Comida

Estar y comer en El Cafecito

This post is also available in: English

En El Cafecito no hay verjas ni vidrios, todo está abierto. Hay un techito que cubre de la lluvia las sillas de mimbre que están afuera. Hay un sillón y almohadones. Hay un ventilador bien generoso. Todos esos elementos me dicen que me voy a quedar acá un rato largo, que acá es para conversar, que este es un lugar para estar.

Su dueña, Denisse Arias, me cuenta que a la mesa en la que estoy sentada le tiene mucho cariño porque fue alguna vez la mesa de su cocina. Dice también que acá todo es así, que todo tiene historia.

Denisse es costarricense pero creció en Estados Unidos. A los 16 años, tuvo su primer trabajo en un café, al que iba después del colegio. Desde entonces, se imaginaba a la gente tomando algo y pasando el rato en un lugar que fuera suyo.

Llegó la hora del almuerzo y le pedí unas “santacruceñas”, una torre de tostadas de tortilla con una capa ligera de guacamole, tomate y pepino picados y pollo a la plancha desmenuzado. El guacamole les da una textura suave que contrasta perfecto con el crujiente del pepino. El sabor a limón y culantro no es muy fuerte, es perfecto. Me encanta.

Esta aventura la inició Denisse sola hace dos años, fiel a su sueño, con ganas de salir de la hotelería, de trabajar cerca de su casa y cerca de sus hijas. Encontró esta esquina cerca del parque de Santa Cruz y la transformó.

Matías Obregón, novio de Denisse, chileno y chef, se unió seis meses después y dice que trabajar en Santa Cruz se siente como volver a vivir en el pueblito en el que creció en Chile.

Matías está arriba cocinando y me dice que lo que prepara allí es la mezcla de los lugares en los que ha vivido, las experiencias que ha tenido y las delicias que ha probado. Dennisse está abajo, atendiendo, sonriendo y me dice que lo que más le gusta de tener un café es que todos los días es diferente, que todos los días puede ser creativa.

Llegada la hora del postre pido la torta chilena: tengo que probarla porque es la receta de Matías. Es tanto el dulce de leche que no veo las capas de hojaldre, tan densa que la parto con cuchillo.

Veo el reloj y me entero de que llevo tres horas aquí. No me di cuenta en qué momento pasó tanto tiempo.

Número de Teléfono: 2680 6397

Dirección: 100 metros norte y 100 metros oeste del parque de Santa Cruz

 

Lo bueno:

-Amplia variedad de postres

-Espacios cómodos para sentarse a disfrutar la comida y conversación.

-Selección de batidos y cafés fríos.

-Ofrecen plato del día

 

Lo malo: Cerrado los domingos

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios