Regional, Nosara

Municipios guanacastecos podrían verse afectados con ingreso de cemento chino al país

This post is also available in: English

El ingreso de cemento chino al país  ha generado una serie de reacciones, sobre todo en algunos municipios de Guanacaste, ya que podría afectar los ingresos que perciben los gobiernos locales por concepto de impuesto al cemento. 

Desde 1983 la ley en Costa Rica establece que a las municipalidades de Guanacaste  se les otorga el 5% del impuesto sobre las ventas de cemento, de cualquier tipo producido en la provincia, con excepción del cemento de exportación. Las empresas Cementos Mexicanos S.A. (Cemex) y Holcim Costa Rica S.A.  son las principales productoras  en la zona, las cuales generan millones de colones a los gobiernos locales anualmente. 

De acuerdo con datos aportados por los municipios, el impuesto al cemento genera en promedio entre ¢150 y ¢200 millones para las municipalidades guanacastecas anualmente, aunque es una cifra que fluctúa dependiendo del comportamiento de mercado.

Ese beneficio se podría ver afectado por el ingreso de cemento proveniente de China, ya que, al ser un 20% más barato que el producido en el país, podría presentarse una caída en las ventas del cemento que produce Cemex y Holcim y, por consiguiente, una baja en los ingresos para los municipios.

Viviana Álvarez, representante de la Federación de Municipalidades de Guanacaste (Femugua), dijo que manifestarán su oposición ante el gobierno, pues no están dispuestos a perder dichos ingresos.

“Nosotros no aceptamos cemento chino hasta tanto no compita en igualdad de condiciones con el cemento que se produce en el país. Si es en igualdad de condiciones y nos van a traer el impuesto que pagan las cementeras ticas, vamos bien. Las municipalidades de Guanacaste vivimos del 5% del impuesto al cemento y no lo vamos a perder”, comentó Álvarez. 

Por su  parte, Cristina Solano, Gerente de desarrollo comercial de Cemex, indicó que aun desconocen de un criterio técnico, por tanto no quieren referirse al asunto; no obstante, consideran estar preparados para competir a cualquier nivel.

“Aún no tenemos información técnica, por lo que no podemos referirnos a esto; sin embargo, consideramos que el Ministerio de Economía (MEIC) debe velar porque todas las importaciones cumplan con los mismos requisitos, para competir en igualdad de condiciones”, indicó Solano.

Algunos alcaldes reconocen que la competencia podría traer beneficios para el consumidor, aunque sería un duro golpe a los ingresos municipales, al menos así lo dio a conocer Eduardo Pineda, alcalde de Hojancha.

“Lo ideal es que se haga un análisis de la calidad de ese cemento y si es capaz de competir por calidad, bien. Es un hecho que como municipalidades dejaríamos de percibir algún ingreso, pero la sana competencia podría beneficiar a los consumidores”, mencionó Pineda.

Similar es la versión de Marco Jiménez, alcalde Nicoyano, quien considera que la competencia sana fortalece la economía nacional; no obstante, desaprobó la actitud del gobierno central por no favorecer a los municipios.

“Me parece que no es un asunto de protesta, es canalizar las observaciones que tenemos cada uno de los municipios en torno a las condiciones en que ese cemento ingresa al país, porque hemos notado que el actual Gobierno no tiene en su agenda favorecer a las municipalidades ni a las instituciones que están al frente de la parte social”, dijo Jiménez. 

MEIC dió aval al cemento chino

El pasado 15 de abril, el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) y el Laboratorio Costarricense de Metrología (Lacomet), analizaron las certificaciones internacionales que presentó la empresa Sinocem y concluyeron que cumple con las normas físicas y técnicas estipuladas por ley, pero que el cemento chino no cuenta con los requisitos químicos para cemento hidráulico.

Basándose en esta resolución, el MEIC resolvió que el cemento  cumple con la “resistencia a la compresión, elemento imprescindible para cualquier estructura”, y por lo tanto “no comprometen la seguridad física de las personas, y no existe inconveniente en la utilización de dicho producto”

“Si el ingreso de cemento al país hace que los precios bajen, los que se van a  beneficiar son los consumidores. Luego uno esperaría que al bajar los precios, aumente el consumo, y al final las empresas terminan vendiendo más a un precio menor y nadie resulta afectado y el mercado se hace más eficiente”, comentó Ramos.

Ramos aclaró que no es cierto que el cemento chino no pague ningún tipo de impuesto, pues el 10% va a las arcas del Ministerio de Hacienda, tal como lo establece el tratado comercial con ese país; sin embargo, debido a que es un producto proveniente del exterior, no paga impuesto para los municipios guanacastecos, ya que en el caso de Cemex, este impuesto se genera por la explotación de minas en Colorado de Abangares.

Por ley, el 5% del impuesto por venta de cemento se reparte en cantidades iguales para los respectivos municipios guanacastecos. De acuerdo con Grace Rodríguez, encargada de presupuesto de la Municipalidad de Hojancha, en el 2014 el municipio percibió por ese concepto alrededor de ¢195 millones, y para el  2015 hay una proyección que supera los ¢200 millones.

Según Rodríguez, con esos ingresos se pagan planillas y auditorías y dejar de percibirlos sería una baja sensible para las finanzas del municipio.

Similar situación afrontarían los demás municipios guanacastecos si las empresas que operan en la provincia sufren una caída en sus ventas tras la competencia. 

Nosara con cemento chino

A principios de abril, ingresó al país un embarque de 7 mil toneladas de cemento chino. Parte de ese embarque está siendo usado en la construcción del dique en el Río Nosara, por la empresa Grupo JCB, cuyo presidente, Juan Carlos Bolaños, es además representante en Costa Rica de la empresa SINOCEM, la cual es la encargada de importar el cemento chino al país.

En el caso de Nosara, las obras se habían suspendido tras una orden de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) el pasado 10 de abril. En la orden, la CNE solicitó realizar una valoración para definir si el producto podía ser usado en el país, ya que la  empresa JCB a cargo de la obra se disponía a utilizar cemento chino. Tras el aval emitido por el MEIC, las obras se reanudaron el pasado 20 de abril.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios