Regional, Nosara, General, Estilo de vida

Entrega divina

This post is also available in: English

Yo no estaba en Nosara cuando esta historia ocurrió, la cual tiene varios autores y aún más versiones, pero fue una gran aventura que me contó Chet Estep, un profesor en una pequeña universidad de Pennsylvania.

Martha y Chet tenían una casa llena de invitados, algunos de los cuales querían ir a pescar. Chet les presentó un hombre de Pelada históricamente conocido sólo como Pablo, y así los cinco hombres salieron para un día de pesca en un bote abierto con un motor fuera de borda.  Tuvieron mucho éxito y ya era hora de volver a casa, pero Pablo no podría arrancar el motor y no tenían remos. La noche se acercaba, no tenían comida ni agua, el mar crecía, hacía frío, estaban cada vez más lejos, a la deriva y en serios problemas.

Mientras tanto, toda la comunidad miraba hacia el horizonte desde el hotel, sin ver nada,  cada vez más temerosos y sin la menor idea de cómo ayudar. En ese momento, Gene Talboy, siempre inventivo, dijo: “Voy a llamar a la Embajada de Estados Unidos”, y así lo hizo y llegó a un coronel en servicio de fin de semana que estaba dispuesto a ayudar. Al escuchar la historia, no existiendo buques guardacostas en la zona, este coronel se contactó con Panamá, y enviaron un avión de búsqueda que encontro el pequeño barco. Un buque mercante cercano fue alertado y al día siguiente, después de momentos difíciles en el mar, el grupo de pescadores fue rescatado y llevado a Puntarenas, en donde abordaron un bus a Nicoya, donde fueron recogidos por John Fraser y devueltos a sus familias en Nosara.

La parte más interesante de esta leyenda es lo que Chet Estep estaba pensando mientras esperaba un rescate que nunca podría ser. Sentía que si sobrevivía era porque había una razón divina, y prometió que si sucedía, se comprometería a recaudar los fondos necesarios para completar la iglesia católica de Nosara que en ese entonces estaba en construcción. Chet era tan bueno como su promesa. Donó dinero a lo largo de varios años e invitó a otros, gringo y tico, a unirse al esfuerzo. La iglesia fue terminada y sirvió a la comunidad hasta ser destruida por el gran terremoto de hace unos años atrás.

 

 

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios