Debatible

Debatible: Munis dependen principalmente del dinero que recaudan en las comunidades

This post is also available in: English

La rutina de todas las munis del país es parecida. En la costa o en el Valle Central, limpian parques, recogen basura, arreglan calles, dan permisos y cobran patentes. Cada año hasta ahora, el presupuesto para dar servicios podía crecer libremente según lo definieran la alcaldía y el concejo, pero con la implementación del nuevo plan fiscal, el aumento  de sus gastos solo podrá ser de un 4,6% anual. 

Así lo estipula el Título IV de la nueva Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobada en 2018 para evitar una crisis financiera en el país. El objetivo es que ninguna institución presione aún más el presupuesto estatal. 

Para entenderlo mejor, imagine que usted recibe un aumento del 10% en su salario pero su empresa le ordena gastar solamente el 4.6%.  

Las munis no están contentas con esa medida en específico. El alcalde de Cañas, Luis Fernando Mendoza, afirmó durante una sesión del concejo municipal que las municipalidades dependen “principalmente de los ingresos que recaudamos en la misma comunidad y no tienen que ver con los recursos del gobierno».

Él, otros alcaldes y la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) concuerdan  en que esa medida no se debería aplicar a los municipios, pues alegan que sus presupuestos dependen en mayor medida de lo que le cobran al pueblo directamente y no de la plata que les da el gobierno año con año. Es decir, según ellos, limitar su gasto no le beneficiaría al Gobierno Central. 

“Eso no se puede aplicar a las municipalidades porque nuestro gasto no viene de dinero del gobierno central”, alegó el jerarca. “Tiene sentido en los ministerios, porque el Gobierno no tiene suficientes recursos para financiar ese gasto corriente”, agregó.

La Voz Chequea verificó la afirmación del alcalde y concluyó que es debatible. 

Si bien la Municipalidad de Cañas sí recibe más ingresos de las comunidades que del gobierno, no ocurre lo mismo en todos los cantones del país: hay municipalidades que en algunos años reciben hasta un 69% de sus ingresos del gobierno, según un análisis de datos realizado por La Voz con base en información de la Contraloría General de la República (CGR) y del Índice de Competitividad Cantonal 2006-2016 (ICC).

Cuán supeditada esté una muni a lo que le da el Ejecutivo varía según la zona del país y depende de factores como la cantidad y el tipo de patentes comerciales, cuán grande es la población y qué tan eficiente es el gobierno local en la recaudación de impuestos.

Que una municipalidad dependa menos de los gobiernos significa que puede invertir más dinero en aspectos como proyectos comunales, reparación de caminos o recreación, porque son ingresos que el mismo cantón genera. De hecho, lo que ha venido alegando la UNGL es que, si el presupuesto se limita, no podrían tampoco aumentar este tipo de proyectos para la población. 

¿De dónde viene el dinero de las munis?

Las municipalidades tienen tres tipos de ingresos: corrientes, de capital y de financiamiento

Los corrientes se originan en la actividad ordinaria de la municipalidad. Por ejemplo: impuestos, recolección de basura y patentes para restaurantes o licorerías.

Los ingresos de capital corresponden al dinero que les da el Gobierno Central y otras instituciones. Y el financiamiento son tanto los superávits (recursos que no se ejecutaron en otros años), como los préstamos que dan algunas instituciones públicas.

No todas las munis son iguales

En Cañas, en estos siete años, las transferencias del Gobierno no han sobrepasado el 31% del total del presupuesto, que fue el pico máximo, en el 2013. 

Sin embargo, las provincias costeras son más dependientes del dinero que les asigna el Ejecutivo. En promedio, los cantones de Limón reciben desde el Gobierno 30 colones de cada 100. Los restantes 70 colones vienen de los impuestos o de deudas que adquieren. En los cantones pertenecientes a Puntarenas y Guanacaste, el Gobierno les aporta 22 colones de cada 100 en promedio. En cambio, Heredia recibe sólo 8 de cada 100 desde el Ejecutivo.  

En el caso de Guanacaste, el cantón de La Cruz es el más dependiente y Carrillo el menos. El 2012 fue el año en que el cantón fronterizo fue más dependiente: casi el 60% de sus ingresos provino del Gobierno. En cambio, en Carrillo ese ingreso representó solo un 8%. 

El encargado de presupuesto de la Municipalidad de Bagaces, Alonso González, explicó que en Guanacaste hay municipalidades que tienen grandes ingresos a través de patentes comerciales, como Carrillo y Santa Cruz, porque tienen zona marítimo-terrestre.

La mayoría de lugares donde se concentra mucho desarrollo turístico, como en el caso del Golfo del Papagayo, tienen restaurantes, tienen muchos hoteles y las patentes de esos establecimientos son muy buenas”, agregó González.

Las ventajas de ser independiente

La directora del Índice de Competitividad Cantonal (ICC), Anabelle Ulate, confirmó que mientras menos dependa una muni del dinero del gobierno, es más probable que tenga una economía más dinámica, con ingresos más diversos.

El ICC mide cómo le va económicamente a los cantones, por ejemplo, qué tipo de negocios se desarrollan en su territorio. Uno de los indicadores de este estudio es justamente este grado de dependencia. 

“En el año 2016 los dos cantones con menor grado de dependencia de las transferencias del sector público son Escazú y luego San José. San José tiene una gran diversidad de actividades económicas, mientras que Escazú atrae residentes”, añadió Ulate.

El director financiero de Santa Cruz, Mario Morera, explicó que también entran en juego factores como la eficiencia en la recaudación de impuestos de cada gobierno local y la cantidad de población del cantón. “Los impuestos a nadie le gustan, entonces las municipalidades tienen que hacer un gran esfuerzo en equipar el departamento de cobros”.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios