Noticias

Emilia Navas: “La sociedad considera todavía que las relaciones impropias son normales. No lo son. Son dañinas, es violencia”

This post is also available in: English

El pasado 28 de enero, la Fiscalía General reabrió una investigación contra el candidato a vicealcalde de Nicoya por el Partido Integración Nacional, luego de que La Voz de Guanacaste revelara que tenía una relación impropia con una adolescente de 16 años.

El excandidato Diego Ramírez Núñez tiene 24 años y confirmó el mes pasado que sostenía una relación con una adolescente con quien tiene una bebé de cinco meses. La adolescente quedó embarazada a los 15 años de acuerdo con datos públicos del Registro Civil.

La Voz reveló que la Fiscalía de Nicoya abrió un caso contra Núñez y luego lo archivó cuando la víctima se negó a declarar en su contra. «No teníamos pruebas para continuar la investigación», afirmaron a través de su departamento de prensa. Esto sucedió dos veces el año pasado después de dos denuncias diferentes.

La fiscala afirmó que conoció el caso de Ramírez después de la publicación que este medio realizó el 22 de enero. Posteriormente, ella y la fiscalía de género estudiaron el expediente y reconocieron que la Fiscalía de Nicoya se equivocó en el “abordaje y resolución” del caso. 

Navas aseguró que ella misma emitió una directriz desde el 2018 para evitar las desestimaciones cuando las víctimas se niegan a declarar. La jerarca explicó que usualmente las jóvenes víctimas siguen dentro del círculo de violencia y “no declaran, no denuncian y toleran todas esas situaciones violentas”.

Entre 2018 y 2019 en Guanacaste se denunciaron 695 casos de relaciones sexuales con personas menores de edad (relación impropia). De ellos, solo 289 superaron la primera etapa de la investigación y los fiscales presentaron una acusación contra los investigados, según estadísticas del Poder Judicial. 

En esta entrevista con La Voz de Guanacaste, Navas aseguró que la Fiscalía General abrirá una investigación interna para averiguar las razones por las que el caso de Ramírez fue desestimado dos veces.

Este es un extracto de la conversación: 

¿De qué trata la directriz que usted dio sobre la forma en que la fiscalía debe abordar los casos de relaciones impropias?

Determiné que se estaban desestimando las investigaciones por relaciones impropias únicamente porque la víctima manifestaba que no tenía interés en el proceso o que se iba a abstener de declarar. Como hay muchas formas en los procesos de investigación penal de probar las cosas, di la directriz de que se dejara de desestimar únicamente porque la víctima no declarara, y que se aclarara con otros elementos de juicio para determinar si el hecho había acontecido. 

¿Qué pasos deben seguir cuando la víctima decide no declarar?

Es que aún declarando o no, la prueba que uno busca para ese tipo de casos se tiene que pedir desde el principio, no se debe de pedir en sustitución de la declaración de la víctima. Es la declaración de la víctima, más otros testigos y otros tipos de pruebas. 

Entonces, ¿cómo debe actuar un fiscal ante un caso de este tipo?

Lo más importante es que la reacción del fiscal o la fiscala tiene que ser inmediata. No es de esos casos en que recibo la denuncia, luego la examino, después veo qué pruebas tengo o si después cabe la posibilidad de algo más. No es así. O sea, en general, la reacción de investigación tiene que ser inmediata en todos los hechos de violencia en contra de las mujeres.

¿Hay un tipo de sanción para los fiscales que no cumplan esta directriz? En este caso de Nicoya, por ejemplo.

En situaciones como esta nos toca analizar caso por caso en particular. [En el caso de Nicoya] habrá que determinar por qué se le fue comunicada una directriz y no se acató. Se abre una investigación a nivel administrativo y se investiga si fue una situación culposa, dolosa o si fue negligencia. 

Hablando de los fiscales, ¿cómo ha manejado la Fiscalía General estos temas en regiones como Guanacaste? 

Los fiscales y las fiscalas de la provincia de Guanacaste han venido a recibir cursos, no solo de tipo penal sino de sensibilización. También a charlas donde se les dice el tratamiento con el que hay que abordar a las víctimas. 

Desde su perspectiva, ¿cómo está Guanacaste ante la sensibilización de género y relaciones impropias?

La fiscala adjunta de Santa Cruz y el fiscal adjunto de Liberia son personas de muchísima experiencia y sensibles, altamente calificados para poder colaborar con los fiscales de sus equipos de trabajo para que las investigaciones se realicen correctamente. Yo me siento tranquila. 

¿Fiscalía coordina en los casos de relaciones impropias con el PANI, por ejemplo?

Sí, dependiendo del protocolo actúan de manera conjunta estas instituciones. La ventaja es que hay muchos elementos institucionales, nacionales e internacionales que nos permiten abordan en forma conjunta este tipo de hechos. Cada institución en el marco legal que le rige y en su área. Todos actuamos de manera conjunta para ver por el bienestar de las jóvenes.

¿Qué tipo de pruebas puede mostrar un testigo sobre una relación impropia?

Si hay una persona que es vecina y le consta que estos hechos están aconteciendo, puede denunciarlo directa o confidencialmente al OIJ o al Ministerio Público. Puede venir a hacerlo personalmente, mandar un correo electrónico o acceder al número confidencial que tiene el OIJ. Aquí lo importante es que la reacción del fiscal o la fiscala que recibe la denuncia tiene que ser inmediata, no es de esos casos en que recibo la denuncia, luego la examino, después veo que pruebas tengo o si después cabe la posibilidad de algo más. O sea, la reacción inmediata en todos los hechos de violencia en contra de las mujeres tiene que tener los fiscales y las fiscalas que reciben este tipo de casos. 

¿Cómo darle seguimiento a un caso que denuncia un testigo? Por ejemplo, la mamá de la joven involucrada en el caso Ramírez admite que ella sí denunció la relación, pero como fue desestimada supuso que no había delito.

Las víctimas o denunciantes generalmente pueden que ser informadas del resultado de las investigaciones si proporcionan un medio donde contactarse. Lógicamente las mamás de las jóvenes víctimas de este tipo de delitos tienen la posibilidad de venir al Ministerio Público y conversar lo que quieran con los fiscales y las fiscalas. Su testimonio es muy importante para la investigación. 

¿Qué pueden hacer los denunciantes cuando un fiscal desestima un hecho tan claro como el caso Ramírez? Es decir, existían pruebas que probaban su relación, como la existencia de un bebé en conjunto y aún así fue desestimado…

Cuando eso sucede y no está fundamentada la gestión, como en este caso, hay que hacerlo ver a las jefaturas del Ministerio Público. Siempre manifestarse y comunicarlo. Las jefaturas del Ministerio siempre vamos a escuchar y actuar como lo hicimos con este caso, que examinamos el expediente y nos dimos cuenta de que se dejaron de hacer diligencias que eran necesarias y pertinentes, entonces reabrimos el caso para que se volviera a atender. 

Usted habla de diligencias pertinentes ¿con qué otra prueba se puede comprobar una relación impropia?

En Costa Rica en ningún tipo de delito hay pruebas fijas. Eso significa que en las investigaciones, los hechos se pueden probar de diferentes maneras y con diferentes maneras de prueba: testimoniales, documentales, fotografías, realizar un examen de sangre del hijo que tuvieron en la relación para confirmar si el denunciado es el padre del menor, se puede acceder a información en redes sociales o de dispositivos electrónicos. Es decir… hay múltiples formas de corroborar si un delito de este tipo se cometió o no. 

La ley de relaciones impropias fue reformada en el 2017, ¿considera que ha generado cambios en las estadísticas de denuncias?

Lo que le puedo decir es que sí se están recibiendo denuncias. No tengo a mano el número circulante de casos que se dan por ese delito pero se puede ver el número de denuncias que se recibieron a partir de la reforma. 

¿Cuál es su impresión sobre los resultados de la ley de relaciones impropias? 

Es importante buscar y apoyar todas las leyes y las reformas que sean necesarias para proteger a las mujeres de hechos de violencia. Esta es aún más necesaria porque se está protegiendo a menores de edad que están en el centro del rango de edad que las convierten más fácilmente en víctimas. Estas jóvenes, precisamente en el círculo de violencia en el que están, suelen no declarar, no denunciar y tolerar todas esas situaciones. 

¿Se puede considerar esta ley como exitosa?

Gracias a esta reforma no se están dejando impunes este tipo de hechos de violencia en contra de las adolescentes. La sociedad, las personas consideran todavía que las relaciones de ese tipo son normales porque son toleradas por la menor o porque son toleradas por el círculo familiar. No es así. Ese tipo de relaciones son dañinas, es violencia y hay que entender claramente que la menor no tiene capacidad de tomar decisiones adecuadas. Hay que asegurarnos que salga inmediatamente de ese tipo de relación. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios