Vida y salud

Precios de medicamentos varían hasta un 62% en el cantón de Nicoya

This post is also available in: English

Si usted tiene gripe, lo más seguro es que irá a la farmacia más cercana en busca de una pastilla o medicamento. No obstante, la tableta que está a punto de comprar podría tener un sobreprecio de hasta un 62% más que en otra farmacia similar en Nicoya.

Por ejemplo, La Voz consultó a cinco farmacias ubicadas en Nicoya, Nosara y Sámara y el precio de un medicamento para la gripe oscila entre 280 y 450 colones, lo cual significa que en una de las farmacias le estarían cobrando un 62% más caro tomando como referencia los 280 colones como el precio más bajo.

En Costa Rica desde 1994, y tras la aprobación de la Ley 7472 la cual promueve la competencia y defensa efectiva del consumidor, no existe una regulación para los precios en los medicamentos.  

La falta de regulación que existe en los precios de las medicinas permite que un fármaco se venda muy barato o muy caro.  Por lo tanto, hoy no existe ningún control de precios a nivel de importadores, productores nacionales o detallistas.

De acuerdo a un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), efectuado en el 2007, se compararon los precios de 20 fármacos denominados “esenciales”, para realizar comparaciones de precios entre países. Como resultado, en Costa Rica se encontraron seis de los precios más caros en: Mevacor o Lovastatin (problemas del corazón), Capoten o Captopril (presión arterial), Tegretol o Carbamazepina  (convulsiones), Zantac o Ranitidine (gastritis), Ventolín o Salbutamol (asma) y Prozac o Fluoxetina (depresión).

Según dicho estudio, Costa Rica era el cuarto país centroamericano con los precios más caros. Asimismo, se demostró que los países con precios más bajos eran Nicaragua y Honduras, precisamente donde se aplica algún mecanismo de regulación de precios.

Debate sobre la regulación de precios

Es por este motivo que en el 2010 se presentó el Proyecto de Ley Control de Precios de los Medicamentos, el cual pretende controlar los precios de las medicinas, a través de la determinación de márgenes de utilidad, fijación específica de precios y otros mecanismos similares.

Además, la iniciativa plantea la creación de una canasta básica de medicamentos, la cual abarcaría el 25% de fármacos más usados por las personas, y la Oficina de Control de Precios de Medicamentos que estaría bajo la supervisión del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Sin embargo, para Ana Victoria Velázquez, directora del departamento de Promoción a la Competencia del MEIC, “la regulación de precios no siempre es lo más eficiente pues un medicamento puede ser caro porque es caro producirlo y además porque tenga una patente”.

Velázquez mencionó que actualmente hay registrados más de 6000 medicamentos en el Ministerio de Salud, que es la entidad encargada en el país de avalar cual fármaco puede ser comercializado y usado por las personas.

El MEIC tendría que regular cada uno de esos 6000 medicamentos para lo cual Velázquez estimó que además de costoso, seria un proceso lento y poco práctico, pues se debería asignar presupuesto y personal permanente para hacerlo y porque no se cuenta con los estudios técnicos adecuados para valorar adecuadamente la propuesta.

De igual opinión es Lorena Quirós, directora ejecutiva del Colegio de Farmacéuticos, quien considera que la solución es fijar un precio único por producto y así ya venga facturado con el costo listo y detallado para su venta.

Con respecto a la canasta básica de medicamentos, Quirós consideró que es una medida “poco práctica e injusta pues no es solo el 25% sino que deben estar incluidos todos los medicamentos para todas las enfermedades más comunes”.

Nicoyanos prefieren pagar más

Por su parte, Nuria Agüero, médica encargada de la farmacia del Hospital La Anexión en Nicoya, explicó que actualmente el centro médico dispone del 95% de medicamentos que los pacientes necesitan.

Sin embargo, explicó que algunos usuarios prefieren comprar fuera del Seguro Social las medicinas por mayor rapidez, “para evitar las filas de farmacia o para tener una alternativa al medicamento de la receta médica, porque hay productos que se deben tomar cada seis horas y hay personas que compran otro similar que no es necesario tomarlo tan seguido”, mencionó.

“Muchos prefieren pagar doble por un medicamento por una cuestión de facilidad”, indicó Agüero, quien además informó que en los casos de no contar con cierto medicamento, el Hospital hace la solicitud del mismo para tenerlo disponible.

Estado del Proyecto de Ley

El 21 de noviembre del 2012, la mayoría de diputados dieron un dictamen afirmativo al Proyecto de Ley Control de Precios de los Medicamentos, y se nombró una subcomisión para que presentara un informe con el análisis, estudio y recomendaciones pertinentes.

En dicho documento, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) propone modificar la redacción de varios artículos del proyecto y agregarun descuento a las compras de medicamentos que hace la Caja para sus asegurados.

Por su parte, Marvin Rodríguez, Viceministro de Economía, considera que “debe haber una revisión del marco legal. Eso implica revisar algunos artículos de la Ley General de Salud”.

Rodríguez considera que debe permitirse a que cualquier laboratorio, ya sea grande o pequeño puedan distribuir y vender los productos a las farmacias.

Actualmente, el Proyecto de Ley Control de Precios de los Medicamentos continúa en estudio para luego ser enviado a votación en la Asamblea Legislativa.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios