Galería

Libertad a medias

This post is also available in: English

Lejos del hacinamiento y de las condiciones paupérrimas de vida que se vive en prisión, en una propiedad agropecuaria abierta de 58 hectáreas, se encuentra el Centro Semi Institucional de Nicoya que pertenece a uno de los programas de contención media, del Sistema Penitenciario de Costa Rica.

Esta institución actualmente funciona como un puente para que el privado de libertad que cumple con ciertos requisitos básicos, como buen comportamientotamiento, de las zonas de Guanacaste y la Península de Nicoya, se reintegre al sistema y termine su condena afuera de las rejas. 

El centro cuenta con una población de 179 privados de libertad condenados por crímenes como robo agravado, violación, tráfico de órganos, tráfico de droga u homicidio, ubicados en dos modalidades: 45 de ellos viven y trabajan en el centro de domingo a jueves y viajan a sus domicilios los fines de semana en búsqueda de trabajo. Las labores del centro son rotativas y algunas reciben incentivos de 20.000 colones mensuales.

Los restantes 134 privados de libertad ya están en sus comunidades y asisten una o dos veces por semana a control técnico .

Este sistema de confianza brinda ciertas herramientas que le permiten al privado de libertad encontrar un ingreso económico, y evitar la  reincidencia en el crimen. Pero la impotencia económica, la presión social y el consumo de drogas muchas veces es una carga que algunos no logran sostener, llevándolos directamente a delinquir de nuevo.  En lo que lleva del año, 12 privados de libertad han desertado del programa. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios