COVID-19, La Voz Explica

¿Cuántos pacientes COVID-19 pueden atender los hospitales de Liberia y Nicoya?

Los hospitales regionales como el de Liberia y Nicoya podrían funcionar como un alivio en caso de que los centros de salud del Gran Área Metropolitana se saturen en la atención de pacientes positivos con COVID-19. Sin embargo, eso no está dentro de los planes inmediatos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). 

Daniel Quesada Rodríguez, director del Centro de Atención de Emergencias y Desastres de la CCSS, aseguró que la institución mantiene la idea de concentrar los casos COVID-19 en los hospitales nacionales (San Juan de Dios, México y Rafael Ángel Calderón Guardia). 

Si se llenara la capacidad de esos hospitales, la Caja activará primero los regionales y luego los periféricos, de forma progresiva. 

Aunque Quesada no brindó ninguna fecha estimada de cuándo podría suceder esto, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) proyectó que, de seguir con la tendencia de aumento actual, Costa Rica tendrá para el 14 de agosto un total de 360 personas que requerirán de cuidados intensivos. Esa cifra superaría la capacidad país actual y la capacidad máxima ampliada que está planificada.

Además, la CNE alertó sobre la posibilidad de que Costa Rica llegue a registrar los 100.000 casos acumulados de COVID-19 para esa misma fecha. Al 16 de julio, el país reportaba cerca de 10.000 casos.

En la región Chorotega, la red integrada de servicios de salud cuenta con un hospital regional (el Enrique Baltodano Briceño en Liberia) y dos hospitales periféricos (La Anexión en Nicoya y Upala).

“El 80% de los casos se han concentrado en el área metropolitana”, aseguró Quesada.

El director del hospital de La Anexión, Anner Angulo, explicó que la forma en que el centro de salud opera actualmente es que, si un paciente llega a  los servicios de emergencias y tiene criterios de hospitalización, se atiende y luego se coordinan con el Centro de Atención de Pacientes COVID (Ceaco) para definir a cuál centro médico debe ser trasladado en la capital. 

Fue enfático en que un caso sospechoso no se traslada a la GAM. Solo los casos positivos confirmados y que tengan cierto nivel de gravedad. La confirmación de un caso positivo puede demorar horas o un día, inclusive.

“En primera instancia, el paciente llega al servicio de emergencias, lo pasamos al área COVID del servicio de emergencias y ahí definimos si entra a la unidad COVID del hospital o lo trasladamos a la GAM”, comentó Angulo. 

A la fecha, el hospital en Nicoya no tiene pacientes hospitalizados en su área especializada para pacientes con coronavirus. Desde que comenzó la pandemia, el centro solo hospitalizó  dos casos positivos por un plazo máximo de tres días. Ninguno en condición grave. 

Capacidad real

La doctora Tatiana Guzmán, directora a.i. regional Chorotega de la CCSS, explicó cuál es la capacidad regional actual para atender pacientes COVID-19.

El hospital Enrique Baltodano Briceño (en Liberia) cuenta con 12 camas para la atención de pacientes positivos, con posibilidad de extenderse a 18 camas. 

Además, de ser necesario, el hospital podría reconvertir el salón de ginecología para este propósito y añadir 25 camas más. Sin embargo, para eso, el hospital deberá reforzar su recurso humano, explicó Guzmán.

En el caso de La Anexión, con el recurso humano que tienen, el hospital puede atender seis camas con pacientes COVID-19 y ampliar la atención a 12 como máximo. 

El director del hospital, Angulo, explicó que en el primer piso de la torre médica tienen, además, una capacidad máxima de 32 camas. Sin embargo, no podrían utilizarlas de inmediato porque no cuentan con personal para atenderlas.

Tendría que aumentar mi recurso humano pagando tiempo extraordinario, por ejemplo. Ahora, la idea es que no lleguemos a esas capacidades de atención porque ya sería un colapso”, manifestó Angulo. 

En Upala, el hospital tiene capacidad de seis camas con extensión a 10. Una vez más, con reforzamiento del recurso humano. 

Regionales en alerta

Si en algo coinciden las autoridades es que no hay una fecha exacta de cuándo llegarán los hospitales regionales a utilizarse para hospitalizar pacientes COVID-19 por una saturación de los servicios hospitalarios en la GAM.

Angulo opina que todo dependerá del comportamiento epidemiológico. De acuerdo  con los expertos,  si la población no acata las disposiciones de Salud, el país tendría un repunte de casos a partir de agosto, y no en octubre como esperaban, explica. 

Los hospitales regionales recibirían gente de todo el país si fuera necesario porque no sabemos cómo va a ser el comportamiento epidemiológico. Es decir, no sabemos si Limón nos va a necesitar o San Ramón. La CCSS es [una red] única”, comentó. 

Costa Rica superó el miércoles 15 de julio la cifra de pacientes COVID-19 fallecidos que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) esperaba ver hasta el 1° de octubre. La proyección se basaba en datos del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington y fue publicada el 30 de junio.

La directora de la OPS, Dr. Carissa Etienne, explicó las proyecciones se cumplirían solo si las circunstancias de ese momento se mantenían.

El 15 de julio, el ministro de Salud, Daniel Salas, informó que la cifra de personas fallecidas en el país se elevó a 40 y que, de ahora en adelante, el Gobierno dar el reporte de personas fallecidas cada 24 horas. 

Para evitar ubicar a pacientes COVID-19 fuera de la GAM, la institución trabaja primero en ampliar las capacidades de los hospitales del centro del país.

Por ejemplo, la CCSS y el Instituto Nacional de Seguros (INS) firmaron el 15 de julio un convenio para atención de pacientes covid-19 en el Hospital del Trauma. Con ello, el país dispondrá de 48 camas adicionales para pacientes en recuperación.

Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS, manifestó a través de un comunicado oficial que estas camas serán utilizadas para el traslado y la atención de pacientes del Ceaco que muestren una condición de mejoría, se encuentren estables y que no necesiten ventiladores para respirar. 

Esto nos permitirá incrementar la capacidad instalada de nuestro centro especializado”, dijo. 

Lo más libre de COVID-19 posible

La idea de mantener los hospitales de Liberia y Nicoya lo más libres de pacientes COVID-19 hospitalizados posible, es para que sus unidades, incluidas las de cuidados intensivos (UCIs), atiendan a pacientes con otras patologías.

Así lo explicó Ruiz en conferencia de prensa: “La idea es que los hospitales puedan continuar con un flujo regular de atención”. 

Quesada, también de la CCSS, explicó que las unidades de cuidados intensivos de los hospitales regionales son “abiertas”. Es decir, los pacientes no están aislados unos de otros. “Entonces si se hospitaliza un paciente con COVID-19 en estas unidades de los hospitales regionales, se inutilizan las otras camas para pacientes que requieren de cuidados intensivos por otras patologías. Un paciente con covid-19 paraliza otras camas”, reiteró.

El director de La Anexión dijo que en Nicoya están haciendo menos cirugías, pero que siempre deben atender atender a adultos mayores o embarazadas. 

«Nosotros estamos en una Zona Azul y hay pacientes muy frágiles. La idea es que los hospitales regionales mantengamos nuestra capacidad de respuesta a nivel local. [Con camas destinadas a atender pacientes COVID] mi capacidad de respuesta disminuye en cierta forma para los otros casos”, concluyó. 

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios