hospital de la zona. En otro grupo similar se comunican todos los bomberos voluntarios de Nosara.

“Si hay una paciente de 16 años con una mordedura de serpiente cascabel en el pie derecho pone como ejemplo Bombardyo envío el transporte con la paciente y envío los datos al Hospital de Nicoya para que cuando llegue tengan los datos de la persona y del problema [accidente] y entonces tienen los medicamentos listos”, dice. “Es muy, muy efectivo”, agrega enfáticamente.

Bombard, el jefe de los Bomberos de Nosara, espera estrenar pronto una estación en donde puedan tener todas sus máquinas y equipo. Foto: César Arroyo.

Donativos para subsistir

En su bodega en la Asada de Guiones, los bomberos nosareños guardan una decena de trajes donados por extranjeros. En los brazos, llevan banderas de Estados Unidos, Suiza, Costa Rica y Canadá.

La comunidad entera se pone la camiseta para ayudar a estos voluntarios. Anualmente realizan una actividad gastronómica llamada Sabores de Nosara en la que comercios locales y vecinos se unen para recaudar fondos para los bomberos y para la Comisión de Seguridad.

Además, unas siete empresas locales les aportan mensualmente un porcentaje de su impuesto de servicio.

A punta de donaciones han logrado adquirir todo lo que tienen: un carro de rescate, un camión de bomberos y otro para incendios forestales, mangueras, trajes, cascos, botas y equipo de rescate acuático.

El camión de bomberos lo donó una pareja de estadounidenses en el 2015. Los bomberos solo tuvieron que pagar ¢4 millones por los impuestos de entrada al país y el transporte.

“Para mí una crisis es tener menos de $4.000 en la cuenta. Pero yo tengo una regla: mínimo $6.000. ¿Por qué? Si un bombero se cae y necesita un helicóptero para ir a San José, tenemos la plata en la mano para pagar [los gastos del accidente]”, dice Bombard.

Cantidad de incidentes atendidos en el 2017

113Bomberos de Nosara
36Bomberos de Nicoya

 

 

 

 

 

Un nuevo hogar

Este año los Bomberos de Nosara se conformaron oficialmente como asociación. Antes estaban incluídos en el marco legal de la Comisión de Seguridad.

Con este cambio, la ADIN donó a los voluntarios un terreno en donde construir la estación y los voluntarios esperan obtener recursos económicos por parte de la municipalidad para la construcción y equipo de segunda por parte de Bomberos de Costa Rica.

El panorama ideal para ellos sería pagarle a otra persona para que trabaje 24/7 y a cada bombero voluntario por las horas que trabaja.

Es gente que tiene buen corazón y que quiere trabajar por el pueblo”, dice Ryan al describir a su equipo.

Cuando concluye la conversación, Bombard toma sus lentes oscuros y se dirige al carro equipado con equipo de rescate y de captura de animales. “Esta es como mi casa”, nos dice. La casa en la que invierte sus 24 horas del día resolviendo las emergencias de Nosara.

 

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios