Vida y salud

Ministerio de Salud realizó inspección por posible uso de Ibogaína en Nosara

This post is also available in: English

El Ministerio de Salud emitió una alerta el pasado 19 de marzo contra el uso de la planta Iboga, luego de la reciente aparición de la planta en Guanacaste para tratar enfermedades y adicciones.

Dicha alerta fue emitida debido a la muerte de una mujer noruega en el 2013, quien habría ingerido la sustancia en el centro Iboga House, en Liberia.

El pasado 24 de marzo, el Área Rectora de Salud de Nicoya, realizó una inspección en el Costa Rica Yoga Spa, ubicado en Nosara, ante el aviso de que en dicho centro se realizaban terapias con Iboga.

Mario William Acosta, encargado del Área de Planificación Estratégica y Promoción de la Salud, y quien formó parte de esta inspección, informó que en la visita al lugar no encontraron indicios o pruebas de que en ese centro se administre la sustancia.

“Fue una inspección de rutina. Verificamos el permiso de funcionamiento que tienen es para yoga y spa y está al día. Fuimos a los salones donde se realizan las sesiones de yoga, verificamos los baños y no encontramos nada irregular”, explicó.

No obstante, en el sitio www.costaricayogaspa.com se indica que en el lugar se realizan terapias de yoga combinadas con Iboga para tratar padecimientos y adicciones.

Dichas terapias son de varios días y se ofrecen a precios que inician desde los $3900 (unos dos millones de colones).

Aunque el uso de la planta Iboga no está prohibida en Costa Rica, actualmente la Ibogaina, que es el nombre que recibe cuando es procesada, no está registrada como un medicamento en el Ministerio de Salud, por lo que su uso es prohibido.

Por su parte, Darin McBratney, propietario del centro, confirmó que efectivamente en el lugar se utilizan extractos de la planta de manera natural para tratar principalmente padecimientos y dolencias.

“Aunque el Iboga se puede usar para eliminar las adicciones, yo prefiero tratar a las personas que sufren padecimientos como: problemas de la piel, diabetes, presión alta, cáncer, alzhéimer y depresión”, explicó McBratney.

Además, McBratney informó que no todas las personas pueden recibir el tratamiento con Iboga, pues antes se les realizan una serie de chequeos médicos, entre ellas un cardiograma, para verificar la condición de corazón.

“Necesitamos saber cómo está la condición del corazón, el hígado. Por eso hacemos chequeos previos para conocer el estado de cada persona. Si una persona está muy débil queda descartada”, explicó McBratney.

Sobre la muerte de la mujer noruega, McBratney considera que los factores que pudieron provocar el fallecimiento fueron que ella tuviera una condición cardiaca preexistente y su estado de salud no fuera el mejor.

También, él considera que la principal razón por la cual esta droga ha sido prohibida en los Estados Unidos y otros países europeos es por intereses económicos de las empresas farmacéuticas, quienes no desean que se use la planta de forma medicinal.

“Esta planta es tan curativa que las grandes empresas de medicamentos no quieren que interfiera con sus negocios”, explicó McBratney.

En tanto, Mario William Acosta indicó que el Ministerio de Salud no ha dado permisos de funcionamiento a ningún establecimiento del cantón nicoyano para que realice terapias de rehabilitación.

Dicho permiso debe incluir además una autorización por parte del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependecia (IAFA).

Adicionalmente, Acosta indicó que continuarán realizando inspecciones y monitoreos sobre los centros que puedan estar aplicando la sustancia en Nicoya.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios