Regional

Desnutrición por falta de agua y alimentos amenaza a centenares de animales en Guanacaste

This post is also available in: English

Miles de hectáreas agrícolas perdidas, centenares de reses muertas por falta de agua y alimentos, productores endeudados y sin recursos para cancelar sus deudas, son entre muchas las quejas que expresaron los productores este viernes 29 de mayo en una reunión con varios funcionarios del gobierno.

La reunión se llevó a cabo en la sala de sesiones de Coopemapro en Santa Cruz, en  la cual  se hicieron presente Luís Felipe Arauz, Ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Iván Brenes, Presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), los diputados Marta Arauz y Juan Marín, representantes de cámaras de ganaderos cantonales y productores agropecuarios para analizar la situación.

Los productores reclaman que el decreto de emergencia por sequía emitido el pasado 30 de septiembre del 2014, no ha pasado del papel, pues ocho meses después no se han visto acciones concretas.

Según los ganaderos, en las últimas semanas han muerto unas cuarenta reses en el Cantón de Santa Cruz y en Carrillo unas 100 cabezas, además, la desnutrición por falta de agua y alimentos  amenaza a centenares de animales.

Similar situación reportan los finqueros de otros cantones como Hojancha, Abangares, Nandayure y Nicoya.

“Pedimos la condonación de deudas, hemos perdido casi todo y no tenemos como enfrentar esta situación, que nos está dejando con una mano atrás y otra adelante, es el momento que ustedes como autoridades, no solo nos escuchen, sino que resuelvan” dijo Cristino Carrillo, ganadero del cantón de Carrillo.

La mayoría de ganaderos se han endeudado con fondos de la Banca para el Desarrollo, con un monto cercano a los ¢350 millones.

Ivan Brenes, presidente de la CNE, devolvió cierta esperanza a los ganaderos al anunciar que para el mes de junio se le estaría  repartiendo a este sector, unos mil millones de colones en insumos con lo que se beneficiarán unos 4 mil ganaderos.

La ayuda les proveerá  melaza, pacas, minerales, citropulpa y minelaza.

Por su parte, al sector agrícola se les destinará alrededor de ¢650 millones por medio de insumos que beneficiará a unos 3.300 agricultores.

 Estos recursos serán canalizados por medio del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Brenes reconoció que los procesos de ejecución de recursos del plan nacional de emergencia demoran más de lo debido, pero que el actual gobierno hace esfuerzos para que esos recursos se ejecuten a la mayor brevedad.

Así mismo, el jerarca dijo que hay que diferenciar las acciones paliativas y lo permanente:

“El problema de la sequía no se resuelve llevando cisternas o pacas a las comunidades. Esas son medidas paliativas (resuelven temporalmente el problema). El fenómeno del niño lo hemos enfrentado desde los años 70 y el país no ha planificado eso. Hay que planificar de manera permanente. No podemos pretender resolver estos problemas con declaratorias de emergencias”, dijo Brenes. 

Brenes indicó que el actual gobierno realiza una planificación pensada e inteligente, además hizo un llamado a las instituciones involucradas en la declaratoria de emergencias a ser más dinámicas:

“Este decreto debe ejecutarse en un plazo menor de 2 años pero las instituciones deben moverse, deben plantear los proyectos ya. Hay un compromiso porque la necesidad es hoy.  De nada sirve perforar pozos en Guanacaste dentro de dos años cuando ya no va estar el niño sino la niña y Guanacaste va estar inundado y nosotros perforando pozos…Perdón, pero eso sería hacer el ridículo”, dijo Brenes. 

 

 

Foto Julio Peña Lara– Agricultores y ganaderos

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios