Comunidad

Más de 300 niños de Nicoya se quedan sin clases por escuela en mal estado

Los más de 300 niños que asisten a la Escuela Cacique Nicoa, ubicada en barrio El Carmen en el centro de Nicoya, no pueden recibir sus clases con normalidad.

Los maestros, padres, y madres de los menores cerraron las puertas de este centro educativo el pasado 4 de junio, exigiendo al Ministerio de Educación Pública (MEP) una nueva infraestructura.  

La directora de la institución, Xinia Díaz, recordó que hace tres años el encargado de la Dirección de Infraestructura Equipamiento Educativo (DIEE) del MEP, Walter Muñoz les prometió construirles una escuela nueva, pero que hasta el momento no han tenido una respuesta positiva.

“Nos dicen que es un proceso largo y que hay que esperar. Esto es algo preocupante porque se está poniendo en peligro la vida de los estudiantes”, dijo Díaz.

La directora agregó que la última vez que conversó con alguien de la DIEE fue a inicios de este curso lectivo. En ese momento le dijeron que estaban realizando los planos de electricidad para la escuela.

En total son tres pabellones y 12 aulas que presentan daños en paredes, pisos, tanque séptico, cielorrasos y problemas de drenaje. Cuando llueve, se inundan las aulas.

Así luce la mayoría del cielorraso en las aulas de la escuela Cacique Nicoa, cuando llueve las goteras ocasionan que se mojen los niños y sus útiles. Foto por Wilberth Villalobos

En el 2012 la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) clausuró tres aulas de la escuela por fisuras en las paredes, y en el 2015 la DIEE cerró el gimnasio porque tiene problemas estructurales.  

La escuela Cacique Nicoya fue construida en 1971, por lo que según la directora la infraestructura ya cumplió su vida útil.

Seis años esperando

El director de la DIEE, Walter Muñoz, explicó que desde el 2012, después del terremoto, se seleccionó a una empresa para el diseño y construcción de dos aulas, sin embargo la empresa abandonó el diseño en el 2015, por lo que en el 2016, la DIEE tuvo que volver a iniciar el proceso de contratación para la reconstrucción total del centro educativo.

Hoy, la escuela sigue igual seis años después desde el terremoto y aunque Muñoz dijo que actualmente se encuentran en la etapa de revisión final del presupuesto, que se estima es aproximadamente de ¢1.000 millones.  

“El proyecto va y está avanzado. Tal vez en dos meses podamos tener aprobados los planos, a partir de ahí iniciaríamos el proceso de contratación de la empresa que va a hacer las obras”, explicó Muñoz.  

La nueva escuela se proyecta como un edificio de dos niveles con 12 aulas y dos baterías de servicios sanitarios, un aula de profesores, dos aulas de preescolar, una biblioteca y dos áreas administrativas.

Las obras incluyen también dos laboratorios de cómputo, cubículos de apoyo, comedor, cancha techada con gradería, soda, cerramiento perimetral, caseta de guarda y vestíbulo de espera para los padres de familia, según detalló en un correo electrónico la oficina del prensa del MEP.  

El Gobierno pasado invirtió más de  ¢20.000 millones en obras de infraestructura en Guanacaste, lo que abarcó la reconstrucción de seis escuelas afectadas por el terremoto del 2012.

En el caso de Nicoya, solo la escuela Luis Dobles Segrega recibió una remodelación total con un costo de ¢106 millones en el 2016.  

Becas y transporte

Otras de las necesidades de los estudiantes que asisten a este centro educativo son las solicitudes de becas al Fondo Nacional de Becas (Fonabe), y la contratación del servicio de transporte que aseguran desde hace tres años no lo reciben.

“Este año hicimos 70 solicitudes de beca que no han tenido respuesta de Fonabe”, dijo la directora Diaz.

“Tenemos tres años consecutivos que las personas con necesidad no recibimos becas de Fonabe”, dijo Laura García, mamá de tres hijos que estudian en este centro educativo.

El director ejecutivo de Fonabe, Mauricio Donato, indicó en un correo electrónico que para el 2018 a este centro educativo se reportaron 54 beneficiarios de becas, pero la directora, los padres y madres de los estudiantes indican que no han recibido esta ayuda.

Los estudiantes también carecen del servicio de transporte al centro educativo, según indicó la directora, tienen estudiantes de comunidades como Espavelar, Pedernal y El Llano, que están a unos cinco kilómetros de distancia.

La directora de la escuela afirmó que han gestionado dicha ayuda ante Gobierno Estudiantil del MEP pero tampoco tienen una respuesta positiva.

Según la directora, la escuela permanecerá cerrada hasta que reciban una respuesta satisfactoria de las autoridades del MEP. 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios