Regional, Nosara, Entretenimiento

Instituto de Yoga Nosara llora pérdida del actor, benefactor y amigo Robin Williams

This post is also available in: English

Mientras el Instituto de Yoga Nosara (NYI por sus siglas en inglés) celebra su vigésimo aniversario y la apertura de su hotel, la organización también lamenta el trágico fallecimiento de uno de sus primeros benefactores.

A mediados de agosto, la co-fundadora del Nosara Yoga Institute, Amba Stapleton, compartió una carta emotiva con sus estudiantes y amigos, sobre el impacto que tuvo en su vida la muerte del comediante Robin Williams.

Williams y su esposa no eran sólo clientes del pasado quienes disfrutaban de masajes pranassage (el prannasage es una técnica masaje creada por Stapleton junto a su marido Don Stapleton, que combina tanto yoga como masajes), sino también amigos y seguidores de Stapleton y del NYI.

La Voz de Guanacaste le pidió permiso a Stapleton para publicar su carta y entrevistarla sobre la relación que ella y el Instituto tenían con Williams.  Aquí les presentamos un extracto de esa entrevista y la carta de Stapleton enviada a sus alumnos.

 

VOG: NYI abrió hace 20 años. ¿Por qué decidiste venir a Costa Rica y abrir un instituto de yoga aquí en Nosara?

Amba Stapleton: Mi madre descubrió a Costa Rica en 1967 y yo venía de niña en los veranos. (Como adulta) viví en un ashram de yoga durante siete años y luego me trasladé a California. Cuando vivía en Los Ángeles, llegaba (a Nosara) para visitar. Y encontré que mi práctica de yoga siempre era mejor en Costa Rica. Además el contraste con Los Ángeles es tan drástico. Siempre pude sentir los beneficios del yoga en Costa Rica.

Así que cuando Don y yo vinimos, primero empezamos con un Yoga Bed and Breakfast. Siempre habíamos enseñado yoga, pero también enseñábamos a los maestros de yoga. En el año 2000 compramos la casa de mis padres y construímos el rancho para tener un lugar donde podíamos entrenar a profesores de yoga. Sabes… en aquel momento se traían los materiales de construcción para el rancho en carros de bueyes. Mucha gente creía que estábamos locos pero seguimos expandiendo el Instituto.

VOG: ¿Qué papel jugó Robin Williams en la abertura del Instituto y sus primeros años?

Stapleton: Cuando fui a Los Ángeles, trabajaba en un servicio de comidas y un amigo mío sabía que yo enseñaba yoga. Se corrió la voz… y tu sabes, el entretenimiento es la industria de allí. Pronto estaba enseñando yoga a celebridades e sus casas. En los años 80 el yoga era una cosa nueva. La popularidad del yoga estaba empezando. Yo recorría sets de diferentes películas y entraba a sus casas para enseñarles. Demi Moore, Woody Harrelson y otros, pero sabes, no me gusta decir nombres. Entonces recibí una llamada de Marsha Williams pidiéndome que vaya a su casa y así es cómo conocí a Robin. Le enseñé a ambos. Y nos hicimos amigos.

Así que cuando empezamos el Yoga B&B, nos apoyaron. Y luego, cuando compré la casa de mis padres y construimos el rancho y ampliamos el Instituto, nos ayudaron otra vez.

Ambos estaban muy interesados en apoyar artistas. El yoga es un arte y realmente querían apoyar a todas las artes. En casa de Marsha todas las cortinas eran artesanales, tejidas a partir de productos naturales. Eran gente muy generosa. Robin era una persona muy humilde. Sabes, todo lo que has estado viendo y escuchando en la televisión, es totalmente cierto. Era muy generoso, un muy, muy buena persona. Era muy espiritual, un buscador.

VOG: Una vez que se trasladó aquí y estableció el NYI, ¿Veían a Robin y su esposa? ¿Alguna vez han venido aquí?

Stapleton: Sí, nosotros estábamos en contacto. Vinieron un par de veces. Tuvieron dos hijos y mi hijo tenía su misma edad. Vinieron una Pascua y tuvimos una enorme fiesta. Otra vez, tuvimos aquí una fiesta para los 50 años de Robin, fue en el rancho y trajimos música. Nos divertimos mucho.

Después de que Robin y su esposa se divorciaron,  ya no estábamos tanto en contacto. Él no regresó

VOG: Su carta menciona una segunda contribución financiera. ¿Cómo Williams los apoyó otra vez? ¿Contribuyó a la expansión reciente?

Stapleton: Él y su esposa nos apoyan desde el principio con el B&B y también cuando compramos la casa y la propiedad y construimos la escuela de yoga. Pero Robin Williams no estuvo involucrado en la reciente expansión que acabamos de completar.

VOG: ¿Hay algo que hayas aprendido de esta amistad y apoyo financiero de Robin Williams?

Stapleton: Una cosa que aprendí de Robin Williams fue la generosidad. Debido a él y su esposa, soy mucho más generosa de una manera similar. Don y yo tratamos de ayudar a nuestro personal cada vez que podemos. Es curioso, pero también aprendí acerca de la hospitalidad. (Robin y Marsha) le abrían las puertas de su casa a un montón de gente. Estaban disponibles para mucha gente pero no es que ellos estaban entreteniendo todo el tiempo. Uno puede ser hospitalario y tener límites. No tiene que ser una carga el tener gente en su casa. Puede crear el sentido de comunidad y ser usted mismo. Ellos hacía eso.

VOG: ¿Cómo se siente con esta triste pérdida? ¿Hay algo de esta tragedia que ha aprendido o está compartiendo con sus estudiantes?

Stapleton: He aprendido mucho de esta tragedia. He estado pensando mucho en él. La vida de Robin siempre llevaba luz a las sombras de la humanidad. Incluso en su muerte, él ha arrojado luz sobre la sombra del suicidio. Me enojo cuando la gente juzga cuando alguien se suicida. La vida es demasiado complicada como para entender exactamente lo que esa persona estaba pasando en ese momento. Fue un recordatorio de que puede haber un dolor inmenso en un individuo. Creo que me ha sensibilizado más al dolor de los demás. Es un área que en la que tenemos que ser sensibles y cuidar a las personas.

VOG: Robin Williams siempre será recordado como uno de los comediantes más grandes de los tiempos modernos. Pero ¿qué legado dejó para usted y el NYI?

Stapleton: Creo que su generosidad. El era tan generoso con nosotros personalmente como con nuestro Instituto de Yoga. Y con la comunidad de San Francisco. (Robin y Marsha) apoyaron mucho a San Francisco. Y creo que su legado también se trató de iluminar donde hay sombras, como en muchos de los personajes que interpretó en el cine. El yoga se trata de aceptar nuestras imperfecciones y Robin lo hizo con su vulnerabilidad.

 

Carta de Amba Stapleton sobre la muerte de Robin Williams

 

El Instituto de Yoga Nosara no existiría si no fuera por el generoso apoyo de Robin Williams

He estado tocando la campana durante un poco más de tiempo a lo largo de toda la semana, aquí en el NYI. Un poco más fuerte. Y con un poco más gratitud mientras recuerdo a mi amigo Robin Williams.

Nunca podré olvidar la primera vez que lo conocí. Antes de mudarme a Los Angeles en 1988, había estado viviendo en un Ashram durante los últimos siete años, así que me había perdido todo el asunto de Mork & Mindy. En 1990, fui a ver una película llamada «La sociedad de los poetas muertos. Cuando salí de la película pensé, «bien, estoy la tierra de las celebridades. Si tuviera que enseñarle yoga a una celebridad me gustaría sobre todo que sea con Robin Williams.»

Dos años más tarde, recibí una llamada telefónica de Marsha Williams. No me dí cuenta que ella era la esposa de Robin Williams. Marsha me preguntó si yo podrá darle clases de yoga en casa. Así que fui… y ¿quien llega a la entrada a saludarme antes de ni siquiera poder salir del coche?

Robin, por supuesto. Tan humilde, tan amable.

Unas semanas más tarde empecé a enseñarle a él también.

Como se pueden imaginar, Robin me hizo reír en cada sesión. Por ejemplo, nos divertíamos mucho con Pranayama-dijo que le recordaba de sus días de colegio cuando él asistía a unas clases de yoga en medio de clases.

Durante una sesión de Pranassage, lo dejé caer sin darme cuenta. Todo lo que decía mientras caía era «May Day! May Day!» (Peligro! Peligro!)

En una nota más seria, cuando decidí mudarme a Costa Rica, le pregunté Marsha y Robin si podrían prestarme dinero para realizar el traslado. No había una sola duda en su “sí”. Más tarde, cuando Don y yo decidimos comprar la propiedad donde ahora esta el NYI, otra vez le pedí a los Williams de su ayuda financiera, esta vez por mucho más dinero. Su respuesta fue un sí rápido, por supuesto.

NYI no existiría si Robin y Marsha Williams no hubieran venido a visitarnos a nuestro paraíso selvático. Ellos creyeron y confiaron en Don y en nuestro sueño y misión para crear yoga en el mundo.

Robin, te extraño. Me arrepiento de no haber estado allí para más. Siento mucho en lo haber tenido la suficiente habilidad comunicativa o de comprensión dentro de mi, para estar contigo de una manera más significativa. Pero usted siempre estará aquí con nosotros. Tu presencia bondadosa y tu genio como ser humano siempre serán una parte del legado con el que cada huésped que camina por nuestros jardines es bendecido.

Me seguiré riendo en tu honor.

Amba

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios