Noticias

¿Quién es el dueño de La Voz de Guanacaste?

This post is also available in: English

La definición de la palabra “dueño” aparece en el diccionario como la “persona que tiene dominio o señoría sobre una persona o cosa”, el “propietario” o el “amo” de algo.

Los medios de comunicación corporativos o tradicionales suelen tener como sus dueños a familias adineradas como los  Sulzberger de The New York Times, o la familia Jiménez del Grupo Nación en nuestro país.

Cuando La Voz de Guanacaste nació en el 2005, como La Voz de Nosara, caminaba por esa misma ruta: la familia Johnson de Estados Unidos era dueña de La Voz de Nosara, un boletín informativo de la comunidad que pronto se convertiría en una publicación mensual de noticias y opiniones de la zona. En aquel momento, cubría los distritos de Nosara, Sámara y Nicoya.  Ya para el 2013, el medio se transformó en La Voz de Guanacaste para ampliar su cobertura a toda la provincia.

Dos años más tarde,  La Voz de Guanacaste decidió cambiar su historia: no queríamos aspirar a ser un medio lucrativo sino un medio regional cuya misión fuera informar para que Guanacaste progresara. Era el momento de dejar de tener un solo dueño para ser el medio de todos los guanacastecos. De hecho, fueron los mismos dueños, los Johnson,  quienes impulsaron este cambio.

Así fue como  pasamos de ser un medio regional tradicional a una organización sin fines de lucro, con una junta directiva y de asociados a quienes les rendimos cuentas todos los años, y con la tarea de contarle a nuestros lectores, nuestros verdaderos dueños, los desafíos que debemos sortear para alcanzar nuestros logros.

Y porque creemos en el periodismo inclusivo, exigente y veraz, es que tenemos el gran apoyo de profesionales en áreas de periodismo, finanzas, arte, tecnología y derechos humanos, que donan su tiempo y experiencia para asesorarnos a través de los Comités Asesores.

Algunas veces nos han preguntado cuál es la diferencia entre nosotros, sin fines de lucro, y los medios tradicionales. La respuesta es que absolutamente todos los ingresos que obtenemos deben ser reinvertidos en el periódico. No hay ganancia para ser repartida entre dueños ni miembros de junta directiva.

Hoy, John y Susan Johnson, a través de su fundación de filantropía Atlantic Foundation, son nuestros mayores donadores. Ellos aportan un 60% de nuestros ingresos. El restante 40% proviene de la venta de anuncios y de servicios como diseño y producción de videos. También tenemos aportes de una nueva fundación benefactora en Estados Unidos, llamada Goldhirsh Foundation, y de becas y premios nacionales e internacionales.

Nuestro propósito es depender cada vez menos de un solo donador y diversificar nuestras fuentes de ingreso. En el futuro, queremos depender de una amplia y sólida base de pequeños y grandes donadores y patrocinadores que crean en nuestro proyecto.   

Y pese a que todavía dependemos de la generosidad de una familia, ellos no son los propietarios de La Voz de Guanacaste. Ninguna fuente de ingreso, sea una fundación filantrópica o un cliente que pauta un anuncio, puede pretender condicionar su aporte económico a una línea editorial.

Y no solo no pueden condicionar sino que no quieren hacerlo. Ese es el regalo más grande que nos pueden dar: la independencia editorial.

Los únicos que nos pueden pedir investigaciones, corregir cuando nos equivocamos o demandar noticias especiales son los guanacastecos, los ciudadanos, nuestros lectores. A ellos nos debemos, por que son los verdaderos dueños de La Voz de Guanacaste.

Para conocer más sobre nuestra junta directiva y comités asesores, visite “Quienes Somos” y “¿Cómo nos financiamos?”.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios