Medio Ambiente

Opinión: Costa Rica, una verdad a medias

Que tu país sea noticia mundial por lograr generar toda su energía eléctrica con fuentes renovables es bellísimo. Y recibir reconocimiento desde todas partes del mundo, no tiene palabras. Sin embargo, tenemos que poner los pies en la tierra porque este logro fue, en gran medida, una enorme chiripa. Lo que debemos lograr es poder generar toda nuestra energía eléctrica a partir de fuentes renovables siempre, 365/24/7. Y más importante aún, debemos lograrlo no por casualidad sino por decisión propia, de manera planificada, y sobre todo con mucho pero mucho tesón.

La gran cantidad de lluvias que inusualmente elevaron el nivel de agua en el lago Arenal durante los primeros meses del 2015, fue una de las causas de nuestro gran logro energético. Ojo, al César lo que es del César, es muy cierto que una grandísima parte del mérito es que ICE tiene capacidad instalada para aprovechar las grandes lluvias. Pero también es cierto que tenemos poco control sobre las lluvias y otros eventos naturales. Esto de dejar las cosas al azar es un problema. No podemos pensar en solucionar nuestras necesidades energéticas jugando al bingo, tenemos que tomarnos esto más en serio todos y todas.

Nadia Bood, oficial de Cambio Climático para el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), me respondió sabiamente a una pregunta que le hice hace unos años. Y aunque ya ha pasado el tiempo desde esa entrevista, el eco de su respuesta aún tiene vigencia. Le pregunté: Nadia, ¿por qué una empresa, proyecto, pueblo o país debería considerar el cambio climático dentro de sus planes? Ella respondió “Porque si no tomamos en cuenta el cambio climático dentro de nuestros planes de proyectos, nuestro trabajo será esencialmente vulnerable”.

Hoy, en Abril del 2015, Costa Rica es esencialmente vulnerable en términos energéticos. Y antes de dejarnos llevar por la moda y tirarle piedras al ICE, cosa muy fácil y trillada hoy día en Tiquicia, lo invito a mirar hacia adentro, hacia su propia casa, hacia su lugar de trabajo, hacia su cantón, hacia su empresa, y por favor conteste estas sencillas preguntas:

¿Qué ha hecho ud. para ser más sostenible energéticamente hablando?

●      ¿Ya cambió todas las luces por tecnología LED?

●      ¿Alguien capacitado revisó la instalación eléctrica para asegurarse de que está en óptimas condiciones y para eliminar pérdidas?

●      ¿Ya sabe cuántos paneles solares debe colocar para abastecer su demanda eléctrica o disminuir su consumo y factura eléctrica?

●      ¿Pensó en utilizar un calentador de agua solar?

●      La refri y cocina que utiliza, ¿son eficientes energéticamente hablando o son del año fusil de chispas?

Si no respondió son un SÍ rotundo a al menos tres de las preguntas anteriores, ud. no ha hecho absolutamente nada por ser energéticamente sostenible. Y, por lo tanto, no se merecía ni medio elogio de esos que nos llovió desde todas partes del mundo cuando se supo que Costa Rica había generado su energía con fuentes renovables los primeros 75 días del 2015.

Guanacaste ha sido testigo y anfitrión de hitos en el tema del avance en energías renovables en Costa Rica, tanto públicos como privados.

A nivel privado, en octubre del 2014 la empresa guanacasteca O2 Soluciones instala el proyecto fotovoltaico más grande en Guanacaste hasta el momento. El sistema se pone en funcionamiento en un hotel cerca del lago Arenal, consta de 120 paneles solares, y 8 tanques para calentamiento de agua con energía solar con capacidad de 200 litros cada tanque. Durante el día, el hotel beneficiado es energéticamente autosuficiente, y durante la noche aún puede utilizar agua caliente de la que obtuvo durante el día. La reducción en la factura eléctrica fue gigantesca, y la idea de que la sostenibilidad energética también trae beneficios económicos fue comprobada una vez más.

A nivel público, también en octubre pero del año 2012, entra en funcionamiento el proyecto solar fotovoltaico más grande del país y de Centroamérica. Se trata del Parque Solar Miravalles, un proyecto del ICE con la enorme colaboración del gobierno japonés, que cuenta con 4,300 paneles de 235 watts de potencia cada uno. Este proyecto genera suficiente energía para abastecer unas 600 viviendas.

Ambos proyectos son de suma importancia para el país y para la provincia de Guanacaste. Sin embargo, aunque hay ejemplos públicos y privados, sobre todo los privados continúan siendo muy aislados y temerosos. El resultado de esto es que no demostramos compromiso, y nos acercamos más a ser parte del problema y no de la solución.

No obstante, la experiencia hasta el día de hoy nos dice que el cambio es más sencillo que ayer. Ahora, por lo menos, otros ya se han “echado al agua”. Así que hágale números y deje usted de ser parte de una verdad a medias.

 

 

Roy Prendas Álvarez Costarricense guanacasteco, hijo de una costurera y un agricultor-electricista, siempre estudió en centros de educación pública costarricense desde el kinder hasta la universidad, soñador, viajero de nacimiento y de corazón, completó su primer viaje sin compañía de un adulto antes de los 6 años de edad, hoy es mini-microempresario, libre y feliz.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios