Regional, Nosara, General, Política

Nosara a diseño

This post is also available in: English

Como la antropóloga Margaret Mead decía en cada discurso, «nunca dude que un pequeño grupo de ciudadanos inteligentes y comprometidos puede cambiar el mundo; de hecho, es lo único que lo hace.»

Las preguntas para tener el mejor escenario de desarrollo de un pequeño destino costero del Pacífico, son claras: ¿Qué quiere la gente? ¿Qué quieren los funcionarios? ¿Qué quieren las familias locales? ¿Qué quieren los visitantes? ¿Qué quieren los residentes expatriados? ¿Qué quiere el negocio? ¿Qué quieren los ladrones? ¿Dónde están los puntos en común? ¿Quién decide la política? ¿Quien los planes? ¿Quién gana? ¿Quién pierde?

Las cuestiones de sostenibilidad ambiental y la estabilidad económica son los objetivos de las estrategias regionales más transitados. Pero mientras que el impacto social del turismo y sus ondas de expansión a través de las generaciones son estudiadas por académicos y organismos públicos, raramente son examinados por los inversionistas y empresas, visitantes y residentes.

Abordar problemas con agua, uso indebido de la tierra, salud, educación, seguridad, carreteras y otros como una sola región rural será difícil, pero ciertamente no es imposibles. Las divisiones entre locales y extranjeros, ricos y pobres, inteligencia y sabiduría, gobierno honesto y corrupto, pueden ser superadas con la transparencia y la buena planificación. Todos los jugadores puede ganar con una medida de buena voluntad y confianza.

Muchos veteranos consideran este enfoque como ingenuo, y aunque esfuerzos anteriores tendían a no tener resultados esperados, con ganadores y perdedores después después de cada batalla, es a través de la gestión de conflictos, técnicas de negociación y mucha paciencia, que pueden encontrarse soluciones.

¿Cuáles son los primeros pasos?

La mayoría se centran en dinero. Sin más, las soluciones son casi imposibles. Pero si comenzamos con una voluntad de cooperar, las prioridades son claras. Sin la toma de decisiones cooperativas, reina la oposición y el caos y sólo los abogados ganan. Sí, el dinero importa, pero sin una planificación adecuada, normalmente se desperdicia; la buena planificación diseña el apoyo que necesita porque soluciona problemas sistémicos.

Y cuando el orgullo y la necesidad de control pueden interferir con el bien público, el resultado es solo conflictos sin ningún avance. «Muy bien», podría decir,»Nos gustan las cosas como son». Por desgracia, esa actitud no toma en cuenta los valores de la tierra y el costo de vida, la escasez de agua para satisfacer las expectativas de los residentes y visitantes y la inminente catástrofe que sobreviene a una insuficiente regulación del uso de la tierra.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios