Medio Ambiente

Gastar hasta diez litros de agua potable en el inodoro en tiempos de sequía

This post is also available in: English

La escasez de agua en Costa Rica y en el mundo entero llegó para quedarse. Aquellos años en el que las maestras de la escuela decían a sus alumnos que el agua era un recurso «inagotable», quedó en el pasado. Hoy,  los recursos de aguas dulces cada vez son más escasos, sobretodo en nuestra provincia guanacasteca; sin embargo, seguimos botando agua potable en exceso sin buscar medidas alternativas.

¿Se ha preguntado cuánta agua gasta cada vez que va al baño? Pues el promedio es de 11 a 13 litros por cada vez que baja la cadena, aunque quienes tienen tiene un inodoro moderno podría reducir a seis litros. Bajar la cadena es una de las tantas cosas en las que gastamos agua potable al día, de manera innecesaria y hasta ridícula.

El Gobierno, las administraciones locales y nosotros como ciudadanos debemos empezar a buscar soluciones para disminuir nuestro impacto.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU) del total de consumo mundial de agua un 10% lo gastan los hogares, mientras que las industrias utilizan un 25% y la ganadería y la agricultura un 65%. Pero aunque el gasto que corre por nuestra parte es bajo, hoy sabemos y sentimos en nuestra vida diaria, que cada gota de agua cuenta.

Es momento de implementar plantas de tratamiento y es por eso que apoyamos la iniciativa de la UNA y el Ministerio de Salud de Nicoya de incentivar la construcción de  biojardineras. Estas logran filtrar las aguas grises de los hogares y usarlas en otras actividades. Este cambio puede ahorrar un 30% del líquido al mes.

Los requisitos son pocos: los hogares deben tener separado el sistema de acueductos para que se pueda diferenciar el agua potable de las aguas tratadas. Los habitantes de esos hogares tienen que usar las agua tratadas para regar plantas, limpiar pisos, lavas las canoas, el carro y un sin fin de tareas. Es mucho menos complicado de lo que uno se imagina y el costo, de¢300.000  no es exhorbitante.

Si no puede pagar una biojardinera, puede hacer pequeños cambios que no cuestan nada, como utilizar una regadera para mojar  las plantas en vez de tener la manguera abierta por horas. Repare todas las fugas posibles de agua que pueda tener en su casa. Algo tan insignificante como un tubo de la cocina que goteé cada segundo, puede llegar a malgastar hasta 50 litros de agua por semana.

En esta vida la actitud y las ganas son gratis, pero el desperdicio al final de cuentas sale bastante caro. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios