Regional

Playas del Coco: La aventura continúa

This post is also available in: English

Luego de pasar muchos años buscando áreas de  retiro, desde Portugal hasta Panamá, mis viajes me trajeron a Costa Rica. Mi esposa y yo visitamos el país varias veces antes de decidirnos a mudarnos aquí en el 2008. Mi hermana mayor quería vivir una aventura, así que se mudó con nosotros y nos establecimos juntos en Playas del Coco.

La clave para decidirnos por Costa Rica fue visitar el país varias veces. Antes de establecernos, probamos diferentes áreas del país para poder observar todos los tipos de clima disponibles dentro de Costa Rica y, por supuesto, en varios momentos distintos del año, dado que el clima cambia un poco.

Así fue como nos enamoramos  de la gloriosa temporada lluviosa. A pesar de que la temporada seca en Guanacaste es  realmente polvorienta y caliente, pareciera que vale la pena por las deliciosas lluvias que caen entre mayo y octubre. Con suerte hasta puede toparse con un día lluvioso y soleado al mismo tiempo.

 

 

Después de un par de años, mi esposa y yo adquirimos una pequeña galería de arte cerca del aeropuerto de Liberia. En ese tiempo, solo tenía dos cuartos para exhibir el arte, pero pronto nos dimos cuenta de que aunque esta área tiene montones de tiendas de suvenirs, estaba privada de una galería de arte fina. Con tanto talento en el país, era natural que comenzáramos a expandirnos.

Como casi cualquiera que comienza a conocer el país sabrá o aprenderá rápidamente, hay muchos requerimientos legales y leyes de impuestos en Costa Rica. Eso sucede en cualquier país, pero aquí lo diferente es el idioma. Si su lengua materna es inglés y suele pensar que la letra pequeña de cualquier documento es difícil de leer, ¡espere a hacerlo en español!

Tampoco sabíamos que las reglas cambiaban tan a menudo. A pesar de que uno confíe en la guía de los especialistas, incluso ellos algunas veces no saben bien hacia qué dirección se encaminan  las cosas. Por ende, hemos aprendido a tener mucha paciencia. Y la paciencia es definitivamente una virtud sin importar si es en negociaciones o en reparaciones en la casa.

Hay un ritmo mucho más lento aquí que en Chicago, donde nací, y la mayor parte del tiempo eso es algo bueno.

Fue con gran temor que navegué a través de los sistemas de salud pública y privada aquí cuando mi hermana fue diagnosticada con un cáncer fase cuatro. Ambos sistemas tienen sus fortalezas y debilidades, pero en general los calificaría bien por el nivel de cuidados y de preocupación. Por cada historia desalentadora sobre el sistema público de salud, he escuchado una gratificante.

Aunque las instalaciones públicas pueden parecer desgastadas y cansadas, las personas dentro de sus paredes son sabias  y compasivas.

Ocho años más tarde, mi esposa y yo continuamos la aventura. Nos hemos adaptado bien a los mosquitos y a los escorpiones ocasionales. Coexistimos con el resto de insectos y cerramos las ventanas cuando cae un diluvio.

A veces hay visitantes de la galería que nos dicen que están pensando en mudarse a Costa Rica, así que después de su tour de arte hablan con nosotros sobre el área antes de zambullirse en la experiencia. Mi principal consejo es que vivan aquí por lo menos seis u ocho meses antes de hacer cualquier tipo de compromiso permanente. Esto no es para todos. El “pura vida” es verdaderamente un estado mental.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios