Comunidad

Mujeres de Abangares cultivan hortalizas hidropónicas e impulsan a una dieta más sana

Hace tres años un grupo de mujeres de Colorado de Abangares se enamoró de la idea de sembrar sus propias hortalizas y hoy tiene una activa producción de cultivos hidropónicos. Siembran hermosas y despiertas lechugas, verdes pak choi, rollitos de culantro, sanos chiles dulces, berenjenas, cebollinos, albahaca y pepinos.

El proyecto empezó por una necesidad económica real y con la idea de llevar una alimentación más sana a las comunidades donde viven, que son Peñas Blancas y San Buenaventura, en la bajura hacia el río Tempisque.

“Queríamos llevar una dieta más balanceada y cambiar un poco, porque aquí en Abangares somos como muy carnívoros”, contó Vanessa Garay, vocera de la Asociación de Mujeres Microempresarias Ebenezer.

El proyecto surgió cuando la empresa cementera Cemex financió unas capacitaciones en algunas comunidades aledañas a la planta. Ahí en los talleres salió la idea de sembrar lechuga. La compañía contactó al Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria (INTA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y se convocó a las mujeres que quisieran participar.

Cemex dio la inversión para construir el primer módulo y también financió la reciente expansión del proyecto.

“Al inicio fue duro porque no sabíamos cómo sembrar ni cómo era una semilla de lechuga. El profesor del INTA y la gente de Cemex vinieron a;hacer la casa malla y nosotras hicimos todo lo demás, lo que fue canoas, lo que fue aplanar, volar pala, todo eso lo hemos tenido que venir haciendo nosotras”, dijo Garay.

Colorado de Abangares está sobre la carretera que lleva al puente del Tempisque, en Guanacaste. Un par de kilómetros más allá de Colorado, está la entrada a Cemex, a mano izquierda. Un camino de lastre rodea el gigantesco terreno de la empresa, luego se pasan unos caseríos hasta llegar a la entrada de la planta. A mano derecha están los dos módulos. Las mujeres les llaman “casa malla”. Son dos invernaderos blancos, que encierran un microclima y miden 600 metros cuadrados uno y 1,200 metros cuadrados el otro.

Adentro, se extienden hileras de “camas”, que son en realidad unas estructuras de aproximadamente un metro de alto donde están sembradas las hortalizas, dentro de unas canoas de plástico blanco, rellenas de tierra volcánica.

Ramona López, Ana Medina, Adriana Serrano, Jackeline Garay, Deney Pulido, Yineth Gómez, Virginia Pérez y Vanessa Garay son las ocho integrantes de la Asociación de Mujeres Microempresarias Ebenezer.

Según cuentan, trabajan de lunes a viernes de 6 de la mañana a 3 de la tarde y se reparten el trabajo: sembrar, trasplantar, cortar, empacar y salir a vender y distribuir. También alimentan a las plantas con nutrientes y les aplican insecticidas biológicos.

El proyecto crece

La Asociación inauguró el segundo módulo a fines de octubre. Con esta ampliación, la producción mensual podría alcanzar unas 15.000 hortalizas.

De acuerdo con un comunidad oficial de la empresa Cemex, el proyecto beneficia a más de 500 familias de la zon.

En Costa Rica hay 80,972 fincas; pero sólo un 15,6% de estas son de mujeres productoras agrícolas, según el Censo Agropecuario 2014. En el cantón de Abangares, hay 76 fincas en manos de mujeres productoras, y 468 fincas en manos de hombres.

La Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) publicada a principios de este mes por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), muestra que el desempleo en los hogares pobres de la región Chorotega pasó de un 30.3% en el 2015 a un 26% este año. Sin embargo, aún es alta, porque el promedio a nivel nacional en hogares pobres es de 21%. En el 2012 la tasa de desempleo femenina en la región Chorotega fue de un 12.4%; la más alta de todo el país.

Cemex les compra el 50% de la producción de hortalizas para abastecer el comedor y la soda para sus empleados y empleadas. Las mujeres venden el resto de la producción en Colorado y Las Juntas (Abangares) y tienen clientes que van a comprarles ahí mismo. De las ganancias, destinan un porcentaje a la Asociación y el resto lo reparten entre ellas por partes iguales.

Al consultarles sobre sus planes a futuro, Garay dijo que uno de ellos es empezar a vender en el Mercado Regional Chorotega, que se planea construir cerca de Liberia.

Mientras tanto, las mujeres de Ebenezer seguirán con su trabajo diario y su meta de tener siempre productos de calidad y darle trabajo a mas mujeres.

Para más información sobre este proyecto puede llamar a los teléfonos 8743-1459 o 8995-8444 o visitar su página de Facebook: HortalizasEbenezer

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios