Regional

Insistente muerte de animales en carretera urge pasos de fauna

This post is also available in: English

¿Cuántas veces le ha golpeado la cola a un pizote o ha terminado por majar a un zorrillo con su carro?  La muerte violenta de animales en carretera es un suceso cotidiano y arrastrado desde años atrás que hoy urge la atención de las autoridades.

Un llamado de atención de la Defensoría de los Habitantes al Gobierno encendió nuevamente el tema que las organizaciones ambientales tratan de mantener vivo todos los años: crear pasos de fauna es determinante para que los ecosistemas sobrevivan.

En lo que va del 2016, seis manigordos (felinos) fueron atropellados en la Península de Nicoya y dos en la Ruta Cañas-Liberia según datos del Grupo Vías Amigables con la Vida Silvestre.

“Antes de la carretera había un ecosistema que cumplía funciones biológicas fundamentales para las especies”, argumentó la bióloga del Centro de Rescate Las Pumas, en Cañas, Esther Pomareda.

Estos animales, explicó la bióloga, pasan de un lado a otro porque tienen que buscar refugio, alimento o apareamiento al otro lado de la carretera.

Pomareda fue una de las autoras de la Guía Ambiental del 2014 que utilizan voluntariamente las instituciones cuando diseñan y construyen carreteras u otro tipo de infraestructura. Ahora, la Defensoría busca que esta guía sea de uso obligatorio.

Los reclamos

Para la Defensoría de los Habitantes, el país debe acatar una postura más fuerte para exigir la implementación de estos pasos en las rutas nacionales.

“Hay un vacío en la protección de la fauna nacional cuando de construcción, reparación o ampliación de la red vial se trata”, dijo Ahmed Tabash, vocero de la Defensoría.

El ente inició una investigación para la inclusión obligatoria de los pasos de fauna como un componente vial más.

Por su parte, Pomareda cree que se debe reforzar la educación ambiental sobre la implementación de estos pasos con funcionarios del Mopt y Conavi, con los dueños de las propiedades donde están colocados estos accesos y con los conductores.

Alejandro Masís, director del Área de Conservación Guanacaste, mencionó que los conductores podrían evitar estos atropellos al reducir la velocidad cuando manejan por zonas boscosas o vías que atraviesan parques nacionales como la ruta 1 donde se encuentra el Parque Nacional Santa Rosa.

Un mejor panorama

Las instituciones visualizan hoy un mejor panorama. Según Abraham Pérez Kiamber, ingeniero encargado del departamento Ambiental, Social y de Salud Ocupacional del CONAVI, la ruta Cañas-Liberia ya cuenta con ocho pasos de fauna terrestre y nueve aéreos.

Pérez explicó que algunos de estos pasos terrestres son como un túnel que pasa debajo de la calzada y tienen una malla perimetral que conduce a las especies hacia el acceso.

El costo de cada paso terrestre en la ruta Cañas-Liberia fue de ¢6 millones, mientras que los aéreos costaron ¢2.6 millones cada uno.

De acuerdo con Pérez, las especificaciones técnicas tomaron como base la Guía Ambiental, “Vías Amigables con el con la Vida Silvestre”, elaborada en 2014 por el Comité Científico de la Comisión de Vías y Vida Silvestre.

¿Que puede hacer usted?

  1. Respetar las señales de tránsito en carretera que indican el paso de animales.
  2. Disminuir la velocidad en zonas boscosas o en carreteras que recorren parques nacionales.
  3. Recuerde que al amanecer y al atardecer es más común el tránsito de fauna por las rutas.   
  4. Los propietarios de fincas pueden colaborar donando el derecho de vía para la colocación de pasos de fauna. 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios