Nosara, Salud

Ebais de Nosara sigue sin resolver crisis de atención a nosareños por falta de personal

This post is also available in: English

Desde febrero de este año, el Ebais de Nosara carece de horarios fijos y de personal para atender a la población nosareña. La médico de cabecera del centro está incapacitada desde el 2020 y su suplente renunció a inicios de febrero, según confirmó el jefe del Área de Salud de Nicoya, Luis Carlos Villalobos. 

En estos momentos la clínica está trabajando según la disponibilidad del personal médico sustituto enlistado en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). 

Según Villalobos, ninguno se ha mantenido en el puesto por más de una semana, alegando razones como distancias, costos u ofrecimientos de otros puestos en centros de salud más cercanos a las cabeceras de los cantones de la provincia.

Un médico de cabecera es aquel doctor o doctora que mantiene una plaza a tiempo completo con la CCSS, como el médico principal de un centro de salud regional. El suplente es alguien que trabaja por servicios profesionales y cubre las incapacidades o vacaciones de los doctores de cabecera.

Quienes sí acceden a ir hasta Nosara proponen horarios específicos y reducidos pues no pueden viajar diariamente hasta ese pueblo costero, dice Villalobos. Esa inestabilidad mantiene incierta la apertura diaria de la clínica y la atención en horarios adecuados para las y los pacientes. 

A inicios de febrero, el área de salud trasladó a otros médicos de clínicas cercanas a Nosara, sin embargo, abandonaron la medida porque las listas de espera también comenzaron a incrementar en las otras zonas.

“Era como quitarle la ropa a un santo, para ponérselo a otro. No era una solución real”, afirmó Villalobos.

El Área de Salud de Nicoya solicitó a la CCSS una segunda plaza para otro médico a tiempo completo en Nosara. No solo por el problema actual en la clínica, sino porque cada vez aumentan más los asegurados en el pueblo. 

Esta solicitud está en proceso en las oficinas centrales de la Caja, dijo Villalobos. La Voz consultó a la oficina de prensa de la CCSS sobre la situación de la clínica en Nosara. Al cierre de esta nota, la institución no contestó. 

Sabemos que no es justo para ningún paciente llegar un día y darse cuenta que el centro está cerrado. Por eso estamos trabajando para conseguir a un sustituto que se mantenga estable en la clínica”, afirmó Villalobos, quien también especificó que la doctora de cabecera todavía no tiene una fecha para regresar de su incapacidad laboral.

Aunque el área de salud contrató esta semana a un nuevo doctor suplente que trabaje en la clínica hasta finales de marzo, Villalobos dijo que no puede asegurar que no vaya a dejar el puesto antes, como ya pasó con otros suplentes. 

«En cualquier momento puede salir una circunstancia y de repente ya no hay sustituto que nos pueda ayudar”, agregó.

Desde febrero, el ebais mantiene horarios intermitentes porque no tiene profesionales en medicina permanentes atendiendo a la población. Foto: Yamlek Mojica

Largas listas de espera

La problemática provocó una saturación de las citas médicas en el distrito, por lo que los funcionarios de la clínica le sugieren a los residentes de la comunidad ir a recibir atención médica en los centros hospitalarios de Nicoya, a 60 kilómetros del pueblo. Así lo denunciaron múltiples residentes que conversaron con este medio. 

Una de ellas es la nosareña Xiugeidy Peña, quien hace un mes asistió a la clínica para solicitar atención para su madre que sufre de hipertensión y diabetes. Según ella, el doctor en ese momento le dijo que debía viajar hasta el distrito central para que le dieran la medicación necesaria, pues no había espacio en la lista de espera.

Otra residente de la comunidad, Jo McKenzie, asistió al centro de salud dos veces y en ninguna logró obtener atención. La primera, relató, acudió por una emergencia, pero encontró el centro cerrado a media mañana. En esa ocasión el guarda les recomendó visitar el hospital de Nicoya. 

Una semana después asistió junto a su esposo para solicitar una cita de chequeos generales y el doctor le dijo que no estaban atendiendo ese tipo de consultas. En ambas ocasiones McKenzie debió pagar por atención médica privada, pese a estar asegurada con la CCSS. 

Villalobos afirmó que están conscientes de la saturación y de que algunos funcionarios están sugiriendo a los pacientes trasladarse a Nicoya. Espera que con el médico sustituto recién nombrado la situación se vaya regularizando poco a poco hasta nombrar a otra u otro profesional en una plaza fija. 

Comentarios