COVID-19, Santa Cruz

Santa Cruz pasó a alerta naranja; 42% de contagios surgen en espacios laborales

This post is also available in: English

Casi la mitad de las personas con COVID-19 en Santa Cruz contrajeron el virus en sus espacios laborales como bancos, supermercados, carnicerías, construcciones y tiendas. Así lo detalló el director del Área Rectora de Salud de Santa Cruz, Warren Chavarría, en la sesión del concejo municipal del 20 de octubre. 

Los demás casos surgieron por contagios familiares (16%), sociales (16%), intrahospitalarios (9%) e importados (1%). Las autoridades del área rectora no detallan cómo se contagió un 16% de las personas positivas.* 

El aumento de casos en la última semana provocó que el cantón pasara a alerta naranja, anunció el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexander Solís, en la conferencia del martes 27 de octubre.

Según las estadísticas del Ministerio de Salud, en las últimas semanas la ciudad folclórica ya reportaba un aumento acelerado de contagios. Al cantón le tomó 172 días alcanzar los primeros 100 casos, 25 días para llegar a los 200, 18 para alcanzar los 300, 12 para los 400, solo tres días para los 500 y otros tres días para los 600. 

Pero en los últimos cinco días, el cantón se ha mantenido en menos de 700. Al corte del martes 27 de octubre, acumula 686 casos, la mayoría en los distritos de Santa Cruz (294) y Tempate (159). 

El director del Área Rectora de Salud aseguró que los más de 100 casos nuevos reportados la semana anterior en Alfa Company, una empresa constructora en Las Catalinas, en el distrito de Tempate, causaron que los casos activos del cantón empezaran a superar a los recuperados, una tendencia que aún se mantiene.

La curva [de casos acumulados] se hizo completamente vertical”, indicó Chavarría. Sin embargo, aseguró a La Voz de Guanacaste que “esos casos prácticamente no generaron más en la comunidad y ese brote está controlado”. 

“Lo que pasa es que hay otros casos dispersos por el cantón, que no son tan fácil de rastrear”, agregó.

Un contagio masivo

Solo el lunes 19 de octubre, Salud registró 105 nuevos contagios de trabajadores de una constructora en Las Catalinas, en Tempate, y emitió órdenes sanitarias de aislamiento a 145 contactos residentes en los cantones de Santa Cruz, Liberia, Nicoya y Carrillo. 

Tras más de una semana de dar seguimiento a esos casos, el director del área aseguró a La Voz de Guanacaste que el cluster (es decir, el grupo que comparte el origen del contagio) no generó más contagios porque la empresa aisló a las personas positivas en el campamento donde residen. 

“Desde el momento en que supimos de los contagios, empezamos a coordinar con la empresa. Ellos asumieron la alimentación y atención médica en un consultorio privado”, destacó como ventaja para el control de los contagios y la atención de las personas. “De hecho ya el aislamiento termina el jueves 29. Si no hay ningún problema, el 30 ya pueden trabajar”, agregó. 

Un trabajador de una carnicería en Santa Cruz rocía con alcohol a una compradora que ingresa al negocio en marzo, cuando apenas se reportaban los primeros contagios en el país. En ese entonces, el uso de mascarillas no era obligatorio, pero hoy es una de las medidas más importantes para evitar el contagio de COVID-19. Foto: César Arroyo Castro.

Preocupaciones por rastreo

Durante la sesión del Concejo Municipal de Santa Cruz del 20 de octubre, regidores y síndicos de Santa Cruz manifestaron sus preocupaciones por el aumento de contagios en el cantón, dando por sentado que los casos provienen de contagios de la población migrante nicaragüense que trabaja en construcciones.

Por ejemplo, el regidor suplente Warner Rodríguez dijo que “casi que todos los casos que hemos tenido en el cantón son importados”. Y agregó que “sin usar el método científico”, él conoce que los trabajadores que tienen dos o tres días libres se van para Nicaragua y regresan. 

Sin embargo, Chavarría le respondió que “la mayoría son de aquí [es decir, residentes en el cantón]”. “Puede ser que una persona al principio haya venido de otro cantón o país y se lo transmita a un miembro de una familia y ese lo haya dispersado”, mencionó, “pero esos terminan siendo casos casos de transmisión local”. 

De hecho, según Chavarría solo el 1% de los casos han sido importados. También agregó que solo han clausurado la operación de cuatro empresas desde que inició la emergencia sanitaria en el cantón. 

Chavarría explicó que después de cada brote en empresas, el Ministerio de Salud coordina con Fuerza Pública y Policía de Migración para verificar el estatus migratorio de los empleados. 

Para nosotros no es significativa la nacionalidad. Lo que nos interesa es la condición del paciente, el cluster donde lo adquirió [el contagio] y la trazabilidad que se le da”, dijo Chavarría a La Voz de Guanacaste. 

El funcionario insistió en que la responsabilidad de disminuir los contagios recae en cada habitante. “Las medidas de protección evidentemente funcionan”, considera Chavarría. “Vean que los que más se exponen: médicos, enfermeras, personal médico… son los que menos se contagian porque siempre mantienen la protección”, dice refiriéndose al índice de contagio intrahospitalario del cantón (9%). 

 

Nota de la redactora: El director del Área Rectora de Salud, Warren Chavarría, dio otros porcentajes en la distribución de contagios en su exposición en la sesión del Concejo Municipal de Santa Cruz. Sin embargo, hubo un error en los cálculos. Chavarría detalló los porcentajes correctos a La Voz de Guanacaste.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios