Comunidad

Seis concesionarias de Papagayo reportaron cero ganancias ante Hacienda durante cuatro o más años

This post is also available in: English

Seis empresas concesionarias del Polo Turístico Golfo de Papagayo (PTGP) declararon cero ganancias ante Tributación Directa del Ministerio de Hacienda durante cuatro o más años, por lo que no tuvieron que pagar impuestos sobre la renta. Todas forman parte de un listado de 195 grandes corporaciones revelado esta semana por el ministerio debido a una orden de la Sala Constitucional.

Se trata de las siguientes sociedades anónimas, que juntas representan hasta un 15% del total de 40 concesiones del Polo, según un listado suministrado por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) en octubre del 2017 a este medio:

  • Occidental Smeralda S. A. Dueña del hotel Occidental Grand Papagayo. Ocho años sin ganancias.
  • Ecodesarrollo Papagayo Limitada. Dueña del desarrollo Península de Papagayo. Mayor concesionaria del PTGP. Siete años sin ganancias.
  • Florida Inmobiliaria. Sociedad Holding que posee 311 hectáreas del Polo. Es dueña de la firma North Península Holding, encargada del desarrollo inmobiliario en la zona. Reportó cero ganancias durante siete años.
  • Secreto del Pacífico S. R. L: Siete años sin ganancias.
  • Grupo Istmo Papagayo S.R.L: Dueña del Four Seasons en Papagayo. Cuatro años sin ganancias.
  • Hotel Occidental Playa Nacascolo S.A: Dejó de ser concesionario en setiembre de 2018. Llevaba 10 años reportando cero ganancias.

Estas concesionarias son consideradas “grandes contribuyentes” por el Ministerio de Hacienda por tener al menos una de las siguientes tres características: haber pagado más de ¢450 millones en los últimos tres años (en promedio) por concepto de impuesto de renta, tener ganancias brutas (sin deducciones de Ley) iguales o mayores a los ¢40.000 millones o declarar activos (bienes o acciones) que valen más de ¢50.000 millones.

Es decir que, aunque declararon pérdidas o ninguna utilidad durante varios años, pueden continuar en esta lista porque tienen tierras que valen mucho dinero, acciones de empresas con precios muy altos o muchos otros bienes.  

El Golfo de Papagayo es una porción de tierra que concesiona el ICT a distintas empresas hoteleras e inmobiliarias que venden desde paquetes turísticos hasta casas de habitación. Las empresas hoteleras consultadas para esta nota explicaron que han invertido mucho y que todavía no han visto los réditos de esa inversión.

“La industria turística e inmobiliaria se caracteriza por inversiones a largo plazo que requieren permanentes inyecciones de capital”, justificó Manuel Ardón, jefe de operaciones de Península de Papagayo (nombre bajo el cual opera Ecodesarrollo Papagayo).

Por su parte, Florida Inmobiliaria, que es parte de Florida Ice and Farm Company (Fifco) y tiene 311 hectáreas del Polo, es una empresa “Holding”. Según Fifco, su único propósito es poseer las acciones de sus compañías “subsidiarias” y aunque aparece como gran contribuyente por los bienes que están a su nombre, la empresa aclaró que la que reporta las ganancias y está sujeta al pago del impuesto de renta es su subsidiaria, y no Florida Inmobiliaria como tal.

Cero ganancias significa…

¿Es ilegal todo esto?, ¿es anti ético? No necesariamente. Que una empresa reporte cero ganancias por más de un periodo fiscal no puede definirse en automático como un intento de evitar el pago de impuestos.

Sin embargo, de acuerdo con el exviceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, este comportamiento sí enciende las alertas de la administración.

Rodríguez lo llama “criterio de riesgo”.

Es un elemento que permite seleccionar a esa empresa para eventualmente fiscalizarla. Puede que inmediatamente se tenga un explicación al revisar los estados financieros, o puede que haya que seguir con otros procesos”, explicó.

Rodríguez fue enfático en que  esto no quiere decir que la empresa haya utilizado mecanismos legales para eludir o minimizar el pago de impuestos —conocido como “elusión fiscal”— ni tampoco métodos ilegales para hacerlo —conocido como “evasión”— sino que es un elemento que hace que la administración se cuestione qué está pasando.

Por ejemplo, Ardón dijo a este medio que su empresa, Península de Papagayo, ha sido fiscalizada por Hacienda en varias ocasiones.

Hacienda no detalló los nombres, pero aseguró que del listado completo de todo Costa Rica, 96 empresas han sido fiscalizadas y que la Administración podría llegar a reclamarles unos ¢560.000 millones en impuestos. Además, hay siete denuncias penales y otros ¢1.500 millones que podrían recuperarse por la vía judicial.

El caso de Ecodesarrollo

Uno de los nombres que aparece en la lista de Hacienda es el del único concesionario “maestro” o “gran concesionario” del Polo: Ecodesarrollo Papagayo S. A.

La concesionaria también fue una de los protagonistas de la investigación publicada por La Voz de Guanacaste en noviembre del 2017 por refugiar sus préstamos, ganancias y transacciones en países como Bahamas, Islas Vírgenes Británicas y Gran Caimán, que no solo están fuera del alcance del control fiscal de Costa Rica sino que no cobran impuestos por este tipo de actividades.

Algunos de los años en los que la concesionaria realizó este tipo de operaciones en paraísos fiscales también reportó cero ganancias ante el fisco de Costa Rica.

Sin embargo, el jefe de operaciones de Península Papagayo (nombre comercial de Ecodesarrollo), Manuel Ardón, justificó que diferentes hechos nacionales e internacionales, como la crisis inmobiliaria turística del 2008, han afectado la industria turística e inmobiliaria, y por ende también al proyecto.

Además, asegura que Península Papagayo ha pasado por diferentes etapas en inversiones, remozamiento y mejoramiento de sus activos, lo que se traduce en cero ganancias durante siete años de la última década.

En el periodo en cuestión hemos sido auditados por las autoridades de Gobierno, cumplimos con los procedimientos solicitados por el Ministerio de Hacienda y los mismos siempre han sido recibidos a conformidad en todos los periodos”, respondió Ardón a este medio.

Todo pasa en Papagayo

El Polo Turístico Golfo de Papagayo (PTGP) fue una zona que Costa Rica imaginó desde los años 70 como un motor para la inversión en Guanacaste, pero no ha logrado demostrar su impacto en la comunidad guanacasteca ni en el país.  

Si bien el ICT aseguró en octubre de 2017 a este medio que un 97% del área total del Polo se encuentra concesionada, los concesionarios no terminan de desarrollar las obras, pese a que la mayoría tienen más de 10 años de tener presencia en la zona.

Para ese momento, de las 40 concesiones que tenía el polo, solo 12 reportaban sus proyectos como finalizados.

Hacienda quiere un respiro

La lista se revela en un momento en que Hacienda tiene mejores herramientas para combatir los movimientos de evasión y reducir las posibilidades de elusión, debido  la reforma fiscal aprobada recientemente por la Asamblea Legislativa.

“Es una feliz coincidencia”, dijo la ministra de Hacienda Rocío Aguilar en conferencia de prensa.

Es bastante común que compañías grandes inviertan altas sumas en reconocidos bufetes o incluso tengan departamentos enteros para hacer su “planificación fiscal”, que es el término más políticamente correcto para denominar al uso de vacíos legales que le permite a los grandes contribuyentes contribuir lo menos posible. Es decir, pagar la menor cantidad de impuestos que se pueda.  

Si es ético o no y, sobre todo, si es dañino o no para los países, es una discusión que está encendida en todo el mundo y también en Costa Rica, donde la ineficiencia de Tributación (admitida por el mismo Ministerio de Hacienda) y las todavía muy laxas leyes de impuestos permiten que los más ricos tengan alternativas para sacarse algunos tributos de encima mientras que a la clase media no le queda más que pagarlos porque la retención es automática en el salario o en los productos que compramos cuando vamos al súper.

Fernando Rodríguez, exviceministro de Hacienda, mencionó la necesidad de tener cambios sustanciales como el de renta mundial, por ejemplo, para llegar a tener ojos fiscalizadores más allá del territorio costarricense.

“En estos temas entre más se haga mejor. Uno nunca puede darse por satisfecho con la regulación que tiene. La reforma que se hizo es buena pero parcial. Todavía queda bastante por mejorar”, dijo.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios