Medio Ambiente

Se quemó una hectárea del “Bosque de la Marimba”, ¿ahora qué sigue?

“Nos pusimos tristes pero esto sigue”, suspira Randy Juárez al teléfono luego de que su “Bosque de la Marimba” se quedara sin unos 40 árboles a causa de un incendio cuyo origen todavía es desconocido.

Este bosque es un proyecto de 10,5 hectáreas para sembrar y preservar los árboles que se necesitan para la construcción del instrumento de percusión. Se ubica a unos 200 metros de la Coopeguanacaste, a ambos lados de la carretera, en el cantón de Santa Cruz.

Luego del incendio, lo primero que hará Randy en conjunto con el Liceo de Santa Cruz (que es aliado del proyecto) es alistar el terreno para la siembra de nuevos árboles en el espacio que sufrió la quema el 7 de enero pasado. 

El Liceo tiene un vivero que no se quemó y que es parte del proyecto.  Ahí resguardan a los árboles en su etapa inicial. “Por suerte contamos con eso”, dice el profesor.

Una vez las especies dejan de ser una semilla y adquieren un buen tamaño, son trasladadas al bosque. Eso sucederá entre mayo y junio próximo para aprovechar las lluvias de esos meses.

Para aumentar la seguridad del proyecto, Randy dice que están sembrando árboles de limoncillo para hacer una cerca natural y complicar el paso de personas ajenas al bosque.

También, asegura que está ideando un plan para que la Municipalidad de Santa Cruz les pague un guarda de seguridad que cuide la propiedad.

“Lo ideal sería tener una tapia, pero eso tiene un costo elevadísimo”, agrega.

Eso sí, el profesor de música y constructor de marimbas afirma que nada de lo que hagan será suficiente para proteger el proyecto si la comunidad no ayuda, si la gente no toma  conciencia de la importancia del bosque para preservar  el símbolo nacional.

La alcaldesa municipal María Rosa López coincide con él y pide que la gente se  comprometa a cuidar de los bienes de “todos los santacruceños” y denunciar este tipo de actos ante las autoridades.

Con ayuda sería mejor

En condiciones normales, mantener el vivero y el bosque requiere de presupuesto que en su mayoría se obtiene de donaciones económicas esporádicas de la comunidad y otras instituciones.

Con el incendio, Randy comenta que hoy más que nunca requieren de “padrinos” para sacar adelante la iniciativa.

Si alguna persona tiene interés en donar dinero al proyecto puede contactarse con Randy al número 7018-3833. El dinero es administrado por la junta del Liceo de Santa Cruz.

“Todo cuesta. Los árboles que se quemaron fueron comprados a unos ¢5.000 por ejemplo”, comentó. También reciben voluntarios para la siembra de árboles.

Una hectárea quemada

Los árboles que se quemaron eran de Cedro (una especie en veda) para la construcción de la caja de resonancia de la marimba;  de Cristóbal o Cachimbo (también en veda) para el teclado, de Guaitil (que no está en veda) para el bolillo y árboles de hule (sin veda) para la cabeza del bolillo. También se perdieron algunos árboles frutales.

Por dicha la parte gruesa del sembradío no se dañó. Podemos decir que para lo que pudo haber sido, la afectación fue mínima. También ayudó que los bomberos actuaron muy rápido”, dice Randy Juárez.

Nota del redactor:  El viernes 11 de enero el “Bosque de la Marimba”  perdió una hectárea más de terreno a causa de un nuevo incendio. Las razones todavía se desconocen. 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios