Regional, Nosara

Madre de niña con cáncer dice que fue mal diagnosticado

This post is also available in: English

Si a Melany Sequeira Vallejos le hubieran detectado un cáncer de hueso a tiempo, tal vez su pierna nunca hubiese sido amputada. Así lo resume su madre, Rosa Vallejos, quien se encuentra muy molesta por las declaraciones que dio la Dra. Juanita Gómez a este periódico, donde declara que “detectó” la enfermedad de esta niña de 10 años.

En la nota publicada el pasado 8 de setiembre con el título “La verdadera misión del EBAIS de Nosara”, Gómez también dijo que la gente muchas veces cree que un Ebais es un hospital, pero que para ese servicio de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), lo principal es prevenir o detectar enfermedades. Sin embargo, para Rosa Vallejos de Playa Garza, esta premisa no se cumple.

“Ella no descubrió nada, fui cuatro veces a consultarle y al final me mandó al hospital de Nicoya. Me molesta que la doctora dijera eso, ella nunca nos dio un buen trato, parecía que estaba aburrida de vernos cuando íbamos a consultarle, porque una vez hasta nos preguntó, ¿Otra vez aquí?”, señaló.

Vallejos contó que todo empezó en febrero de este año, cuando Melany presentó dolores e inflamaciones en una de sus rodillas, “la Dra. Gómez nos dijo que era por sobrepeso y que era por el crecimiento, sin mandar a hacer placas ni nada. Le mandó pastillas que la ayudaron al dolor, pero la inflamación siguió, nos decía que a los 15 años se le iba a quitar”.

“Tras acabarse las pastillas, fuimos de nuevo a su consulta y esta vez le mandó a hacer unas placas a Nicoya, pero allí nos dijeron que estaban para agosto. Después de Semana Santa la llevé a Emergencias  y el doctor que la atendió vio las placas y me dijo lo mismo que la Dra. Gómez, que era por crecimiento y me le dio más pastillas”, citó Vallejos.

Ella contó que la semanas pasaron y que la Dra. Gómez envió a su hija a una cita con el pediatra al hospital de La Anexión, “fui al otro día y no había campo, me le dieron la cita en 8 días, pero la semana siguiente mi chiquita se puso a jugar en la escuela y tuvo una caída, que yo digo que fue gracias a Dios que se la mandó, porque a los dos días en la cita le sacaron otras placas y el médico me dijo que todo se veía muy mal, que había que dejarla internada.

Luego el ortopedista nos explicó que desde un principio las placas decían que eso era un tumor, que era osteosarcoma”. “Ese 29 de abril cuando se diagnosticó el cáncer, mandaron a Melany al Hospital Nacional de Niños (HNN), el 22 de julio nos indicaron que la pierna no se podía rescatar y le amputaron de la rodilla para abajo, que ella llegó muy tarde”, indicó Vallejos.

Un osteosarcoma es un tumor óseo cancerígeno maligno que generalmente se presenta en adolescentes cuando están creciendo de manera rápida. Es el cáncer óseo más común en niños y la edad de diagnóstico es aproximadamente a los 15 años, pero también es común en personas de más de 60 años. No se conoce la causa de este mal, pero en algunos casos se ha detectado como hereditario y al menos un gen ha sido relacionado con el aumento del riesgo. 

Puede presentarse en cualquier hueso, pero generalmente ocurre en la espinilla cerca de la rodilla, el muslo por la rodilla, y el brazo cerca del hombro. El Dr. Orlando Urroz, Director del HNN explicó a La Voz que “cuando uno presenta dolores nunca se piensa en cáncer, los tumores de hueso tienen pocas probabilidades de detección, los síntomas avanzan rápido con gravedad, es difícil para los clínicos poder hacer detecciones tempranas, pueden haber confusiones”.

Urroz añade que comprende el dolor de una madre al ver a su hija en esta situación, “pero la realidad es que este tipo de cáncer es muy agresivo, esto tiene que ser para aprendizaje, el diagnóstico a tiempo es difícil, pero bueno, tampoco estoy excusando, hay que estar siempre alerta ante cualquier situación anómala”, puntualizó el doctor.

Por su parte, la Dra. Juanita Gómez, quien atendió en Nosara a Melany, dijo que, “yo en aquella nota no di ni nombres, que pena que la señora se enojó, porque no había ninguna mala intensión de mi parte”.

Proceso de la “quimio”  

Luego de la amputación había que hacer quimioterapia para detener el tumor, “al principio era cada 8 días, luego cada 15 y ahora cada 22, ahora mi niña está sin pelo, en la escuela le compraron una peluca, tiene vómitos, no presenta apetito, y está muy triste.

Ella era muy estudiosa y le gustaba mucho jugar fútbol; esto ha sido muy difícil, esta enfermedad es como un hongo que se va comiendo en este caso los huesos”, cuenta Vallejos, ama de casa, de 48 años de edad y madre de 5 hijos, añadiendo que han recibido un trato enorme en el HNN, el cual le da albergue a ella o a su esposo, Carlos Sequeira, cuando tienen que llevar a Melany a la “quimio” a San José, y la dejan internada por 4 días.

Precisamente, el HNN le dará en octubre una prótesis a Melany, pero esta solo será temporal para aprender a utilizarla, y posteriormente tendrán que comprarle una que asciende a ₵2.5 millones, algo que del bolsillo de la familia Sequeira Vallejos no puede financiarse, “tendremos que hacer actividades para recaudar fondos o a pedir plata a la calle, algo haremos”, reconoció Vallejos.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios