Vida y salud

Joselyn Pérez: “Soy una madre feliz, a mi bebé no la afectó el Zika”

This post is also available in: English

Vea yo no quiero hablar con ninguno de ustedes (los periodistas), se ha hablado mucho y nos han perjudicado”, así nos recibió  Joselyn Pérez Valencia, quien el pasado 22 de febrero se convirtió en el primer caso confirmado de Zika en Costa Rica.

La noticia generó mucha repercusión en los medios a nivel nacional, porque Pérez se encontraba con 38 semanas de embarazo cuando fue diagnosticada con la enfermedad, y existía la posibilidad que su bebé sufriera los efectos de la microcefalia.  

La microcefalia es el desarrollo insuficiente del cráneo en el bebé, a menudo acompañado de atrofia cerebral.

Además, Pérez aseguró que tan pronto se supo que ella tenía Zika fue asediada junto a su familia por móviles de canales de televisión y reporteros que querían obligarla a hablar.

Su padre, Severiano Pérez, expresó su malestar por la forma  cómo se manejó la noticia desde los medios de comunicación nacionales, donde a su criterio  se perjudicó la imagen de Nicoya y Sámara justo antes del inicio de la Semana Santa, con lo cual ambos coinciden en que se afectó la llegada de turistas a su comunidad.

Sin embargo, luego de explicarles que el objetivo de la  visita es saber cuál es el estado de salud de su bebé, Joselyn permitió a La Voz de Guanacaste conversar y  conocer a la hermosa Keyshell Alondra Ramírez Pérez, quien duerme plácidamente en su cuna.

Por respeto a su privacidad, hemos decidido no publicar su fotografía ni mencionar en donde vive la familia actualmente.

Keyshell nació el pasado 8 marzo en el Hospital de La Anexión, pesó 3230 gramos y lo más importante: es una bebita sana y encantadora.

A ella la tuve por cesárea pero en todo lo demás fue un parto normal. Los doctores la chequearon y todo estuvo bien. Luego de dos días me dieron la salida del hospital”, expresó.

A sus 23 años Joselyn se ha convertido en madre por segunda vez. Su primera hija, Hoshlyn Rocío de 3 años, la acompaña junto a su cuñada y sobrina.

Esta madre samareña de 23 años aseguró que de haber sabido todo lo que se iba a generar con el diagnóstico de la enfermedad, hubiera preferido no haber ido aquella mañana al EBAIS.

La verdad es que yo fui a la clínica más que todo pensando en la salud de la niña. Yo tenía mucha fiebre y dolor de ojos (conjuntivitis). Si hubiera sabido que iba a pasar todo lo que pasó, mejor no hubiera ido”, expresó.

Por ahora Jocelyn desea ofrecerle lo mejor a sus niñas, a pesar que no cuenta con el apoyo de ninguno de los padres de las menores. Ella ve con esperanza su futuro como jefa de hogar y tiene planeado continuar trabajando con los proyectos que tiene el Ministerio de Trabajo en la comunidad, cuando termine su periodo de maternidad.

Soy una madre feliz, porque a mi bebé no la afectó el Zika. Y ahora quiero trabajar para darles lo que se pueda. Uno no es de plata para darles lujos”, finalizó.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios