Comunidad

Guanacasteco produce la cerveza de los vikingos

This post is also available in: English

Se le conoce como la cerveza de los vikingos porque es una de las primeras bebidas alcohólicas de las que se tiene registro en la historia, pero en realidad es un vino de miel.

En el cantón número nueve de la provincia de Guanacaste, Nandayure, un guanacasteco la produce y busca la forma de comercializarla en el territorio nacional, y ¿por qué no?, fuera de las fronteras costarricenses.

Lea también: Proyecto en Santa Cruz exportará orquídeas in vitro a Europa

El nombre correcto de esta especie de vino es hidromiel y se obtiene de la fermentación de un mixto entre agua y miel de abeja.

 

 

Juan Carlos Piña, director ejecutivo de Agro Plus Management & Consulting S.A., es la cabeza del emprendimiento y cuenta que, para diferenciarse de otros productos que ya existían en el mercado, le agregó un detalle adicional: sabor a pitahaya, conocida internacionalmente como la fruta del dragón.

Piña dijo que ser amante de la cerveza y ser apicultor lo llevaron a probar mezclas hasta dar con la hidromiel. También aprovechó la hectárea de pitahaya que tienen sembrada en el cantón para añadirle el toque especial.

La “fruta del dragón” llegó entonces a mejorar el aroma del producto y añadirle un color único y particular.

“A la fecha producimos unos 400 botellas por cosecha de la fruta, que es de junio a octubre. Tenemos algunas alianzas con hoteles y restaurantes… es algo muy artesanal”, explicó Piña.

Tiene un saborcito a ….

Al ver el producto da la impresión de que se trata de algo refrescante, gracias a su color, pero realmente no se puede discernir con facilidad ante qué tipo de bebida nos vamos a enfrentar.

Al probarlo, lo primero que se viene a la mente es compararlo con el vino que es espumante, por su ligereza en sabor y el gas que golpea el paladar.  

La dulzura, aunque no es excesiva, ya nos deja claro que se trata de “algo” que tiene a la miel de abeja como su producto estrella.  Su olor también nos confirma a la miel con su ingrediente principal.

Pero hay un “algo más” que hace que se confundan los sabores y es la pitahaya. Si bien solo un catador profesional podría dar con el toque de la fruta, la pitahaya le imprime un sabor único, y que dan ganas de tomar varias veces para guardarse el sabor en la memoria.

Piña aseguró que la hidromiel podría alcanzar hasta un 18% en la cantidad de alcohol. Es decir, que una botella de hidromiel, en promedio, podría contener el alcohol de unas cinco cervezas.

Pensando en grande

De la mano de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), la compañía buscará formalizar el producto, iniciando por la obtención de patentes que les permitirá su industrialización. También quieren tener una marca comercial y están buscando algún tipo de financiamiento para aumentar su producción.

Lea también: PROCOMER incentiva innovación entre empresarios agrícolas de Guanacaste

Piña también quiere exportar la fruta que produce y planea hacerlo pronto: se puso una meta de no más de un año para lograrlo. Sobre todo quiere llevarlo al mercado europeo, dijo Piña.

También en ese lapso quiere poner en marcha un tour de visita a la plantación de pitahaya para turistas locales y extranjeros. En la finca también podrían observar actividades apícolas en las colmenas.

Su propósito va de la mano con el de Procomer, que en su estudio: “Oportunidades de comercialización de productos agrícolas incipientes” señala que la pitahaya es uno de los productos agrícolas que tienen posibilidades de producción y expansión a nivel nacional e internacional, pero cuyas exportaciones son reducidas o nulas.

Según el documento, solo la región Chorotega reporta la siembra del producto a nivel nacional; en el área se contabilizan un total de seis hectáreas, pero la producción que sale de este terreno no se exporta.

Lea también: 10 características que tienen en común todos los emprendedores exitosos

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios