Publirreportaje

Publicidad Nativa: Muni de Tilarán impulsa la formalización de emprendimientos surgidos durante el COVID-19

This post is also available in: English

¿Qué hacer con todas las ventas de comida y los emprendimientos informales que surgieron en la comunidad por el desempleo ocasionado por la pandemia? Ese fue el dilema del alcalde de Tilarán, Juan Pablo Barquero, durante la crisis económica que generó el COVID-19.

Según el alcalde, 77 comercios retiraron sus patentes en Tilarán desde que inició el virus y los habitantes se vieron forzados a desarrollar negocios familiares para enfrentar la crisis.

Ante el aumento de la informalidad, Barquero tuvo dos opciones: retirar los negocios informales o buscar la forma de apoyarlos. El alcalde optó por el segundo camino y creó un proyecto con el objetivo de formalizar a los emprendedores.

Este proyecto tiene dos propósitos principales: mejorar las condiciones laborales de los emprendedores, y crear una economía basada en la igualdad de condiciones junto con el comercio formal que opera en Tilarán.

“La informalidad también afecta a los patentados que pagan la caja, que pagan alquileres, que pagan patente. Creemos que lo mejor para la economía de Tilarán es que apoyemos estos nuevos emprendimientos y que las personas realicen sus actividades económicas en igualdad de condiciones”, comentó el alcalde.

El trabajo de la muni junto con las Asociaciones de Desarrollo Integral (ADI´s) de cada comunidad de Tilarán es fundamental para desarrollar el proyecto.

La formalización de los negocios es a través de las ADI´s. Las asociaciones son las encargadas de organizar a los emprendimientos y ofrecerles infraestructura y los permisos necesarios para que las empresas puedan realizar sus actividades económicas. La muni guía a las asociaciones y les brinda la asesoría para que puedan obtener la patente de funcionamiento y completar los requisitos legales para que los negocios operen formalmente.

“Hemos encontrado en conjunto con Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco) la posibilidad de que las ADI´s sean las que realicen los trámites formales, generen una patente y que los emprendimientos informales puedan realizar su actividad en la infraestructura de las asociaciones”, explicó Barquero.

El alcalde espera que dos iniciativas comunales, una en barrio El Carmen y otra en Río Piedras, sirvan de ejemplo para las otras asociaciones del cantón que quieran participar del proyecto. A continuación, más de estos casos:

Barrio El Carmen: una cocina comunal liderado por mujeres

“A raíz de la pandemia, surgieron muchas ventas de pan casero, prestiños, empanadas, ceviche y una serie de emprendimientos principalmente de comidas. Además, nos dimos cuenta que la mayoría eran mujeres”, contó el encargado de gestión de proyectos de la ADI de barrio El Carmen, Randall Ruiz.

La ADI de esta comunidad pensó en una especie de cocina comunal, en ella, un grupo de 25 mujeres interesadas preparará y comercializará  alimentos, al mismo tiempo que cuentan con la patente y los permisos sanitarios para que la actividad opere dentro de la formalidad.

“Muchos emprendimientos no llegan a prosperar porque la gente se siente limitada de recursos y pierde la motivación. En la ADI nos vamos a encargar de conseguir lo que ellas requieren para cocinar. Lo único que necesitan es disponibilidad y ganas de trabajar con otras mujeres”, explicó Ruiz.

El restaurante estará ubicado 800 metros sur de la catedral. Se espera que la inauguración sea entre el 24 y el 31 de diciembre. La cocina abrirá de lunes a viernes y las 25 mujeres rotarán en grupos de cinco cada semana del mes.

La idea es que el 80% de las ganancias sea repartida entre las 25 mujeres [aunque no sea la semana que les toca trabajar] y el 20% restante será destinado a la ADI, para cubrir los gastos de operación de la cocina. De esta forma “esperamos romper paradigmas y crear una especie de economía solidaria”, según Ruiz.

Según el gestor de proyectos, la cocina comunal va más allá: la ADI espera contar con una marca registrada que permita posicionar los productos de las emprendedoras en mercados fuera del barrio El Carmen.

“La proyección es que conforme tengamos más productos, podamos comercializarlos en otras partes bajo la marca de la ADI. Esto además generaría más empleo en los que quieran vender nuestros productos”, dijo Ruiz.

Río Piedras: una feria para generar empleo

La ADI de Río Piedras organizó un grupo de nuevos emprendedores e iniciaron una feria hace seis meses para hacerle frente a la crisis económica.

Esta iniciativa inició en la informalidad dada la urgencia que vio la asociación de crear un espacio para las personas que salían a la calle a vender sus productos, según expresó el presidente de la ADI de Río Piedras, Duney López.

Ahora, como parte del proyecto de la muni de Tilarán, la feria está a la espera de la patente del espacio y así poder competir con los comercios desde la formalidad.

“Somos una zona de paso para todos los que van a otros destinos turísticos cercanos a Tilarán. Creemos que con esta feria podemos aprovechar el paso de visitante e incluso atraer a personas de otras comunidades a buscar los productos que acá se ofrecen”, comentó López.

El grupo organizado es de 23 vendedores y la feria es los sábados cada quince días. Se lleva a cabo en la cancha de baloncesto ubicada frente al salón comunal, espacio que facilita la ADI.

Para costear los costos de operación, cada vendedor debe pagar una cuota de dos mil colones.

“Es una feria abierta; cualquier persona que venda algún producto puede participar. Tenemos gente que siembra yuca, plátanos, chayotes y otras verduras, hasta señoras que venden comida preparada, abrigos tejidos y artesanías”, contó López.

Los organizadores esperan que en los próximos meses puedan incluir servicio expres para las personas de la comunidad que no asisten a la feria por temor a contagiarse de COVID-19.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios