Cultura, Comida

En la bajura tenemos tamales para todo el año

This post is also available in: English

Los grandes chefs alrededor del mundo coinciden en que la mejor gastronomía es la que sabe aprovechar el máximo potencial de un producto. Se rompen la cabeza optimizando sus recetas para no generar desperdicios, como una forma de mostrar respeto hacia los ingredientes de sus platillos.

La cocina guanacasteca tradicional parece regirse por ese mismo principio de amor y respeto. Los yoles (o yoltamales) son una prueba de ello. Esos pequeños tamales de maíz tierno que vemos en las calles y mercados de la provincia durante todo el año, son molidos en su propia leche y cocinados dentro de sus hojas.

Aunque tiene forma de tamal, su olor y sabor es más familiar a los demás platillos hechos con maíz tierno, como el pan de elote o las chorreadas. Varias cocineras nicoyanas nos enseñaron sus trucos para lograr la textura fibrosa y el sabor liviano de los yoles de forma rápida y sencilla.

Ingredientes

  • 20 elotes de maíz tierno (con hojas)
  • Sal o azúcar
  • Cuajada o queso
  • Natilla

Preparación

  1. Corte el elote por la base para que suelte las hojas, límpielas y consérvelas para más adelante.
  2. Con un cuchillo, raspe el elote para quitar los granos de maíz. Los elotes deben estar en un punto intermedio de madurez: ni muy tiernos ni muy secos.
  3. Luego utilice un molino de maíz para molerlo y mientras se procesan los granos ponga un recipiente debajo para recoger la “leche” que suelta el maíz. También se puede procesar el maíz varias veces en una licuadora, vertiendo una onza de agua poco a poco para ayudarle al maíz a soltar la leche.
  4. Cuando termine de moler todo, incorpore de a pocos la leche del maíz al maíz procesado hasta que adquiera la consistencia deseada (que se pueda hacer una bolita uniforme), y ponga sal o azúcar al gusto. En este punto usted decide si los hace dulces o salados, al igual que las chorreadas.
  5. Si está usando licuadora, solo revuelva todo. Si le queda muy aguado, puede utilizar un poquito de masa comercial para espesarlo.
  6. Cuando la masa final esté lista, tome dos hojas de elote y ponga una sobre la otra en dirección contraria (que la punta de una toque la parte más ancha de la otra). Agregue dos cucharadas de mezcla bien acomodada para que no se salga mientras hierven los yoles y doble las hojas en cuatro partes, como lo haría con los tamales de cerdo.
  7. Amárrelos bien con una tirita hecha de la misma hoja del elote, y póngalos en agua a fuego alto durante 30 minutos.
  8. Transcurrido ese tiempo, apártelos del fuego y déjelos enfriar para que endurezcan un poco.
  9. Por último sirvalos con cuajada o queso, y natilla. ¡Ah! y por supuesto una taza de café.

Los yoles son famosos a lo largo de toda la bajura, por eso si usted vive en Nicoya y quiere dejarle esta tarea a las expertas, puede encontrarlos preparados por cocineras de la comunidad en el Mercadito Nicoa o en el mercado municipal cualquier día del año.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios