Nosara

Jóvenes de Nosara se quedan sin ir al colegio por falta de becas del MEP para transporte

This post is also available in: English

El 14 de marzo Hazel Hernández caminó hasta la parada de bus en La Esperanza a esperar el transporte público que la ha llevado al colegio de Bocas de Nosara desde que entró al colegio. Cuando llegó, el chofer le explicó a ella y a otros estudiantes que desde ese día debía cobrarles diariamente 1.000, porque “ya el colegio no tenía plata” para llevarlos gratis. Ese día, Hazel no asistió al colegio. No tenía dinero para pagarle. 

Desde el 2019 el Ministerio de Educación (MEP) cambió su proceso de selección de becados e impuso una serie de limitantes que redujo significativamente a los beneficiarios. Entre ellos, Hazel, que está en octavo. 

Como su familia cuenta con una motocicleta –que usa otro miembro de su familia para laborar– el MEP asume que la estudiante tiene medios para llegar a clases, aunque no sea el caso. Aún así, el dueño de la ruta, le permitió viajar sin pagar durante casi dos años, pues compensaba ese gasto con los jóvenes que sí estaban becados. 

Sin embargo, este año el MEP sufrió un recorte severo en el presupuesto de transporte, sumando a la crisis que ya sufría desde 2019. Aunque la institución solicitó un monto de ₡46.000 millones para ese rubro, Presidencia sólo le pidió a los diputados ₡30.000 millones a través de la Ley de Presupuesto Ordinario y Extraordinario de la República.

Aunque El MEP afirma que los recortes afectaron los becados de transporte a nivel nacional, las afectaciones son aún más severas en lugares como Nosara, donde las largas distancias y los problemas en los caminos aumentan las tarifas e imposibilitan que los estudiantes usen métodos alternativos para llegar a clases. 

La ruta pasó de llevar en 2019 a 73 niños, a que este año el presupuesto solo alcanzara para 54.

Los recortes hicieron que el programa de transporte estudiantil no cuente con los fondos presupuestarios suficientes para tan siquiera hacer frente a los compromisos ya adquiridos en años anteriores”, dijo a La Voz el jefe del Departamento de Transporte Estudiantil del MEP, William Salazar Sánchez. 

Desde entonces, el ministerio no puede aceptar nuevas solicitudes de beca y tampoco pudo renovar otras. Hazel, por ejemplo, no puede apelar de nuevo a tener ese beneficio, pues en este momento no hay presupuesto para más estudiantes. 

Ante la reducción significativa de sus ingresos por la disminución de becados, el propietario de la ruta estudiantil en Nosara debió comenzar a cobrar al resto de estudiantes sin beca y a los que dejaron de tenerla este año, pues ya no le era rentable. Su ruta ahora solo tiene  54 menores de edad becados. Los otros 94 que usaban el transporte no han podido acceder a la beca . Así lo registra un grupo de madres organizadas que conversó con La Voz de Guanacaste. El MEP también confirmó el dato. 

Para nosotras es injusto, porque ya de por sí nuestros hijos caminan casi tres kilómetros solo para llegar a la parada. Es difícil porque en Nosara hay muchas mujeres madres solteras que simplemente no podemos pagar esa cantidad, por más poco que se vea”, afirmó la madre de Hazel, Elizabeth Molina. 

Largas distancias en Nosara impiden estudios

La mayoría de estudiantes afectados viven en las  comunidades aledañas a Nosara, como Barco Quebrado (a 20 kilómetros), Las Delicias (a 16 kilómetros), Garza (a 13 kilómetros) y La Esperanza (a 10 kilómetros). Ante las largas distancias  algunas de las familias decidieron no enviar más a sus hijos a clases, reportó Yenifer Moreno, madre de familia y líder del movimiento de madres organizadas.

Sin el transporte yo no veo forma de poder enviar a mis hijos, lo necesitan. Soy una madre soltera, cuido a mi mamá y tengo una hija pequeña y no puedo trabajar en este momento. Estoy angustiada porque, sin esa ayuda, mis hijos se quedarían sin estudiar simplemente”, relató Antonia Castrillo, madre de dos estudiantes sin beca. 

Antonia ha podido enviar a sus dos hijos a clases porque un  grupo de extranjeros de la comunidad la están ayudando. Sin embargo, no sabe si podrá seguirlo haciendo en los próximos meses.

Durante el mes de marzo, las madres recogieron más de 100 firmas de miembros de la comunidad para solicitar al MEP que reconsidere becar al resto de estudiantes que necesitan el estipendio. El grupo organizado está trabajando también con las asociaciones de desarrollo de sus comunidades, como la de Las Delicias, para buscar alternativas paliativas mientras el ministerio resuelve la situación.  

Algunos estudiantes deben recorrer hasta 20 kilómetros sobre la Ruta 160 para llegar al centro de estudios. Foto: César Arroyo.

«Es difícil movilizar a los chicos, la mayoría somos madres solteras que ganamos el salario mínimo y que no estamos en las casas para llevarlos (al colegio)», dice Moreno. 

Para las madres la última opción es enviar caminando a sus hijos, pues además de las largas distancias que recorrerían, temen que los asalten o agredan física o sexualmente en el extenso camino. 

«No puedo decirle a mi hijo que se vaya caminando porque son casi cuatro horas a pie, o que pida “ride”, porque le podría pasar algo”, agrega Moreno.

Al MEP no le importa la seguridad de los niños de Nosara, algo que debería ser una obligación para ellos”, lamentó también Ofelia Obando, presidenta de la Asociación de Desarrollo de Las Delicias. 

Aunque el chofer les ofreció una forma de pago accesible, las madres todavía deben recoger unos ₡1,8 millones mensuales por 94 estudiantes (20 mil al mes por persona) para que todos puedan llegar al centro de estudios. 

MEP lo advirtió el año pasado 

El jefe de transporte estudiantil  del MEP afirmó que la institución ya había previsto un aumento de estudiantes en zonas costeras que necesitarían por primera vez el estipendio de transportes, principalmente por la afectación económica de la crisis del COVID-19. Sin embargo, denunció que Presidencia no consideró este factor al momento de otorgarles el presupuesto ordinario. 

Los niveles de desempleo aumentados a raíz de la pandemia provocaron carencias en familias que antes no presentaban necesidad y que ahora no cuentan con los ingresos suficientes en el núcleo familiar para hacer frente al pago de un transporte”, indicó Salazar, representante del MEP. 

En setiembre del 2021, la Ministra de Educación Giselle Cruz explicó a los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios que los recortes sugeridos por el Gobierno provocarían la suspensión de las becas de transporte y comedores de más de 100 mil estudiantes a nivel nacional. Aún así, las y los legisladores aceptaron los recortes tal y como los propuso el Ejecutivo. 

En ese momento, el Presidente de la República Carlos Alvarado justificó la decisión como “algo que tenía que hacerse”. Así lo expresó al ser cuestionado por los recortes del MEP en alimentación y transporte durante una conferencia de prensa en setiembre:

Más allá que el gobierno, es la situación del país. Cualquier movimiento presupuestario significa quitarle algo a alguien, para darle algo a alguien más. (…) Es muy doloroso, pero dígame ¿dónde recortás?”, justificó Alvarado.

MEP tramita presupuesto extraordinario

Salazar dijo que el MEP está haciendo las gestiones para solicitar un presupuesto extraordinario que logre subsanar las necesidades de transporte de los estudiantes becados y de nuevos postulantes. Esta solicitud ya está en trámite en la Asamblea Legislativa y necesitará más tiempo para conseguir una respuesta.

Además, el representante del departamento de transportes del MEP aseguró que están actualizando sus bases de datos para incluir a más tardar el 29 de abril los registros actuales de beneficiarios del programa que siguen en cada centro educativo, como también postulantes para el 2022. 

De esa forma el ministerio tendrá una visión más extensa de todos los estudiantes que necesitan la beca actualmente. El colegio Bocas de Nosara todavía no envía sus bases de datos actualizadas. 

Estos periodos de gestiones quieren decir que los estudiantes nosareños no podrán usar el transporte para ir a clases durante las próximas semanas. Por esta razón, las madres están aceptando donaciones a través de Sinpe.


Las madres están aceptando donaciones para poder enviar a sus hijos al colegio. El Sinpe móvil se puede realizar al número: ‎+506 8625 8475. El motivo debe ser:  “estudiantes Nosara”.

Comentarios