Regional, Nosara, Turismo, General

Nosara da

This post is also available in: English

Durante el 2013, aproximadamente 300 familias donaron un promedio de $1,000 (500 mil colones) cada una a las causas de la comunidad de Nosara. Esta cantidad es un logro extraordinario para cualquier comunidad aledaña de Costa Rica; para cualquier comunidad aledaña en el mundo. Los habitantes de las Playas de Nosara tienen reputación por involucrarse en los deberes cívicos y proteger el océano y la zona marítima. Ahora queremos aplaudirles por un trabajo bien hecho.

Pero no dejemos que se nos suba a la cabeza: aún hay mucho por hacer.

La tarea para las 300 familias donadoras es ahora seducir y persuadir a: 1) Las más de 600 familias restantes y demás habitantes de Playas de Nosara; 2) Los 50,000 turistas que ya sea que pasan por el pueblo o vacacionan en sus playas.

Esto me recuerda un concepto que está tomando fuerza en otros destinos turísticos. Se conoce como La Filantropía del Viajero. Su definición, según Martha Honey, quien dirige el programa de La Filantropía del Viajero en el Centro por Viaje Responsable (CREST, por sus siglas en inglés):

La Filantropía del Viajero es cuando los negocios turísticos y los turistas hacen contribuciones concretas (dinero, tiempo y talento), a los proyectos locales, más allá de lo que se genera con el turismo normal… Se trata de integrar a la compañía turística y al visitante para apoyar a las comunidades rurales y generar un turismo responsable”.

Ella se enfoca en proyectos locales que necesiten una ayuda, no una “limosna”, a través del empoderamiento social, la educación y el emprendimiento, que conduzca al desarrollo comunitario y la conservación ambiental. La Filantropía del Viajero busca enriquecer la experiencia del turista a través de las interacciones culturales, productivas y sensibles con los lugareños de la región.

“Si se realiza bien”, dice Honey, “la Filantropía del Viajero beneficia el destino, los negocios locales y al turista”.

En Nosara tenemos las condiciones ideales para fundar un programa de la Filantropía del Viajero. Este nuevo modelo nos llega desde Monteverde, nuestro vecino y pionero en este esfuerzo.  Robert Bailes, Coordinador de la Filantropía del Viajero de Monteverde, ha observado que: “El turismo ha traído beneficios a la comunidad, pero no ha logrado una distribución equitativa del desarrollo comunitario, ni ha canalizado la riqueza económica proveniente del turismo de manera efectiva, es decir, hacia el desarrollo local”.

La siguiente cita proviene de la “Guía la filantropía del viajero”: “Las instituciones públicas de Monteverde carecen de los recursos económicos necesarios para cubrir las necesidades de la comunidad, y fallan a la hora de asegurar la infraestructura básica necesaria, así como los demás servicios para Monteverde. Una exitosa Iniciativa de la Filantropía del Viajero dirigida a este destino ayudaría a poner en práctica un mecanismo a largo plazo, y así generar contribuciones del sector privado para desarrollar proyectos de desarrollo sostenible prioritarios para la comunidad”.

El programa debería ayudar a mejorar los servicios comunitarios en Nosara para beneficio de los niños, introduciendo nuevas divisas y reduciendo la burocracia para acceder más rápidamente a los recursos existentes. Si se efectúa de manera correcta, la Filantropía del Viajero pone a los turistas, las compañías, el gobierno y las ONGs a trabajar por un bien común.

Este programa suena como un traje hecho a la medida para nuestra comunidad. Si quiere más información sobre este y otros programas diríjase a responsibletravel.org. Esta podría ser una buena forma para que la comunidad de Nosara multiplique su ya envidiable récord de donaciones.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios