Nosara

MOPT colocó material defectuoso y frenó avance de ruta 160 en Nosara

This post is also available in: English

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) colocaron un kilómetro de material defectuoso en la base de la ruta 160 que no soportó el paso frecuente de vehículos pesados, se llenó de huecos y terminó por frenar el avance de la carretera entre Garza y Santa Marta de Nosara. 

Una serie de correos entre el MOPT y el Conavi —filtrados a La Voz de Guanacaste y comprobados posteriormente por este medio— muestran cómo el MOPT sabía que la ruta estaba teniendo problemas desde junio de este año, pero que siguió poniendo el material hasta agosto.

Un informe del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), publicado el 5 de junio, demostraba que el paso de vehículos estaba llenando de grietas la calzada y recomendaba utilizar un sello asfáltico para la base de la carretera antes de permitir el tránsito habitual.

“Se permitió la circulación de vehículos sobre la estructura [el camino] sin que esta contara con todas las capas incluidas en el diseño”, reportó el laboratorio. Los funcionarios de las instituciones no colocaron el sello y dejaron que los carros siguieran transitando por allí.

[Los] huecos tenían un diámetro de hasta 120 cm y una profundidad promedio de 5 cm”, agregó la Unidad de Auditoría Técnica del Lanamme en el documento.

Oficio LM-PI-036-2018 Mejoramiento RN 160 Garza-Nosara LANAMME

Fue hasta agosto que el MOPT pidió un análisis del material al laboratorio LGC Ingeniería de Pavimentos. Los resultados concluyeron que el material de la base incumplía con uno de los requerimientos técnicos llamado CBR. Es decir, no resistía el peso de los vehículos.  

Correo entre el director regional del MOPT Carlos Acosta y Ariel Vega Director Obras Públicas. Se indica que el material aportado por Albosa incumple con la resistencia mínima requerida en el cartel.“El CBR es un indicador de la capacidad de soporte del material. Es importante que la base tenga la resistencia mínima requerida [80 CBR]”, explicó el director regional del MOPT, Carlos Soto.  

El ingeniero encargado de la obra desde junio de este año, David López, agregó que la resistencia del material de la base era de 75 CBR. Es decir, cinco puntos menos del mínimo requerido.  Según Soto, estas especificaciones estaban en el cartel de licitación. 

Este es solo uno de los errores en serie que frenaron la pavimentación de diez kilómetros entre Garza y Nosara, que abarca desde el cruce de Santa Marta hasta el centro de Playa Garza, una vía por la que los vecinos de la costa llevan luchando más de 20 años. 

La ruta debió quedar lista en julio de este año según un convenio firmado por las dos instituciones, pero con las lluvias y las inundaciones de los últimos meses quedó más intransitable que antes de los arreglos.

Lo que más nos afecta es el acceso. Hay menos turismo, hay cancelaciones en los hoteles y los negocios se ven sin turistas. Antes durábamos una hora y 15 minutos a Nicoya, ahora dos horas”, afirmó uno de los vecinos de Nosara e integrante del Comité Ruta 160, Gerardo Brenes.

El viacrucis de la ruta

A la espera del material

López dijo que la colocación de la base se reanudará hasta que la empresa Albosa entregue el material completo con las especificaciones requeridas. Al 31 de octubre de este año, esto todavía no había sucedido.

Según el cartel de licitación, Albosa está obligada a cubrir los costos adicionales en los que haya incurrido el Conavi por el mal estado del material. Así lo confirmó también a La Voz de Guanacaste, el director regional del MOPT, aunque dijo que desconocía cuánto tendrá que pagar Albosa.

Este medio intentó contactar a uno de los ingenieros de la empresa, Gilberth Salazar, por medio de varios correos electrónicos y llamadas a su oficina. Sin embargo, al cierre de esta edición no había contestado.

Más piedras en el camino

Otro de los errores detectados por el laboratorio es que a las alcantarillas de la vía el MOPT no les colocó el repello (llamado mortero), ni la estructura que las protege (llamadas cabezales).

El riesgo de este error es que se filtre el agua, se sedimente la estructura y termine por colapsar, llevándose consigo a la calzada, pues la alcantarilla cruza por debajo de la calle de lado a lado.

De hecho, en algunas imágenes enviadas por Lanamme se observaron daños y sedimentos dentro de las alcantarillas.

Convenio en tregua

El convenio que firmaron ambas instituciones para construir la ruta finalizó en julio 2018. Cuando se cumplió el plazo, no pudieron ponerse de acuerdo sobre el pago de viáticos y horas extras, entonces no lo renovaron durante al menos tres meses.

Conforme pasó el tiempo, el Ministerio trasladó funcionarios a otras obras hasta que en la ruta 160 quedaron solo cinco de los 35 con los que comenzaron.

Según el documento del convenio, el tramo completo de 10 kilómetros entre Garza y Nosara tenía un plazo de 13 meses (394 días) para estar completamente asfaltado en julio del 2018. La obra costaría ¢2.981 millones.

Sin embargo, a octubre de este año no hay un solo metro de asfalto colocado.

El tramo que tiene más avance es el de los seis kilómetros entre el cruce de Santa Marta y La Esperanza. En esta sección, la sub base está colocada y solo un kilómetro del camino tiene la base (con el material defectuoso).

En los restantes cuatro kilómetros hacia playa Garza solo se han colocado alcantarillas y material de relleno.  

De la sub base vamos cerca de un 60%, de la base apenas un 10%, y la carpeta asfáltica no se ha iniciado”, confirmó el ingeniero David López.

El MOPT también trasladó a otra ruta (la de la Leche, en San Antonio de Nicoya) los 10.000 metros cúbicos de piedra blanca triturada que quedaban para terminar la sub base del proyecto en Nosara. Es decir, se quedó sin material para poner la sub base de unos cuatro kilómetros que faltan entre La Esperanza y Garza. Tampoco tiene el personal suficiente para laborar en el camino.

Nuevo convenio, ¿más costos?

El gerente de conservación de vías y puentes del Conavi, Edgar Meléndez, dijo que todos los problemas de la ruta entre Garza y Nosara se resolverán con un nuevo convenio entre el MOPT y el Conavi.

“Se va a mejorar el tema de los viáticos y la asignación de los recursos que sean necesarios para todo el proyecto”. afirmó Meléndez. Sin embargo, dijo que desconocía los plazos, montos y el detalle de las obligaciones de cada institución.  

Pese a los retrasos en las obras, el MOPT descarta una pérdida económica, pues argumenta que la maquinaria y el personal que está en la carretera es de la misma institución y que por ello no se incrementarán los costos.

“Por eso se dejó una cuadrilla. Tenemos una compactadora y una niveladora para no perder el camino ni la inversión”, dijo López, y agregó que el camino es recuperable a pesar de las inundaciones que sufrió Nosara el mes pasado, que dejaron todavía más huecos en la ruta.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios