Turismo

El pintoresco viaje en tuk tuk entre los huecos y polvo de Nosara

This post is also available in: English

Es mayo del 2014; precisamente  un martes. Son las 9 p.m., estoy en Guiones, tengo menos de 12 horas de vivir en Guanacaste y, como es de costumbre con el calor, el antojo por una cerveza me agobia.  Lo complicado empieza cuando la  calma para mi “sed” estaba lejos de mi hotel, no tengo carro, los autobuses en Nosara solo funcionan para largas distancias y el concepto de taxi no está en el mapa.

En ese instante en el que doy todo por perdido aparece un mensaje en mi celular con el número de una pequeña empresa de Tuk tuk de Nosara, que justamente lo que hacen es eso: salvar el momento y aparecer en donde ningún servicio de transporte llega.

Desde entonces he seguido usando este vehículo pequeño, que no le tiene miedo a ningún hueco ni a ninguna tormenta de polvo. Pero ya dentro de él nada importa y todo es divertido.

Usualmente su asiento es acolchonado, cubierto de vinil. Su capacidad máxima es de cuatro personas contando el conductor. Lo pintoresco es cuando el chofer arranca, el pequeño vehículo se convierte en una tagada  ambulante, pero ingeniosamente, hay maniguetas a los lado para agarrarse y amortiguar la brincadera que producen las bellas calles de Nosara.

La fiebre de las tres ruedas

Actualmente en Nosara  hay alrededor de cinco pequeños empresarios que se dedican al negocio de servicios de transporte con tuk tuk, que también se les dice  toritos o mototaxi, aunque su nombre original es de autorickshaw y proviene de la India.

En total son 15 “toritos” los que andan de arriba para abajo, pero en países como la India hay más 5 millones de conductores de este vehículo.

Ronald Mora, más conocido como Mosca, es uno de los propietarios de cinco tuk-tuk de Nosara y asegura que el gran plus de ese carrito es lo económicos y valiente que son, pues el tanque se llena con ¢4.500 de gasolina y no se vara en ninguna cuesta de Nosara.

Hace poco fui de Nosara a Nicaragua y de ida solo llené una vez el tanque. Ellos son muy económicos, por eso es un buen negocio”, dijo el chofer.

De acuerdo con Mora, en Nosara la tarifa mínima de cualquier viaje para extranjeros es de ¢4.000 y para locales de ¢3.000. La mayoría de turistas lo utilizan para desplazarse de un hotel a un restaurante, mientras que los nosareños lo usan mucho los domingos para ir a misa.

Para muchos conductores el mototaxi resulta la principal fuente de ingreso. Tal es el caso de Freddy Arrieta, quien es dueño de un tuk tuk y con el ingreso de los viajes se mantiene a él y a su esposa.

Al igual que cualquier vehículo, los tuk-tuk deben de pasar la Revisión Técnica Vehicular y además pagar el Marchamo, que puede llegar hasta los ¢70.000. Lo tedioso para los propietarios es que en Costa Rica casi no se consiguen repuestos, la mayoría se deben traer de Nicaragua , y para reparaciones grandes, hay que buscar a mecánicos de  San José.

Quienes visiten Nosara no solo deben ver un atardecer en Guiones, comerse un ceviche en Garza o hacer una clase de yoga y de surf, a eso hay que agregarle un tourcito en Tuk-tuk que ya forma parte de lo típico de la zona.

Opciones de tuk tuk:

Ronald Mora (Mosca): 8902-6886

Freddy Arrieta: 8662-6080

Luis Angel Rodríguez: 8672-8015

Alexis Cabalceta (Chapín): 8853-2519

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios