Entretenimiento

San Valentín bailó con La Maribel

La Marimba Orquesta Maribel sacó a cientos de vecinos nicoyanos al parque para cerrar el Día del Amor y de la Amistad con lo mejor que sabe hacer esta ciudad para un festejo: bailar.

La noche se animó con la singular mezcla de tonadas populares y folclóricas que sabe hacer esa orquesta, oriunda de Santa cruz, desde hace 60 años.

 

 

Ese sonido particular de La Maribel se logra al sustituir el piano convencional de una orquesta popular con las marimbas. El resultado: un auténtico bailongo guanacasteco.

La banda del Sinem de Nicoya y la banda Pampa Brava también se encargaron de calentar la fiesta, que también tenía el propósito de recuperar los clásicos bailes al aire libre de antaño.

Gerardo Ruiz, guitarrista y cantante de Pampa Brava, la cual calentó la noche de conciertos. La banda es un clásico nicoyano que inició su carrera en la década de 1970.

El parque sonaba como el radio de los abuelos: el bolero, la cumbia criolla y el paso doble hicieron que buscar pareja y tirarse a pista se le hiciera inevitable a más de uno.

“La Maribel tiene un sonido único. Alguna gente que va a nuestros conciertos no han visto la marimba en orquesta. Cuando oyen el ensamble, no hay nada qué pedirle a otra banda con piano”, aseguró Max Ortega, saxofonista y director del grupo.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios