Regional, Nicoya, Entretenimiento

La noche en que Nicoya no guardó secretos

This post is also available in: English

La noche del jueves 24 de julio no era una noche cualquiera; quizás era única en su categoría. Aquella noche tenía un propósito,que ningún visitante o lugareño tuviera dudas de la historia de la Ciudad Colonial.

Aquella noche formaba parte del Festival Cultural de la Anexión, y celebró la caminata Vamos a Turistear, que comprendía un recorrido histórico por los sitios más importantes del distrito.

La cita logró reunir a más de 100 asistentes, y comenzó a eso de las 7:30 p.m., estableciendo el Cabildo como el primer punto de encuentro. Ahí, el organizador del evento, César Barrantes, dio la bienvenida a los asistentes , comunicándose a través de un alto parlante, en el que prometía  que se reviviría la historia del país y, por supuesto, la Guanacasteca.

Celebrando los 190 años de la Anexión, Barrantes explicó que el Cabildo fue el lugar donde el 25 de julio de 1824, se realizó el cabildo abierto que reunió a todos los habitantes del Partido de Nicoya, y en un acto de pura voluntad, decidieron anexarse a la república costarricense. Además Barrantes detalló que en el Cabildo, que se encuentra ubicado al frente del Parque Recaredo Briceño, fue el lugar donde se firmó el acta que oficializa la Anexión.

La actividad  contó con el patrocinio del Instituto Costarricense de Turismo, por lo que la mayoría de los participantes andaban identificados con una camiseta blanca que decía Vamos a Turistear.

El viento avanzaba y refrescaba el andar en la calurosa Ciudad Colonial, para más tarde conocer La Cofradía. Allí los participantes pudieron presenciar la hermosa tradición del Baile de la Yegüita, con una demostración exclusiva. En el recinto, el mayordomo de la Cofradía, José Antonio Aiza, explicó detalladamente el origen de la tradición del baile, la cual se danza desde 1914. En resumidas cuentas, dos hombres se iban a matar por el amor de la india Nantiume, pero a raíz de las plegarias de la gente apareció una yegüita negra que separó la pelea.

A la salida de la Cofradía, una cimarrona apareció para animar la caminata, por lo que más de uno aprovechó para presumir el mejor grito guanacasteco y echarse unos pasitos de baile.

Vamos a turistear llamó la atención de nacionales como extranjeros. Tal es el caso del neoyorquino Gabriel Cei, quien aseguró estar asombrado de la arquitectura guanacasteca. “Las casas son muy lindas, me encantó mucho ese baile típico. ¡Es increíble! Estos tambores (cimarrona) también me gustan. Me siento como en el Mundial”, expresó el estadounidense.

También, algunos josefinos aprovecharon el día feriado para visitar Nicoya. Tal es caso de  Yeorlene Contreras, quien coincidió que estaba de paseo en Tamarindo con su familia y decidieron asistir a Vamos a Turistear.

“Es algo nuevo para mí, es algo increíblemente bien organizado. Hoy he aprendido mucha de la historia del cantón de Nicoya, ha sido muy lindo todo”, comentó Contreras.

El recorrido también hizo paradas en la Iglesia Colonial y en algunas viviendas del barrio La Cananga. Durante la casi hora y media de caminata, los participantes iban resguardados por oficiales de fuerza pública y una ambulancia, por si ocurría alguna emergencia.

Las lecciones de historia no fueron solo para los visitantes, pues algunos nicoyanos, como Leida Ruiz, también aprendieron de historias que desconocían.

“Estas actividades deberían ser constantes, esto conserva las tradiciones. Como nicoyana, habían muchas cosas que yo no conocía, como la historia de muchas casas del barrio La  Cananga y ellos lo explicaron muy bien”, aseveró Ruiz.

Para terminar el recorrido, un grupo de marimbas animaron la fiesta a eso de las 9 p.m., en la que muchas terminaron con satisfacción de haber participado.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios