Regional, Nosara, General, Estilo de vida

El fin de la Nosara de Antaño

This post is also available in: English

Las líneas de teléfonos no llegaron en Nosara hasta mediados de los años 80 y cuando lo hicieron, llegaron como teléfonos públicos en varios sitios. El único que en realidad usé, fue uno que estaba en una pequeña casa azul, creo que cerca de  donde hoy esta «La Casona».  No recuerdo de como se instaló todo el sistema y tampoco estoy seguro si la llegada de los teléfonos sucedió simultáneamente para el pueblo de Nosara y las playas de Nosara. Sin embargo, recuerdo claramente cómo la gente se comunicaba entre sí, a través del enorme terreno de las Playas de Nosara en esos días. 

La radio de baja frecuencia era el vehículo, y la voz de Nosara era Madeline Moore, una mujer inteligente y graciosa de Pennsylvania, EE.UU.

Este tipo de radio es un sistema de conexión de voz bidireccional con un rango, dependiendo del equipo, de varias millas. Con muy poco uso hoy en día, aunque los camioneros a menudo se comunican de esa manera.

Cada mañana, Madeline saludaba  a todos los que la escuchábamos con un informe del tiempo y todo lo que representaba las noticias del mundo y el proyecto del día. Puedo cerrar los ojos y escucharla claro como una campana.

Madeline y su muy guapo marido Craig -que creo que era el heredero de la compañía Dixie Copa y quien organizó competiciones de cometas en Guiones- eran pilares reales de la comunidad y anfitriones especialmente divertidos. Craig me enseñó que poner cubitos de hielo en una cerveza que se estaba calentando era un comportamiento perfectamente aceptable.

En fin.. volviendo a cuando llegaron los teléfonos a Nosara. Una tarde, a principios de los años 80, estaba bebiendo una cerveza en la terraza de la casa de Conrad Reisner.

Else y Conrad Reisner había escapado de Europa durante la Segunda Guerra Mundial de una manera digna de una novela. A Terry y a mi también nos tocó escapar por nuestras vidas en una noche con ellos, porque Conrad era sin duda el peor conductor de carros que jamás hayamos visto.

Pero esa noche en particular, estábamos mirando hacia abajo en el bosque y vimos un grupo de hombres que llevaban largos palos. Desconcertados al principio, finalmente nos dimos cuenta de que lo que estábamos viendo era el comienzo de una nueva era para las playas de Nosara. Después de años de frustración con electricidad limitada y un costoso generador, Nosara estaba siendo conectada a la red eléctrica nacional.

Eso ameritaba otra cerveza.

He disfrutado enormemente buscar dentro de mi memoria para vislumbrar lo que fue el Antiguo Nosara, y espero que hayan disfrutado de mis anécdotas que  ahora representan lo que eran las Playas de Nosara en esos días. Dada la actual amarga batalla que se está dando sobre los títulos de propiedad y el papel del Registro Nacional en este lío, una nueva historia de las Playas de Nosara se está formando. Me pregunto quién va a escribirla.

Les deseo buena salud y no se olviden de disfrutar.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios