General, Bienes raíces

La ley de la selva

This post is also available in: English

¿Sabés que hay de malo en el mundo? La gente vive regida por la ley de la selva, no de la tierra.

Charlie Daniels, “Simple Man”, 1989

La ley sobre la propiedad en Costa Rica es bastante compleja: llena de contradicciones, variaciones a lo largo del tiempo o entre las diferentes municipalidades, así como también diferencias en términos de su aplicación y tecnicismos. En Guanacaste, al ser una zona alejada de San José, el ámbito legal es particularmente traicionero, aunque, al seguir las reglas con detenimiento y cuidado, algunos gringos han conseguido derechos sobre la propiedad.

Tenga en cuenta que “la ley de la selva” significa: “compre con cuidado”; “cada hombre (o mujer) por su cuenta”; “el poder hace la fuerza”; o “la ley del más fuerte”. De hecho, si algunas de las siguientes cuatro circunstancias están presentes, la probabilidad de que haya pérdida en su inversión se incrementa.

Zona Marítimo Terrestre

Las leyes sobre las áreas protegidas son claras y sin ambigüedad. La zona marítima desde Punta India en el norte hasta Punta Guiones en el sur no pueden ser ocupadas sin una concesión por parte del gobierno. Muchos expertos en derecho afirman que cualquier propiedad privada dentro de una zona marítima puede ser expropiada.

Usurpadores o precaristas

En Nosara se pueden encontrar dos tipos de usurpadores, aunque la ley no hace distinción entre estos grupos. Creo que la intención de la ley era otorgar a los pequeños campesinos su derecho sobre la tierra, siempre y cuando esta hubiera estado ocupada por más de diez años y no se encontrara dentro de una zona marítima. Esta práctica, ahora estipulada dentro de la ley de Información Posesoria puede o no aplicarse en el desarrollo urbanístico actual.

El otro caso de usurpación es cuando alguien, tico o gringo, compró de buena fe una propiedad que algún tercero registró a su nombre aunque no fuera legalmente su dueño (nadie puede vender algo de lo que no sea el propietario legal). Cualquier persona, sea dueño, inquilino u ocupante, que haya vivido en el mismo lugar por una década es, de acuerdo a este artículo, el dueño legal del terreno siempre y cuando este no se encuentre en zona marítima.

Expropiaciones

El gobierno tiene el derecho de reclamar la propiedad sobre un terreno si este se encuentra dentro de la zona marítima o si se va a utilizar en algún otro uso público, siempre y cuando el dueño legal sea compensado.

Aunque estos riesgos son explicados por abogados y agentes de bienes raíces durante las primeras etapas de la inversión, la estafa con propiedades permanece aún como un grave problema, particularmente para aquellos quienes: a) han invertido en un terreno pero no hayan hecho nada con él; b) no hayan pagado sus impuestos; o c) hayan contratado a un abogado quien manipule el sistema a su favor.

En resumen

Los Estados Unidos de América, Canadá y la Unión Europea tienen una regulación similar sobre la propiedad, la transferencia de terrenos a terceros y las transacciones internacionales. Sin embargo, todos estos lugares se apegan a una ley que sanciona a los transgresores. En Costa Rica no es así: el sistema judicial favorece los procesos atenuados ante los resultados rápidos; las querellas en contra de los abogados u oficiales corruptos usualmente requieren largos y costosos juicios.

El sentido común nos dice que, sin importar la normativa, en la mayoría de los casos los gringos que han invertido en un terreno, sea para vacacionar o para su retiro, deberían obtener el beneficio sobre su gasto, y no desviarse hacia un delincuente común en busca de dinero fácil. Desafortunadamente, una vez que el terreno es tomado y vendido (y en algunos casos vendido de nuevo), es muy difícil devolver y reclamar el derecho original sobre este, por más que intentemos trazar una línea entre lo correcto y lo incorrecto. Esa es aparentemente, la Ley de la Selva y no la Ley de la Tierra.

 

 

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios