Regional

Plaza López: cómo la tradición se toreó a la seguridad en Santa Cruz

Los santacruceños saben vivir la fiesta y tienen sus tradiciones tan arraigadas que son capaces de rebelarse con tal de defenderlas, incluso si otros asuntos de primer orden como la seguridad están en juego.

Para las Fiestas Típicas Nacionales 2017, y después de varios años de estira y encoge entre la comisión organizadora, el Ministerio de Salud y la comunidad, se acordó destinar la plaza López única y exclusivamente a las montaderas rústicas.

En el campo ferial “parque Paraje del Diriá” se ubicará el resto de las fiestas: puestos de venta de comida, carruseles, área de conciertos, cantinas, artesanías y otros mientras que las actividades culturales y religiosas estarán concentradas en el parque Bernabela Ramos.

 

 

Así, se reducen los riesgos que corrían los pobladores al entrar al tablado, pero no se elimina al 100% el peligro.

“Mejoran las condiciones para atender una eventual emergencia. Sin embargo eso no significa que sea el espacio ideal, el riesgo siempre va a existir, lo que se pretenden es minimizarlo”, dijo el presidente de la Comisión de las Fiestas Típicas Nacionales 2017, Jorge Arturo Alfaro.

 Fotografía tomada del  Facebook de Fiestas Típicas Nacionales Santa Cruz 2017.

 

Sin embargo, no todo está listo. A un día de iniciar los festejos, que se celebrarán del 14 al 18 de enero, los permisos de funcionamiento aún no han sido otorgados, sin embargo, son pocos los detalles que quedan pendientes, según confirmó el director del Área Rectora del Ministerio de Salud en Santa Cruz, Juan Luis Sánchez.

“En estos momentos hacen falta certificaciones estructurales de los tablados y las barreras, pero esperaríamos contar con esos documentos en las próximas horas”, destacó Sánchez, quien asegura que la comisión de este año sí está trabajando de manera organizada.

En años pasados tronaron bombetas cuando se intentó, por recomendación del Ministerio de Salud, trasladar todas las actividades al campo ferial debido a que la plaza López representaba un atentado para la seguridad de las personas. Hubo protestas y el escándalo hasta opacó el fervor con el que los santacruceños celebran usualmente a su “Negrito”.

Plaza de la discordia

La principal disputa entre autoridades, comisión organizadora y miembros de la comunidad fue el traslado de estos espectáculos taurinos hacia el campo ferial, pues durante muchos años el espacio por excelencia ha sido la plaza López (plaza de los Mangos)

 

Fotografía tomada del  Facebook de Fiestas Típicas Nacionales Santa Cruz 2017.

 

En esa plaza, localizada en el centro de la ciudad folclórica, se construye una estructura temporal de madera para albergar entre 3.000 y 5.000 espectadores que asisten para ver la lucha entre los hombres y las fieras cachudas.

El armatoste de madera, rústico e inestable, estaba además rodeado de un salón de baile y decenas de chinamos para la venta de comidas y tiliches, así como varias cantinas.

En diferentes informes técnicos presentados en años pasados, las autoridades del Ministerio de Salud calificaron a la plaza López como  “un escenario que no reúne las condiciones sanitarias, de seguridad ciudadana, gestión vial y atención de emergencias”.

En este redondel improvisado, los santacruceños se jugaron su seguridad en el ruedo durante muchos años. A pesar de que no existen antecedentes, la mesa estaba servida para que cualquier evento como un sismo un incendio convirtiera el jolgorio en una tragedia masiva.

“Hubo ocasiones en que una ambulancia que trasladaba a un paciente hacia la clínica tardaba 30 minutos en recorrer una distancia de 400 metros, algo inadmisible en una situación de emergencia”, recordó Sánchez.

Además de ser una construcción enclenque, reducida y saturada de negocios aledaños, la plaza presentaba una larga lista de deficiencias, entre ellas, el inadecuado manejo de aguas residuales, la ausencia de zonas de amortiguamiento para ubicar a las personas en caso de emergencia y altos niveles de contaminación sónica.

A raíz de varias denuncias interpuestas por vecinos en el 2013, el Ministerio de Salud elaboró un informe técnico al respecto (el RCH-ARS-SC-ERS-081-2014).

El documento detalla un estudio sónico que demuestra que los parámetros de ruido excedían en más del doble de lo establecido en legislación.

Sin permiso

El 14 de enero del 2015 sentó un precedente y demostró que los santacruceños pueden ser tan chúcaros como los toros que intentan domar los montadores en la plaza.

En esa fecha se realizaron montaderas en la plaza López de forma clandestina, sin la respectiva autorización sanitaria por parte del Ministerio de Salud.

En respuesta al desacato, y mediante el oficio DR-CH-PSJ-T-034-2015 el director del Área Rectora del Ministerio de Salud en Santa Cruz, Juan Luis Sánchez, interpuso un denuncia penal ante Ministerio Público, por desobediencia a la autoridad, contra los funcionarios a cargo en ese entonces: el alcalde Jorge Chavarría Carrillo, el presidente del Concejo Municipal Roger Sánchez Fonseca y el presidente de la Junta de Educación, Escuela Josefina López Miguel Cubillo Cubillo.

El presidente de la Comisión Jorge Arturo Alfaro reconoció que los pleitos en el pasado no eran cuestión solo de defender las tradiciones, sino un asunto de plata, pues es mucho más rentable concentrar las montaderas y las actividades anexas en un solo espacio como la plaza López que distribuirlas en dos sedes.

“Cuando se hacía todo en la plaza se generaban mínimo unos ¢170 millones solo ahí. Ya ahora no se produce esa plata, afirmó. Para el 2017 la inversión total de las fiestas es de ¢220 millones.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios