Regional

¿Qué puedo hacer si soy víctima de acoso callejero?

This post is also available in: English

La estudiante de derecho de la UCR, Esther Jiménez, es víctima de miradas y gritos obscenos en la calle y en el bus diariamente cuando viaja de Nicoya a Liberia para ir a la U.

Ella es una de las organizadoras de la primera marcha contra el acoso callejero en Nicoya, que se llevó a cabo el 25 de julio del 2017. Sin embargo, nunca ha denunciado a los acosadores ante las autoridades porque sabe que todavía no hay penalización para ellos.

“Creo que uno lo normaliza porque uno piensa que no va a pasar nada. Yo nunca he puesto una denuncia y no sé qué tan efectivo sea”, contó.

De hecho, en lo que va del año, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) de la región Chorotega no ha recibido ninguna solicitud de orientación con respecto a casos de acoso callejero.

Por eso, en La Voz de Guanacaste decidimos escribir este artículo: quienes son víctimas de palabras o actos obscenos, proposiciones irrespetuosas o miradas lascivas, sí tienen herramientas legales para defenderse de estos abusos.   

 

 

 

Si bien no existe una ley que hable con claridad del acoso callejero en todos sus extremos ni tampoco el acosador va la cárcel por gritar vulgaridades en la calle, sí es posible hacer una denuncia y multar al agresor.  

La abogada especialista en derechos humanos, Larissa Arroyo, ha ayudado legalmente a mujeres víctimas de acoso callejero y explicó que existen varias formas de defenderse.

Para hacer una denuncia no es necesario contratar a un abogado o gastar mucho dinero. Lo que sí se requiere es tener datos específicos y completos para hacer efectivo el proceso, además de paciencia, según explicó Larissa Arroyo.

“Es necesario tener los datos del agresor (nombre completo), pruebas como video, fotografías y testigos”, dijo Arroyo.

El tiempo aproximado de respuesta varía según cada caso y puede extenderse hasta más de un año.  

¿Por qué no cárcel?

El abuso verbal callejero se considera una contravención y no un delito, según el Código Penal.

La diferencia primordial, en términos de consecuencia, es que la contravención no penaliza con cárcel al acusado pero sí establece una sanción económica.

Si usted le grita a una mujer en la calle y esta lo denuncia, la multa que podrá recibir va desde los cinco y hasta los 30 días multa (de  aproximadamente ¢71.000 a ¢426.000). El monto se basa en el salario base de un oficinista 1 del Poder Judicial.

Sin embargo, las multas no parecen ser suficientes para detener la agresión que las mujeres sufren en las calles de Guanacaste y todo el país. La abogada Arroyo considera que existe un vacío legal y por eso para ella es necesario un reemplazo en la leyes, para que se puedan sentar responsabilidades penales a los

“El sistema de justicia costarricense debe erradicar este tipo de violencia: con un mecanismo eficaz de denuncia, seguimiento y condena”, agregó.

Jiménez, por su parte, coincide en que debería existir una sanción fuerte para sancionar los abusos, pero más que llevar a la cárcel a los acosadores, ella dice que debe existir un cambio en la mentalidad y la cultura.

“Las multas económicas y la cárcel no solucionan el problema. Se debe educar y cambiar la mentalidad para no violentar a las mujeres”, expresó.

“Urgen más campañas de sensibilización para quienes incluso no se reconocen como acosadores y para el empoderamiento de las víctimas”, dijo también Larissa Arroyo.

 

Munis estancadas

Los concejos de las municipalidades de Liberia y Nicoya se declararon libres de acoso callejero en marzo de este año con el objetivo de generar campañas de sensibilización en los espacios públicos, incentivar al comercio a que adquiera estas prácticas y fomentar estrategias de empoderamiento femenino.

Lea también: Declaran a Nicoya como cantón libre de acoso callejero

Sin embargo, por ahora estas intenciones solo están en el papel, pues todavía la entidad no ha promovido ninguna acción concreta.

El presidente del concejo liberiano, Juan Flores, dijo que todavía no han recibido avances en este tema por parte del comité de lucha a favor de los derechos de las mujeres, una organización que presentó la moción para que los regidores declaran al cantón como libre de acoso callejero.

“El concejo solo se comprometió a hacer la declaratoria”, argumentó Flores, quien se comprometió a pedir un informe sobre el tema.

 

Lea también: Liberia le dice chao al acoso callejero

En Nicoya sucede lo mismo. La presidente del concejo, Karen Melissa Arrieta, dijo que hasta el momento no ha visto ningún avance.

“Vamos a pedir cuentas al departamento de gestión social de la mujer”, dijo Arrieta ante la consulta de La Voz de Guanacaste.

Fuera de las munis sí hay algunos avances. Ester Jiménez dijo que existe un grupo de 30 nicoyanas que están en proceso de crear un comité de Mujeres para visibilizar a las víctimas de acoso callejero y promover campañas de sensibilización sobre el tema.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios