Regional, Nicoya, Entretenimiento

Concierto de Los Ajenos: una locura hecha a base de charanga

El domingo 8 de febrero se gozó en Nicoya. También se bailó, se cantó, se brincó, se bebió y se hizo cualquier otro verbo que pudiera estar ligado con una tarde de locura ocasionada por la banda de Los Ajenos, quienes recetaron charanga a todos los asistentes de las fiestas patronales de Nicoya.

Los músicos realizaron un concierto de casi dos horas en el que las sorpresas iban y venían al ritmo de la música, como parte del show La fábrica de la locura.

Como si fuese tan fácil como contar hasta tres, con el primer trompetazo de la canción Oh! de Los Ajenos –a eso de las 4 p.m.-  el público ovacionó a los artistas con cervezas en el aire, mientras que del escenario sobresalía una explosión de papeles de colores.

“¡Salud Nicoya! Agárrense que la vamos a pasar muy bien”, gritó el cantante del grupo, Luisga Loría, con cerveza en mano.

Conforme trascurrían los minutos, la gente empezaba a reunirse en la zona de conciertos del campo ferial y los ánimos subían con versiones de canciones como  Vamo’a portarnos mal de Calle 13 y Qué lindo es tu cucu de la Sonora Dinamita.

El aforo fue variado: desde niños de brazos hasta adultos mayores contemplando desde su silla plegable, pero todos con la misma misión de disfrutar del show,  sin importar que el sonido de amplificación no fue el óptimo para los músicos.

Además de ofrecer un ritmo imposible de no bailar, Los Ajenos también divertían al público. Durante la canción Qué lindo es tu cucu, Andrés Madrigal, saxofonista de la banda, se vistió de mujer y entretenía con unas chistosas nalgas de espuma, que se robaban las risas de los espectadores.

“¡Qué bonito Nicoya! ¡Qué bonito haber nacido en esta tierra divina! ¡Qué viva Nicoya!”, expresó Loría, quien es oriundo del Barrio Chorotega, en el centro de Nicoya.

Sin duda una de las canciones favoritas de los seguidores de la banda fue Pamela Chu, con la que la producción del espectáculo tiró rollos de papel higiénico que se iban desenredando  en el aire y las más de 5.000 personas (estimación de Comisión de las Fiestas) levantaban las palmas.

Fotos por Esteban Seniska - Un aproximado de 5000 personas asistieron al concierto de cierre de las fiestas patronales el domingo 8 de febrero.

Un show entre familia y colegas

Uno de los momentos más emocionales de la tarde fue cuando Luisga compartió el escenario junto a su papá Carlos Loría, compositor nicoyano, y con su hermano Toño. Juntos interpretaron Tengo, un tema de Loría que habla del amor y las vivencias en Guanacaste.

Ante la buena respuesta del público, la familia Loría aprovechó para florecer el sentimiento guanacasteco de los asistentes con el  Caballito nicoyano y el Punto Guanacasteco. Evidentemente los gritos guanacastecos y los giros con los pañuelos no pudieron faltar.

Cuando todo parecía que el concierto estaba llegando a su final, Loría invitó a la tarima al cantante panameño Martín Machore y juntos enfiestaron al gentío con los pegajosos temas de Agua y guaro y Páseme la botella.

Como si la brincadera no hubiese bastado, Machore y Los Ajenos cerraron el concierto con el tema Loco, último sencillo de la banda incluido en el DVD La fábrica de la locura. Con gigantes bolas de colores que pasaban entre la mano del público, los artistas hacían sus últimas locuras.

Quizás hoy muchos estarán leyendo esta nota con dolor de pies, de músculos de tanto bailar y los más enfiestados con dolor de cabeza de la resaca; sin embargo, todos tendrán muchos recuerdos de un concierto en el que se gozó de principio a fin. 

https://www.youtube.com/watch?v=M4q3JK2n-TM width:550 align:center]

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios