Regional

Playa Hermosa: La más hermosa… y la más seca

This post is also available in: English

Mi nombre es Rocio Larín y soy salvadoreña radicada en Guanacaste. Llegué a San José hace 14 años con una franquicia americana. Allí viví tres años y se me presentó una oportunidad de trabajo en Guanacaste. Entonces vine a conocer Playa Hermosa y me enamoré desde el primer momento de esta tierra.

En enero del 2011 inicié un negocio local que se llama Rocio’s Kitchen Costa Rican Food, creado para llevar la cultura gastronómica de Costa Rica a nuestros turistas. Como todo inicio, fue muy duro. Sin embargo, a los clientes les fascinó poder compartir desdes sus casas un poquito de Costa Rica. Ya mi negocio tiene cinco años y la verdad es que he sido muy bendecida.

Claro, todo tiene sus complicaciones: vivimos en una área turística sumamente cara. Desde la renta hasta la comida es cara, pero lo compensa la paz con que vivimos en esta playa, un lugar muy tranquilo con personas que se conocen por su nombre. (¡Hasta al ladrón se le conoce por nombre!).

 

 

Sí vivimos en una zona rural y, como tal, debemos tener mucho cuidado con los animalitos salvajes. Recuerdo que la primera vez que me mordió un alacrán, me estaba poniendo una blusa y cuando me la puse el animalito me clavó la cola en el cuello. La segunda vez fue en unos zapatos. Terminé aprendiendo la lección: siempre hay que sacudir y revisar la ropa y los zapatos antes de usarlos. También es bueno tener antialérgicos, por cualquier cosa.

Hace dos años, después de muchos de estar acá, logré comprarme un lote. Yo sabía que había muchos problemas de agua, así que fui a pedir una carta de disponibilidad de agua al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados antes de comprarlo. Como me la dieron, lo compré. En ese momento no tenía dinero para construir, pero ahora que necesito el lote para que mi hija, madre soltera, tenga una casita, la carta ha vencido y el AyA se ha negado a renovarla, a pesar de que es una casita pequeña de bono.

Esta ha sido la peor experiencia que he vivido… y la sigo viviendo, pues presentamos un recurso de amparo contra el AyA.

Yo entiendo el problema del agua. Hasta estoy en el comité de emergencias del agua de mi comunidad, pero ahora yo tengo un lote con el que no puedo hacer nada. Sin agua no se puede vender ni hipotecar al banco.

El agua es un derecho fundamental. No le pertenece a nadie y el Estado debe velar por su distribución. Lo raro es que yo sigo viendo construcciones que sí están avanzando. ¿Con cuáles permisos de agua? Al parecer, a ellos sí se los otorgaron.

Pese a todo, vivir en esta playa ha sido una experiencia maravillosa. Siendo extranjera, he encontrado personas muy cálidas, de buen corazón. Volvería a repetir esta experiencia, pero antes de comprar una propiedad leería una y mil veces lo escrito en letras pequeñas, como siempre te aconsejan.

Algo que amo de esta gente es que cuidan su playa y llevan la bandera azul con mucho honor: siempre llevan sus bolsitas para colocar la basura y jamás la dejan regada por ahí. En temporada alta, las cosas cambian: vienen personas de todas partes y nos dejan esta playa, tan amada, sumamente sucia.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios