Derechos Humanos

Director de hospital La Anexión: “No vamos a practicar un aborto terapeútico en este centro porque somos pro vida”

This post is also available in: English

Anner Angulo Leiva es el director del hospital de La Anexión y se define a sí mismo y a su equipo como pro vida, un término que alude a que un feto tiene el mismo derecho a vivir que una madre, no importan las condiciones.

Según Angulo, durante varias sesiones clínicas, él y otros cuatro especialistas del área de gineco obstetricia del hospital lo decidieron así: en el hospital La Anexión no se practicará ningún aborto, aunque sea terapeútico.

En una entrevista con La Voz de Guanacaste, el médico comentó que en esas sesiones también llegaron a otro acuerdo: si una mujer embarazada pide que le apliquen una interrupción terapéutica del embarazo, el caso será trasladado a especialistas de otro centro hospitalario. La decisión no la tomarán ellos.

Para Angulo, en la posición de su equipo no se impone ni se impondrá ningún juicio moral, solamente el criterio médico.

En el país, el aborto impune, conocido como terapéutico, está permitido desde 1971. El artículo 121 del Código Penal dice que se puede practicar la interrupción del embarazo en aquellos casos en los que la salud o la vida de la gestante se encuentra en riesgo.

ART. 121, Código Penal de Costa Rica: No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios.

En la práctica, médicos y especialistas se oponen a realizar los procesos para aplicarlo, pues aseguran que no existe un marco legal claro que defina los parámetros necesarios. Es decir: tienen temor de hacerlo e infringir la ley de alguna forma.

Desde el gobierno de Luis Guillermo Solís (2014-2018), el país cuenta con una norma técnica para esclarecer esas interrogantes. Sin embargo, los médicos no la utilizan porque porque el exmandatario no la firmó.

Ahora, la responsabilidad de firmar la norma técnica le corresponde al presidente Carlos Alvarado, quien semanas atrás dijo que se encuentra enfocado en atender problemas “más graves” como el déficit fiscal, y que la firma de la normativa se hará “para cuando yo determine que sea un buen momento”.

Este es un extracto de la entrevista, solicitada por este medio para hablar sobre derechos de las mujeres en estado de gestación. En esta primera entrega, presentamos la conversación sobre el derecho al aborto terapéutico:

  • A su criterio, en el tema de garantizar la dignificación de las mujeres gestantes, ¿tiene cabida el tema de aborto terapeútico?

Nosotros somos pro vida y todavía no se ha definido si se va a dar el aborto terapeútico o no, pero de los especialistas que tenemos acá en el hospital, por lo menos en sesiones clínicas que hemos discutido ese tema, ninguno está dispuesto a hacer un aborto terapéutico. No visualizamos en el hospital ese tipo de procedimientos.

  • ¿Desde la gerencia hasta quienes eventualmente tengan que tomar esa decisión están en contra?

Cuando hablamos de aborto terapéutico, alguien tiene que definir que está en riesgo la madre y que la única opción es el aborto. Ahí, los cuatro especialistas que hemos analizado esta corriente del aborto terapeútico, ninguno ha manifestado estar dispuesto a practicarlo si me lo obligan, porque aquí tiene que ver una condición de la parte legal en que lo defina. En este momento no vemos un procedimiento de este tipo acá, generalmente lo trasladaríamos a otro centro.

  • ¿Con la firma de una norma técnica, ustedes tampoco estarían de acuerdo en practicarlo y pasarían ese caso clínico a otro centro?

Sí. A ver, en este momento nuestra tendencia es la de decir: no vamos a practicar un aborto terapeútico en este centro, porque tanto enfermería como parte médica somos pro vida.

  • ¿Ustedes preferirían no tomar esa decisión y trasladarla?

Vamos a ver, tendría esa mujer que tener una condición materna muy compleja y las condiciones del hospital no están para eso, entonces tendríamos que trasladar a esa paciente a otro nivel de atención [otro hospital], porque no es una mujer que anda caminando o que esté en buenas condiciones de salud, físicas o médicas.

  • La mujer siempre va a tener que decir si acepta o no un procedimiento de aborto terapeútico, pero según lo que usted me dice, esa no sería una recomendación de un especialista de este hospital porque son pro vida, ¿es así?

Sí. Nosotros como pro vida, y si la condición materna nos dice que está en riesgo la salud de esa paciente, y probablemente la condición médica de esa paciente es crítica, esa paciente debería estar en un tercer nivel de atención [un hospital más equipado] para poder practicar un aborto terapeútico.

  • Entiendo que el doctor puede decir yo no lo práctico y pasar el caso, pero…

Yo como médico especialista usted llega y me dice: yo quiero practicarme un aborto, yo estoy en toda mi facultad de decirle yo no se lo puedo hacer, desde el punto de vista ético y médico. De acuerdo al Colegio de Médicos, yo puedo hacer todo lo que esté en mi competencia y si mi relación médico-paciente me pone en una situación difícil, puedo también trasladar esa decisión y decir que, de acuerdo a mi convicción ética- médica, yo no lo voy a realizar.

  • ¿Usted no cree que en esa discusión se esté violentando un derecho de la mujer?

No le estoy violentando los derechos a la usuaria porque le estoy ofreciendo otras alternativas, le estoy garantizando su derecho de tener otras opiniones.

  • ¿Aunque eso implique que la mujer deba ser trasladada a otro centro hospitalario, por ejemplo?

Sí, porque le estoy garantizando a ella que tendrá otro criterio, no solo el mío como médico. Podrá escuchar otras opiniones.

  • ¿No estaría ahí imperando una decisión personal sobre una médica?

No porque yo tengo mi criterio médico, no mi criterio subjetivo. Yo le estoy diciendo que hay una condición de vida, hay una posibilidad. Como cuando usted me dice, ¿qué posibilidades tengo de que, si me opero, me puedo quitar este cáncer? Y yo le diría: sí, tiene un 5% de vida y quiero jugar con ese 5%. Aquí con el tema del aborto terapeútico le podemos decir: juguemos con ese 5% y también puede correr un beneficio esa vida.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios