Regional, Nosara, General, Estilo de vida

Nosara de antaño: Una nueva puerta se abre

This post is also available in: English

En 1979, y todavía recuperándonos del intento fallido de construir una casa en nuestra propiedad en Pelada, recibimos un volante informativo de Gene Talboy anunciando su plan para construir el primer condominio de Nosara, tal vez el primero de Guanacaste. El diseño inicial era precioso, mostraba tres edificios de dos pisos relacionadas al azar con cuatro apartamentos en cada uno, hermosos jardines y, por encima, una piscina con maravillosas vistas del Pacífico mirando hacia el oeste y el sur. Gene era un excelente escritor,  conocíamos de su reputación de constructor bueno y honesto, y estábamos listos para comprar en un proyecto de condominio que nos prometía ser dueños de un pedazo de tierra de Nosara sin los problemas de los propietarios normales. Enviámos el depósito y esperamos felizmente los informes de los avances del Condominio de las Flores.

El siguiente volante incluía el diseño final y fue una gran decepción. Los edificios situados al azar habían sido reemplazados por tres construcciones alineadas como soldados. Gene respondió a nuestra angustia con una historia difícil de creer sobre un contratista que habia cambiado las bases durante un tiempo en que Gene estaba fuera de Nosara. Estuvimos cerca de dar marcha atrás con nuestra oferta, pero el concepto de los condominios superó nuestra preocupación por los detalles y nos quedamos a bordo. Durante los dos años siguientes, parecía que esa no había sido la mejor decisión. 

Los informes del progreso eran optimistas. Gene habló sobre la búsqueda de un gerente, de formar un comité para la piscina dirigido por mí y uno de los pocos propietarios que habían firmado y todo parecía estar bien, hasta que no lo fue.

Parecía que Gene se había quedado sin dinero para terminar los apartamentos que ya habían sido comprados, y que el costo de los préstamos de dinero estaba en el rango de un 20 a 30% de interés. Terry y yo decidimos abandonar nuestro pago inicial para dejar de tirar dinero. Nosotros ya habíamos abandonado la idea, pero otra inversionista llamada Mary Yost no estaba dispuesta a dejarlo ir.

Mary Yost fue una comandante retirada de la Marina de los Estados Unidos y profesora de Educación Física en la Universidad Estatal de Ohio, quien había visitado Nosara con su amiga y colega de la universidad, Ann Lilly, quien actualmente es propietaria de uno de los condominios. Como sus antecedentes lo sugiere, María tenía un exterior crujiente que cubría su tierno y generoso corazón que tanto nosotros como muchos ticos conocimos en los últimos años.

Mary llamó a Terry, a quien nunca había conocido, y le dijo: «Terry, quiero vivir en mi condominio antes de morir y voy a darle a Gene el dinero necesario para que termine mi apartamento. ¿Va a hacer lo mismo? » Nos quedamos impresionados. Al principio quisimos rechazar la propuesta, pero finalmente no solo seguimos el ejemplo de Mary, sino que hasta convencimos a otro inocente de unirse a nosotros. Los informes de avances comenzaron a llegar y  parecía que estarían listos para ser ocupados a partir de 1982. Llamamos a Gene, el dijo que nuestro lugar estaba listo y que podríamos mudarnos. Así lo hicimos.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios