Regional

Editorial: Cómo hacer más grande a Guanacaste

This post is also available in: English

Guanacaste tiene condiciones óptimas para desarrollar su potencial de innovación, pero necesitamos gobiernos locales comprometidos y un gobierno central que impulse la inversión tecnológica y destrabe los procesos para emprendedores en la región.

Ejemplo claro de las posibilidades que tenemos como provincia son empresas como Ad Astra y Avantica, que han logrado encontrar y forjar talento en la región; universidades como Invenio y la Earth, que innovan desde el mero proceso de enseñanza; y, quizás aún más importante, escuelas como la de barrio Lajas en Santa Cruz, que con recursos escasos ha logrado motivar a los niños a aprender ciencia y matemática a través de robots y programación.

En Costa Rica, las ventas internacionales de servicios tecnológicos aportan un 6% del Producto Interno Bruto y generan un 5% del empleo. Es una industria creciente y pujante que, sin embargo, se ha quedado estancada en el Valle Central y no ha logrado permear de manera consistente a las provincias costeras. En las últimas semanas Amazon anunció que abrirá 2.000 empleos en Costa Rica y Boston Scientific 600 en el sector de tecnologías digitales. ¿Cuántos de esos beneficios llegarán a Guanacaste?

 

 

Por otro lado, el Gobierno está buscando destrabar proyectos que traerían 7.000 empleos a Guanacaste. Y los necesitamos para combatir el desempleo y la exclusión, claro, pero la mayoría de esos trabajos serán en grandes proyectos turísticos tradicionales. ¿Por qué no encadenar a las empresas de tecnologías digitales en esta nueva ola de crecimiento económico para la provincia?

Para lograrlo, las universidades deben comprometerse a generar más cupos y más calidad para carreras con altísima demanda como las ingenierías en informática y computación que tanto pueden aportarle a la economía de la provincia, pero sin ir en detrimento de otras carreras sociales, también necesarias para el país.

También es necesario que el Ministerio de Educación Pública (MEP) comience por incentivar a más escuelas y colegios a invertir en infraestructura tecnológica y promover que el sector privado se involucre activamente en este proceso. El programa de la Fundación Omar Dengo, que se alió con el MEP para brindarles tecnología y capacitación a los centros educativos, es un ejemplo de cómo pueden involucrarse ONGs y entes privados en el futuro de la región.

Y finalmente, los empresarios deben tener una visión a largo plazo de la provincia. Si observan con detenimiento, se darán cuenta de que Guanacaste podría convertirse en un centro de innovación altamente competitivo. ¿Las razones? Tenemos el potencial de mover a todo el país a punta de energías limpias y renovables; la agricultura y la ganadería tienen grandes oportunidades de mejora si aprovechamos la precisión de las tecnologías digitales que ya se están desarrollando en la zona; y hay un punto que no debemos perder de vista: nuestra gente es trabajadora y este es un gran lugar para vivir.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios